La ciudad que hay que repensar para que siga siendo el lugar elegido para la vida II

Información General 20 de junio de 2020 Por Redacción
Mientras la pandemia avanza a paso redoblado las dudas sobre el futuro de las ciudades persisten, no sabemos que tan lejos están llegando a un lugar de saturación insostenible.
Sabemos que la mancha urbana no suele ser más peligrosa que la altura. Y que cada vez se puede trabajar más cerca o desde la propia casa. La tecnología, el emprendedurismo, entre otras cosas, permiten resolver la vida en un radio de 15 cuadras y eso mejora notablemente la calidad de vida. Que nuestra vida vuelva a ser la vida del barrio, el caldo de cultivo es la ciudad.
Tal vez esté llegando la hora de las llamadas “ciudades inteligentes”. Las empresas están más avanzadas que los gobiernos y la sociedad más que las empresas. Todos estos adelantos tecnológicos sirven para tener una plataforma de gestión de una ciudad más previsible, planificada. El otro gran cambio de paradigma es que el vecino ya no solo es consumidor, también es productor, en 48 horas puede producir una nueva aplicación y ponerla al servicio de millones de personas, como es el caso de Uber, con los taxis o la plataforma Airbnb, con el turismo.
Hay que tener un plan estratégico, un plan que defina qué tipo de ciudad se quiere ser: de servicios, cultural, turística, de innovación tecnológica… Esto sería el cerebro de la ciudad, luego viene el cuerpo, que es cómo debe desarrollarse. Para seguir con los planes sectoriales, el social, el del medio ambiente y por último, el modelo económico que lo haga andar.
En Capital contrataron al prestigioso estudio danés de Jan Gehl para desarrollar el Plan Estratégico. Que nos asesore es una buena noticia. Que lo haga, una equivocación.
El método Gehl consiste en hacer ciudades para personas. Jan Gehl descubrió que “el lado humano de la arquitectura estaba siendo dejado de lado por el urbanismo”. desde una mirada interdisciplinaria el estudio está compuesto por más de 50 profesionales con perfiles que van desde la arquitectura y el urbanismo, hasta la sociología, la psicología y la antropología. Para mantener la escala humana como eje de la planificación y el diseño de las ciudades, utilizan una rigurosa metodología, con un fuerte énfasis en la observación y en el análisis de los comportamientos de las personas en los contextos urbanos. . Tener espacios públicos bien pensados puede orientar hacia elecciones saludables, permitiendo a las personas integrar la actividad física en su rutina cotidiana caminando, usando bicicleta y el transporte público.
La misión hoy, con mas premura que nunca, es acelerar los cambios que debimos hacer antes para poder recuperar la vida que perdimos, y con los que hubiésemos podido mitigar con mucho más eficacia al jinete apocalíptico de la pandemia, no hay opción para estos tiempos en que hay que optar por vivir o soportar la ciudad.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar