Postales belgranianas: Manuel Belgrano y el patrimonio histórico de los rafaelinos

SUPLEMENTO ESPECIAL 20 de junio de 2020 Por Redacción
Leer mas ...
Reproducimos seguidamente un valioso aporte del Centro de Investigaciones Históricas de Rafaela.


Sobre el patrimonio histórico y sus significados

El proceso de construcción, desarrollo y consolidación del estado nacional que se iniciara en el siglo XIX proyectándose en las décadas iniciales del XX, encontró en el espacio urbano una pieza clave para consolidar la identidad nacional.
A través de la nominación de plazas, la imposición de nombres a calles, la erección de monumentos, la denominación de escuelas y de lugares públicos, se buscó plasmar material y simbólicamente la historia de una nueva nación. De esta manera se pretendió trasmitir un mensaje de afirmación de valores tras el deseo de constituir una comunidad imaginada.
Más allá del contexto propio de la conmemoración se respondía así a la necesidad que tienen las comunidades de darse una continuidad histórica, de mantener un diálogo con el pasado desde su presente.
Hoy, aquél legado devenido en patrimonio clama por entrar en diálogo con las nuevas identidades producto de estos tiempos en una interacción que reestructure los vínculos con el pasado y sus significados.
La figura de Manuel Belgrano estuvo llamada a ocupar un lugar central en aquél proceso y en nuestra ciudad no fue la excepción.
En 1909 el proyecto de ordenanza que presentó la Comisión de Fomento presidida por Pedro J. Avanthay para la nominación de las primeras calles de Rafaela reservó el nombre de Belgrano para la que bordea por el sureste la plaza principal.
Con el tiempo la trama urbana fue acogiendo en su desarrollo nuevos homenajes al ilustre hombre de la revolución: hacia el noreste el ferrocarril y su estación, más allá todo un barrio llevaría el nombre de Belgrano y en el cuadrante opuesto, al suroeste en recordación de hechos más recientes de la historia argentina, la calle Crucero General Belgrano.

Busto al General Manuel Belgrano:
El 24 de octubre de 1907, se inauguró en la Plaza 25 de Mayo de nuestra ciudad un busto en homenaje a Manuel Belgrano. La piedra fundamental se había colocado tres años antes durante una ceremonia apadrinada por el gobernador Rodolfo Freyre y su esposa Sara de Freyre y por el jefe político Bruno Zavalla y su esposa Andrea de Zavalla, bendiciendo la ceremonia el cura párroco Dimas Mateos.
Según el acta que se labró para dejar constancia de tal acontecimiento se pretendía honrar de esta manera a Belgrano en gratitud por su patriotismo, su contribución a la independencia política y su abnegado interés por la educación del Pueblo Argentino. La pieza escultórica fue fundida en 1905 en el Arsenal Principal de Guerra en Buenos Aires.
En 1910, el busto fue trasladado y reinaugurado en la plaza principal con motivo de los festejos del centenario de la Revolución de Mayo, ceremonia revestida de brillo con diversos actos que dieron realce a la fecha que entonces se festejaba. Entre los años 1925 y 1927 se modernizó la Plaza 25 de Mayo y debido a estos trabajos el monumento fue reubicado por primera vez. Del centro de la plaza mencionada pasó al cantero que da sobre la parte este de la vereda interna que mira a calle Lavalle y en su lugar se construyó la caja armónica.
En 1950, por Decreto Municipal Nº 1.308 el monumento a Belgrano volvió a ser reubicado, esta vez en el cantero central del Boulevard Santa Fe mirando al mástil de la bandera, frente a la Jefatura de Policía, donde permanece hasta el presente.

Medalla recordatoria de la inauguración del busto del General Belgrano:
Con motivo de solemnizar ciertos acontecimientos y dejar un recuerdo tangible de los mismos era frecuente junto con la colocación de placas la acuñación de medallas y monedas conmemorativas. La inauguración del busto del General Belgrano quedó así testimoniada en el grabado de una medalla de forma oval con la efigie del prócer en el anverso, acompañada de su máxima creación, la bandera y de una rama de olivo como tributo al héroe vencedor.
En el reverso se puede leer la inscripción “Inauguración de su Monumento Homenaje de los Escolares de Rafaela Prov. De Santa Fe 24 de Octubre 1907”. En el exergo a un costado de la figura se puede reconocer la firma de la casa que acuñó dicha pieza Bellagamba y Rossi, de la fábrica Nacional de Medallas.
El homenaje de los escolares rafaelinos refiere a que la erección de dicho busto estuvo impulsada por el maestro de origen francés radicado en el medio Agustín François. Este había arribado en 1901 y para 1904 se colocó al frente de la comisión que se propuso tal homenaje de los escolares al insigne prócer, para lo que había solicitado al ex presidente Mitre aceptara presidirla de manera honoraria. Su admiración por Belgrano incluso lo llevó a que en 1907 diera tal nombre a su propio establecimiento educativo.

Mástil a la bandera posteriormente demolido:
Por iniciativa de un grupo de vecinos de la ciudad, en 1936 se conformó una comisión para impulsar la erección de un mástil en el medio de la Plaza 25 de Mayo. Dicha comisión llevó adelante un concurso abierto, que tuvo como ganador el proyecto del escultor de origen italiano radicado en nuestra ciudad Ricardo Merlo. El artista proyectó un mástil de material que en líneas generales estéticamente respondía al estilo Art Decó. En su basamento contemplaba el emplazamiento de una figura de bronce en relieve de grandes dimensiones y una serie de placas conmemorativas las que finalmente nunca llegaron a colocarse. Construido en 1939, fue cuestionado desde su origen, injustamente criticado y acusado de tener defectos estructurales que llevaron finamente a su demolición en 1945. Vale la pena recordar que se trataba de una obra de calidad artística representativa de su tiempo y que de permanecer hoy trascendería incluso a nivel

Cine Teatro “Manuel Belgrano” 

El 5 de febrero de 1957 quedó inaugurado el Cine Teatro Belgrano durante un acto que contó con la asistencia de autoridades, miembros del directorio de la nueva empresa, accionistas, representantes de los medios de comunicación y gran cantidad de público.
El proyecto fue del arquitecto Santiago Toretta y la construcción que demandó dos años estuvo a cargo de la empresa local Quattordio.
El acto de inauguración fue trasmitido por radio, y luego se procedió a la proyección de la película “La Fuente del Deseo” en función a beneficio del Hogar del Niño Don Orione que contó con la capacidad colmada de la sala (1.500 butacas, distribuidas entre plateas y pullman).
La inversión fue de más de 4.000.000 de pesos para una obra a la altura de su tiempo: incluyó calefacción centralizada, equipo de proyección y sonido importado, y el escenario se hizo para todo tipo de espectáculos, disponiendo de un foso para orquesta con iluminación especial.
Con el pasado de los años y la competencia de nuevos consumos culturales como el auge del video familiar la afluencia de público a las salas cinematográficas mermó y con ello surgieron los problemas financieros que hicieron necesario decidir entre la venta o el salvataje de la sala como patrimonio cultural de la ciudad.
En 1992 el Obispado de Rafaela, principal accionista, a instancia del directorio presidido en ese momento por Emilio J. Grande, decidió donar las acciones al Municipio y con ello asegurar el futuro del uso cultural de la sala.
Gracias a este acto, Rafaela cuenta con una sala cinematográfica y teatral de excepcionales características que la posiciona entre las más importantes del interior del país y que homenajea al General Manuel Belgrano.

Escuela Nº 482 "Manuel Belgrano”
Fundada el 15 de febrero de 1913 como Escuela Elemental Nº 3, pasó al poco tiempo a ser reconocida con la denominación de Escuela Nº 372 y en 1925 se le asignó el número 482.
Hasta mayo de 1952 ocupó una propiedad ubicada en calle Pedro Avanthay Nº 640, a una cuadra y media del actual edificio. Inició sus actividades con 106 alumnos y dos secciones de grados. Como primera directora se desempeñó Julia François de Valenciano y en 1914 fue nombrada su primera maestra Josefa Cáceres.
En 1939, cuando se desempeñaba en la dirección María Vasallo de Veggia, se formó una comisión pro-edificio, la que luego de muchos esfuerzos y contratiempos logró la adquisición del terreno ubicado en calle Pedro Avanthay 414. Tras reiteradas gestiones de esta comisión el gobierno provincial encaró la construcción del actual edificio en el período 1949-1952. La obra incluyó seis aulas, dirección, vice-dirección-salón de actos, galerías, pabellones sanitarios y casa habitación para el director.
Con los años y como respuesta frente a la demanda social, se fue ampliando, embelleciendo y dotando de comodidades al inmueble escolar de elegante estilo colonial: en los años 1966 y 1969-70 se construyeron dos aulas y en 1977 el Taller de Educación Manual.
En 1983 se inauguró el espacio destinado a la Biblioteca “Mariano Moreno”, en el período 2000-2005 se construyeron cuatro aulas en la planta alta, sala de Plástica y Tecnología, Música y Computación, para finalizar en el período 2012-2013 con una moderna Sala de Usos Múltiples.

Busto de Manuel Belgrano. Escuela Luisa R. de Barreiro
Ricardo C. Merlo (Rondinone 1895-Rafaela 1967) dejó para el patrimonio artístico de Rafaela y la región un valioso legado: placas, bustos, tallas, monumentos dan cuenta de su destacada producción.
En 1935 por recomendación del reconocido pintor Pío Collivadino se incorporó a la cátedra de dibujo del entonces Colegio Nacional de Rafaela. De su paso por el establecimiento educativo quedó el entrañable recuerdo de los alumnos y de sus colegas. La institución es custodia hasta el día de hoy de dos importantes piezas escultóricas de su autoría: un busto de Sarmiento y otro de Manuel Belgrano.
En este caso nos muestra a un Belgrano joven, de mirada firme y a la vez serena, ataviado con uniforme militar al que deja ver un capote corrido sobre su hombro derecho. En el costado izquierdo inferior un ramo de olivo destaca el heroísmo; al pie se lee la inscripción Manuel Belgrano. En el lateral izquierdo en tanto el artista estampó su inconfundible firma: R. C. Merlo.

Placa homenaje en Calle Belgrano 

En la esquina sur este de la intersección de las calles Belgrano y 9 de Julio, a escasos metros de la plaza principal, se colocó a principios de siglo XX sobre la fachada de un local comercial una placa en conmemoración al creador de la bandera nacional.
Los objetos como éste desempeñan una importante función social al actuar como marcas y símbolos a partir del poder evocador y formador de las imágenes y de los textos que contienen.
Confeccionada en mármol blanco y con su correspondiente leyenda fue de las primeras que se colocaron en las calles de Rafaela como homenaje público de la ciudadanía. Ubicada casi a la altura de la cornisa de la antigua construcción, sin embargo en ocasiones el progreso económico atenta contra el patrimonio, y en este caso, las marquesinas y la publicidad impiden apreciar este bien patrimonial.

Aporte del Centro de Estudios e Investigaciones Históricas de Rafaela


Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar