El fútbol del interior se siente secuestrado

Deportes 19 de junio de 2020 Por Redacción
Leer mas ...
(Por Darío Gutiérrez, Redacción LA OPINION).- La escena se da en Rafaela, como en casi toda la geografía argentina. En cada pueblo, en un country o en una villa. Los chicos y algunos no tanto, arman partidos, o simplemente se juntan un rato para jugar a la pelota. No se puede, eso está claro, y muchos de esos jóvenes están fichados en clubes, son jugadores amateurs. Pero no pueden volver a los entrenamientos porque en Buenos Aires está la AFA, cuyo presidente, solamente ve y gobierna para lo que pasa en un radio de cien kilómetros.
Si pudieran estar esa hora en el club como hasta antes del 19 de marzo, quizás no pisarían en la canchita del barrio. Pero el Consejo Federal, que es el aliado para bajar línea en lo que no es profesionalismo, no dejó dudas el miércoles informando a las Ligas que hasta que todo el país esté en fase 4 no se vuelve.
Algunos podrán afirmar que, si no hay una fecha clara para volver a competir, no es tanto el apuro. No, acá lo realmente importante es volver a poner a trabajar nuevamente de a poco la fábrica, o sea los futbolistas. Que vuelvan a sentirse lo que son, porque está en juego además el nivel y el prestigio futuro de este deporte en nuestro país.
Casi no hay Federaciones deportivas en Argentina que no hayan retomado las actividades, la mayor parte en el interior, con protocolos trabajados y armados en la medida de las posibilidades, junto a los gobiernos provinciales y los municipios. Volvió a probar el automovilismo, ya entrenan el hockey, básquet, tenis (que fue el primero), golf, y así muchos otros.
En Santa Fe prácticamente está todo habilitado desde los 16 años, y el fútbol -si lo dejaran- podría entrenar, con las precauciones estipuladas en las habilitaciones dispuestas el 5 de junio. Acaso los deportistas, entrenadores, dirigentes de esos deportes autorizados no trabajan y practican cuidando la salud? ¿Porqué el fútbol se cree tan distinto o las cepas del Covid 19 son más peligrosas en la pelota? En realidad los dirigentes que lo manejan tienen ese egoísmo y falta de empatía con cientos de miles entre futbolistas, entrenadores, árbitros y muchas personas que directa o indirectamente están ligadas al deporte más popular.
En vez de preocuparse por cómo se puede volver a hacer rodar la pelota, “Chiqui” Tapia y Toviggino están más enfocados en la guerra mediática con el presidente de San Martín de Tucumán, Roberto Sagra. Como paliativo acuerdan con Marchi y Agremiados el “IFE del fútbol”, el salario básico para jugadores libres, que al igual que lo otorgado por el gobierno nacional, no llega a todos. En el interior había jugadores y entrenadores que en sus Ligas o el Regional, vivían del fútbol, que lógicamente no ven nada de eso.
Si AFA espera que vuelva la normalidad como existió antes de mediados de marzo, va por mal camino todo el fútbol argentino. Al menos, que deje trabajar donde se puede, que quienes lo hagan sabrán cuidarse.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar