Gorosito volvió a jugar tras nueve meses en el Albacete

Deportes 22 de junio de 2020 Por Redacción
"Me sentí otra vez jugador, como un niño con un juguete nuevo", expresó el rafaelino tras dejar atrás una molesta lesión
FOTO ALBACETE OFICIAL FELIZ./ "Nico" Gorosito fue elogiado en su reaparición.
FOTO ALBACETE OFICIAL FELIZ./ "Nico" Gorosito fue elogiado en su reaparición.
Más de nueves meses de trabajo en la sombra, duras sesiones de recuperación y mucha lucha silenciosa. El futbolista rafaelino Nicolás Gorosito regresó a ser parte de la defensa del Albacete, en la segunda división de España.
Entre semana regresó al primer equipo en el triunfo por 1 a 0 como visitante ante el Extremadura, mientras que ayer lo confirmó jugando otra vez los 90 minutos en el empate 2 a 2 como local ante el Huesca. El defensor surgido en Ben Hur está tratando de apoyar la recuperación del "Alba" -que lucha por evitar el descenso- en la reanudación del torneo tras el parate por la pandemia.
"Y lo hizo a lo grande, siendo titular, jugando el partido completo y ayudando con una notable actuación a dejar la puerta a cero y sumar un vital triunfo", mencionó el sitio oficial luego del partido ante Extremadura. En tanto, su compañero Dani Ojeda autor de los dos goles de la víspera, uno de ellos por pase del rafaelino, mencionó que “nos ha demostrado a todos que a pesar de una lesión tan larga nunca se puede arrojar la toalla. Es un grandísimo central y nos está ayudando mucho”.
A continuación compartimos una rueda de prensa dada por el ex BH, que llegó a este equipo tras su paso por el Getafe hace dos años.
- ¿Qué se siente al volver a jugar un partido oficial nueve meses después?
- Todavía estoy con una emoción que no puede parar en mi cabeza. Se lo comenté a los chicos, me sentí otra vez jugador, como un niño con un juguete nuevo. Eran tantas las ganas de volver al campo, pisar el verde, volver a jugar y ayudar al equipo que pasaron muchas sensaciones por mi cabeza. Al fin llegó ese momento tras meses de calvario. Fueron operaciones y tratamientos en el dedo, y gracias a Dios pude volver. Fueron muchas buenas sensaciones.
- ¿Te costó dormir después del partido?
- No podía dormir, mucha gente me escribió mensajes de felicitación. Viví con tanta felicidad ese momento que realmente no me daba cuenta de lo que era. Los mensajes de mis seres queridos, la gente que siempre me apoyo y creyó que iba a poder volver me emocionaron mucho.
- ¿Cómo te notaste durante el encuentro?
- Fue mejor de lo que esperaba. Tras tantos meses parado, creía que sobre el minuto 70 u 80 iba a sentir dolor, que me iba a costar, pero físicamente me sentía muy bien. En los último minutos, que ellos jugaban al pelotazo y tenía que saltar, girar o chocar se me empezaron a subir los gemelos, pero me sorprendió a mí mismo lo bien que me noté. Además, la ansiedad por jugar era un plus. 
-¿Qué se te pasaba por la cabeza durante la lesión? ¿Pensaste en dejar el fútbol?
- Me pasaron muchas cosas por la cabeza, llegué a pensar en colgar las botas, irme a mi casa. Estuve fastidiado casi todos los días, con la misma rutina. Intentaba ser muy optimista, pensar en positivo, pero trabajaba dos o tres días bien y tenía que parar una semana porque volvían los dolores, y así se me iban acumulando muchas cosas, estaba fastidiado en casa, con mis hijas, que creían que este trabajo es de privilegiados, que entrenas dos horas y puedes estar el resto de día en casa y no podía con ello. Fue psicológicamente duro. Tenía a gente que me llenaba de mensajes de ánimo y fuerza que me ayudaron en esos momentos. Mi familia y mi mujer me aguantaban todo, también los cabreos. Llegaba enfadado casi cada día, con cosas que tuve que ir superando. No piensas que un dedo te tenga apartado tanto tiempo, como si fuese un tobillo o una rodilla. Eso ya está superado y ahora me centro en el equipo, en ayudar y sacar esto adelante.
- ¿Qué consejo le darías a la gente que está pasando un mal momento y no puede hacer algo que le guste?
- Que le den valor a la vida. Yo vivo para esto, es parte de nuestro trabajo. Hay que darle valor a todo o que tengas, todo lo que te rodea, amigos, familia, todo. Hay que vivir el día a día con la mayor felicidad del mundo y ser optimista, que la vida pasa muy rápido. En mi caso pasaron los meses y de repente podía jugar. El proceso lo pasé mal, así que no hay que cabrearse, hay que vivir siempre feliz y ser optimista, es lo que me he repetido muchas veces.
- ¿Cuál crees que será la clave para conseguir la permanencia?
Mantener esta línea, trabajando fuerte, más que nada trabajar el tema psicológico, tema recuperación y si alguno está mal, que lo diga y seguir para adelante. Si estamos todos bien, podemos luchar cada partido para ganar. Estáis muchos equipos en un pañuelo y hay que seguir sumando... Por supuesto que no hicimos nada. Nos dio el subidón, ese toque de confianza, pero todavía quedan muchos más partidos que hay que afrontarlos de esa manera y sí o sí el Albacete se va a quedar en la categoría.
- ¿Qué va a pasar con Gorosito a final de temporada?
- Ya dije que me gustaría quedarme, con el tema de la lesión, que me ha costado meses de recuperación, le debo mucho al club y a afición. Ojalá me pueda quedar, no pude devolver el esfuerzo que hicieron por mí. Más allá de eso, quiero jugar ahora y demostrar que estoy a buen nivel.




Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar