En junio se otorgaron 94 permisos de construcción

Locales 29 de junio de 2020 Por Redacción
En lo que va de junio, el Municipio autorizó 94 obras privadas de construcción que incluye una declaración jurada en la que se debe informar el nombre de los trabajadores. Además se deben cumplir los estrictos protocolos para cuidar la salud.
FOTO J. BARRERA CONSTRUCCION. Se recupera en Rafaela luego de la parálisis total de abril.
FOTO J. BARRERA CONSTRUCCION. Se recupera en Rafaela luego de la parálisis total de abril.
El sector de la construcción, como tantos otros, frenó toda la actividad el pasado 20 de marzo cuando comenzó a regir el aislamiento social, preventivo y obligatorio en todo el país, una medida adoptada por el Gobierno nacional para frenar la velocidad de contagio del coronavirus. Así, de un día para otro las obras se quedaron sin trabajadores: los albañiles y todo el ecosistema laboral integrado por electricistas, mosaiquistas, ceramistas, carpinteros, plomeros o gasistas debió quedarse en su casa como tantos otros argentinos. 
Por eso no sorprende que en abril de este año el Municipio no haya autorizado ni siquiera una obra privada. Las estadísticas oficiales muestran que en enero se habían concedido 92 permisos de edificación, en febrero 93 y en los primeros 19 días de marzo, 61. Repentinamente todo se paralizó hasta que el 8 de mayo la actividad de la construcción quedó exceptuada del cumplimiento de la cuarentena obligatoria. 
Sin perder tiempo, desde el anuncio del Gobierno de Santa Fe que comprendía obras privadas de hasta cinco trabajadores como máximo ingresaron expedientes a toda velocidad a la oficina que se encarga de las habilitaciones, que depende de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Metropolitano, a cargo de Diego Martino. Así, en 20 días de mayo se otorgaron 84 permisos de edificación. "La cifra incluye los trámites que quedaron pendientes de marzo. En las dos primeras semanas se concedieron todos los turnos disponibles, lo que muestra que había una gran demanda para volver a trabajar", detalló el funcionario.
A partir del 27 de mayo la Provincia autorizó las obras privadas con hasta 10 trabajadores, lo que significó otro empujoncito para normalizar la actividad, aunque en el interior de las casas de construcción los albañiles también deben respetar distancias sociales. 
El ritmo continuó a toda máquina en este mes de junio que está a punto de terminar: hasta el viernes se había dado luz verde a 94 permisos, lo que refleja un importante nivel de recuperación que beneficia a los corralones y comercios como ferreterías y casas de electricidad. "Esta cifra comprende permisos tanto para obras nuevas como para pequeñas ampliaciones. Incluso entre los expedientes hay regularizaciones de obras ya ejecutadas que declaran voluntariamente los propietarios", sostuvo Martino ante una consulta de este Diario. "De alguna manera, la cantidad está en los mismos niveles que en junio del año pasado, cuando se habían otorgado 91 permisos de edificación entre obras nuevas o refacciones de viviendas o comercios", explicó el funcionario. 
Pero como en todo trabajo que se habilita en tiempos de pandemia, la construcción también debe ajustarse a estrictos protocolos. "Los responsables de los proyectos deben completar dos planillas. La primera es una declaración jurada en la que debe constar el listado de personas trabajan en la obra. Esto es necesario porque, en caso de darse un caso positivo, es más fácil hacer la investigación epidemiológica para aislar todas las personas que estuvieran en contacto con la persona contagiada", precisó. 
¿Qué pasa con los controles? "El área de Obras Privadas del Municipio cuenta con sus inspectores que visitan las obras y que ahora también deben incluir en sus observaciones si se cumplen los protocolos en relación al Covid-19. Pero también colabora la Brigada Sanitaria creada por el Municipio, que pasa por las distintas obras para verificar el cumplimiento de las medidas de seguridad", afirmó el secretario de Desarrollo Urbano y Metropolitano. "También cada trabajadores que se presenta en la obra debe completar una Declaración Jurada donde se lleva un registro sanitario", finalizó Martino, quien celebró la posibilidad de que cientos trabajadores de la construcción hayan podido retornar a la actividad.  





Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar