Fórmula 1 en Interlagos y Salón del Automóvil en Sao Paulo 2014

Deportes 19 de junio de 2020 Por Víctor Hugo Fux
Leer mas ...
Ver galería FOTOS ARCHIVO VHF UN GRAN SALON. Con Ives Long junto a una Ferrari en el Parque Anhembi.  RENAULT. El Kwid Concept que presentó la casa francesa en la edición 2014.  SAO PAULO. En la ciudad con Roberto Vacarone.  FOTO ARCHIVO VHF AVENIDA PAULISTA. Uno de los lugares que merecen visitarse en Sao Paulo.  FOTOS WEB PUENTE. Una excelente obra de ingeniería llamada Octávio Frias de Oliveira.  NICO ROSBERG. Superó a Hamilton en una carrera dominada por Mercedes.
1 / 6 - FOTOS ARCHIVO VHF UN GRAN SALON. Con Ives Long junto a una Ferrari en el Parque Anhembi. RENAULT. El Kwid Concept que presentó la casa francesa en la edición 2014. SAO PAULO. En la ciudad con Roberto Vacarone. FOTO ARCHIVO VHF AVENIDA PAULISTA. Uno de los lugares que merecen visitarse en Sao Paulo. FOTOS WEB PUENTE. Una excelente obra de ingeniería llamada Octávio Frias de Oliveira. NICO ROSBERG. Superó a Hamilton en una carrera dominada por Mercedes.
Después de haber presenciado cuatro ediciones seguidas de las 500 Millas de Indianápolis, entre los años 2010 y 2013, tuve oportunidad de asistir a un Gran Premio de Fórmula 1, en un escenario que había visitado por primera vez en 1975 con mi entrañable amigo José Claudio Joris.
Aquella vez, hace nada menos que 45 años, dos jóvenes apasionados decidimos asumir el desafío de trasladarnos, desde Santa Fe hasta Sao Paulo, en un micro que luego de 37 horas de una interminable travesía nos dejó en la ciudad más populosa de este rincón del mundo.
"Pepe" se desempeñaba en LT28 Radio Rafaela, ocupándose de la actividad mecánica en "Deportes en Relieve"; en mi caso, hacía apenas ocho meses que trabajaba en el Diario LA OPINION.
Fue una experiencia inolvidable, que se inició el martes previo a la carrera en la Estación Terminal de la capital de nuestra provincia y culminó el miércoles de la semana siguiente cuando arribamos a Rafaela.
Lo más trascendente de aquella competencia, en la que Carlos Reutemann fue uno de sus protagonistas, había sido la victoria del paulista José Carlos Pace, compañero esa temporada del "Lole" en el equipo Brabham.
Fue el único triunfo de Pace en la máxima categoría, frente a su público y en el autódromo que hoy lleva su nombre, en el barrio de Interlagos.
Entre esa lejana carrera de la década del setenta y el regreso, que concreté en 2014 junto a Ives Long, Roberto Vacarone y Federico Long, pude disfrutar del privilegio de estar en la totalidad de los Grandes Premios que se llevaron a cabo en Argentina.

SEGUNDA PARTE
El programa, hace poco menos de seis años, fue totalmente distinto. Partimos el viernes desde el aeropuerto de Fisherton, en la ciudad de Rosario y en apenas dos horas y media aterrizamos en Guarulhos, una estación aérea que lucía totalmente renovada luego de las obras que se realizaron para recibir al Campeonato Mundial de Fútbol, en ese mismo 2014.
La idea primaria de asistir al Gran Premio de Brasil, tuvo un valor agregado, que desconocíamos hasta que nos instalamos en Sao Paulo.
Ese mismo fin de semana, se celebraba el Salón Internacional del Automóvil, que pasó a constituirse para nosotros en una cita obligada.
Nos dirigimos hacia el Parque Anhembi, donde un pabellón imponente servía de marco a una de las cinco exposiciones más importantes del mundo.
El movimiento era incesante y también el ingreso. Después de algunos minutos, que empleamos para tratar de descifrar un plano de una superficie generosa y funcional, adquirimos las entradas para iniciar el recorrido por un lugar que terminó cautivándonos.
Los Concepts de las diferentes marcas se exhibían en un salón que sorprendía a cada paso. No solamente por los modelos de autos que saldrían al mercado en poco tiempo más, sino también por la presentación de los stands.
El tiempo que le dedicamos, seguramente no resultó el que ameritaba un evento de esa naturaleza, pero el horario de cierre de la muestra nos condicionó.
Todos admitimos, después de esa visita, que no figuraba en nuestro programa original, que habíamos "salvado el viaje".
Realmente, fue así, porque el Gran Premio de Brasil que se disputó el 9 de noviembre ante un gran marco de espectadores, que vibraron con la notable actuación de Felipe Massa, no tuvo demasiados atractivos.
El abrumador dominio del equipo Mercedes se puso de manifiesto desde el viernes, se prolongó en la clasificación del sábado y el domingo se certificó desde que se encendió la luz verde en el semáforo hasta que cayó la bandera cuadriculada sobre el auto plateado de Nico Rosberg.
Lewis Hamilton, campeón esa temporada, lo escoltó a poco más de un segundo. Después, hubo que aguardar más de cuarenta para que "Felipinho" finalice en un meritorio tercer lugar, con un Williams.
Más lejos terminaron el ya retirado Jenson Button (McLaren) y las Ferrari de Sebastian Vettel y Fernando Alonso.
Solamente estuvimos tres días, en realidad, muy poco tiempo como para tener una imagen acabada de una ciudad impresionante.
Por la proximidad del hotel en el que nos alojamos, en una calle bulliciosa, nos limitamos a caminar algunas cuadras, para almorzar o cenar. También, claro, para acercarnos hasta la avenida Paulista, una de las más emblemáticas y transitadas de la ciudad.
La última noche fue demasiado breve, porque a la madrugada nos pasaron a buscar por el hotel y el lunes a la mañana ya estábamos en Rosario, donde nos aguardaba Leo para trasladarnos a Rafaela.

Te puede interesar