A los 82 años murió el exconcejal Peretti

Locales 18 de junio de 2020 Por Fernando Algaba
En 1973 fue elegido por primera vez como concejal de Rafaela. Fue legislador de la ciudad durante 25 años en distintos períodos. Sus restos descansarán desde hoy en el Panteón familiar del Cementerio Municipal, previo paso por la Catedral San Rafael a las 10.
FOTO J.BARRERA/ARCHIVO LA OPINION 17 DE AGOSTO DE 2017. Ese día Peretti posó rodeado por el resto de los ediles que le brindaron un reconocimiento a su vocación política declarándolo Rafaelino Distinguido.
FOTO J.BARRERA/ARCHIVO LA OPINION 17 DE AGOSTO DE 2017. Ese día Peretti posó rodeado por el resto de los ediles que le brindaron un reconocimiento a su vocación política declarándolo Rafaelino Distinguido.

Triste noticia en el día de ayer, en plena cuarentena, la del fallecimiento de Luis Peretti, de gran trayectoria política local y muy querido por la comunidad, logrando el título de “Rafaelino Distinguido” por el Concejo Municipal en agosto de 2017. Ocupó la banca de concejal como demoprogresista desde 1973 en numerosas oportunidades hasta 2013, totalizando 25 años en la banca.
Proveniente de una familia de inmigrantes italianos, Luis nació un 9 de septiembre de 1937 en la localidad de Saguier. Hijo de Bautista Luis y Dominga Rosa Brarda, quienes también tuvieron a Ofelia. Al poco tiempo se radicó en Estación Roca y finalmente en la ciudad de Rafaela junto a sus abuelos, y después al poco tiempo fueron sus padres.
Muy conocedor del idioma piamontés recordaba Luis: “Mi abuela hablaba muy poco castellano, casi todo piamontés, por eso yo aprendí la fonética piamontesa desde chico y por eso no me olvido”. Demostró sus dotes de actor en el grupo de teatro de la Asociación Cultural Piemontesa de Rafaela haciendo el rol de un tozudo “barba pinoto” en la obra “El baúl del tío José”. Sobre la transmisión del idioma piamontés (en parte argentinizado) a las nuevas generaciones Luis expresa: “Lamentablemente somos conscientes de que con nuestra generación el idioma piamontés se termina.”
Por esto último, en el año 2014, durante la 41° Fiesta del Piemonte realizada en la ciudad cordobesa de San Francisco, recibió el Premio Nacional Piemontés en Argentina. La distinción fue otorgada por la Federación Asociaciones Piemontesas Argentinas, un premio que también recibiera el Cardenal Jorge Bergoglio, hoy Papa Francisco.
Volviendo a los primeros pasos de su infancia, Luis comenzó su vida escolar en Presidente Roca y la continúa en Rafaela en la Escuela Mitre, finalizando la primaria en la 25 de Mayo: “En nuestra época el pasatiempo era jugar a la pelota en el campito o ir a la canchita del Colegio San José, no teníamos otra cosa”.
La secundaria la hizo en la Escuela Nacional, terminando como bachiller en 1955. Luego se fue a colaborar en las tareas del campo junto a su padre hasta que hizo el servicio militar en el 57 aquí en Rafaela (Distrito Militar 37) cumpliendo funciones en la Oficina de Reclutamiento. En 1959 se casa con Nelly María Inwinkelried a quien conoció haciendo el servicio militar. En 1961 nace su primer hijo, Sergio, quien es el fundador de la próspera bicicletería Peretti. Posteriormente nacen sus otros hijos, Luis María, María Andrea y Martín.
Como concejal presentó cientos de proyectos, sobre variados temas y problemáticas de la ciudad, entre los que se puede destacar por ejemplo el que diera lugar al libro "Rafaela y sus calles" (1996), siendo quizá el que más períodos estuvo ocupando una banca en la centenaria institución legislativa.

SU SALTO A LA POLÍTICA
Comentaba Luis sobre su trayectoria política: “Yo siempre, desde la época de estudiante, pertenecí a la juventud del Partido Demócrata Progresista”.
Conjuntamente con Norberto Sabena, Orlando Navarro y otros fundaron un diario que se llamaba "El Fiscal", sobre el cual explica: “Y necesitábamos un director, entonces yo tenía un primo mío que era un reconocido escritor y maestro de escuela, Mario Verdú, lo buscamos y aceptó, y ahí Mario entró al partido.”
Sobre sus orígenes demoprogresistas explica: “Yo tenía mi tío abuelo Don Francisco Peretti que fue muchas veces candidato por el partido, era muy amigo de Don Luciano Molina. Cuando falleció mi abuelo yo estaba con mi papá, era muy chico y le pregunto ¿quién es ese hombre con bastón?, y mi padre me dijo: “fue el mejor gobernador que tuvo la provincia de Santa Fe”, Luciano Molina, y estaba en el velatorio de mi abuelo. Con mi tío abuelo conversábamos mucho, me apreciaba mucho, y bueno me empezó a hablar de la Democracia Progresista, de la honestidad, la transparencia, de que los fondos se deben manejar con honestidad, lo ponía a Don Luciano como ejemplo”.
En una reunión partidaria en Esperanza conoce a Alberto Natale, quien lo deslumbra y durante 50 años estarán codo a codo en la actuación política hasta su fallecimiento.

CANDIDATO A CONCEJAL
En 1973, Luis Alberto Peretti se presenta por primera vez como candidato a concejal de Rafaela. Iba ubicado en segundo lugar en la lista que encabezaba Julio Depetris. A raíz de un trágico accidente que padecen históricos representantes locales del PDP, incluido el candidato a intendente (Marcelo Signorini), a 15 días de las elecciones, Luis asciende al primer lugar de la lista y Virgilio Cordero el candidato a intendente. Las campañas consistían básicamente en reuniones barriales en casas particulares y pintada de tapiales, a su vez tratando de que cada rafaelino tenga el voto en su casa. Había 8 bancas en disputa ya que previamente había regido una dictadura. El PDP resultó ganador de 4 bancas. Y Luis ejercerá por primera vez como concejal hasta 1976 cuando vuelve a imperar un régimen dictatorial. Entre sus primeros logros se destaca la gestión realizada a los fines de conseguir equipamiento para el Corralón municipal que en ese entonces se hacía necesario para poder prestar los servicios que el ciudadano reclamaba. “Rafaela era otra ciudad”, concluye Peretti.
En el retorno de la democracia en 1983, Luis comienza a retomar su actividad política partidaria de a poco hasta que en 1991 participa nuevamente como candidato a Concejal junto a un candidato a Intendente. Siendo electo, a los 2 años debe renovar su banca, consiguiéndola nuevamente en 1993.
Hasta que en 2002 sufre un problema de salud que lo obliga a renunciar justo cuando ocupaba la Presidencia del Cuerpo legislativo, siendo reemplazado por Edelmiro Fassi. Cuando se recuperó, se volvió a presentar en 2003, resultando electo, renovando en los siguientes períodos hasta el año 2013. “Soy un agradecido y eternamente agradecido de los vecinos, porque me apoyaron, me dieron el voto, pero yo nunca dejé de ir a ver a un vecino cuando me llamó para que vaya a ver algún problema”, concluía Peretti a modo de balance y despedida de su extensa trayectoria política.


[email protected]

Te puede interesar