Deuda, las partes están más cerca

Suplemento Economía 07 de junio de 2020 Por Redacción
"De no resolverse adecuadamente la política cambiaria, el país no solo va a quedar atrapado en una encrucijada comercial, sino que además va camino a encarecer fuertemente sus productos exportables", advierte un informe de "Rafaela Capital" que dirige Fernando Camusso.

Banner-Web---La-Opinion---Moratoria

El Gobierno argentino y los acreedores privados que renegocian una reprogramación de vencimientos de bonos por casi 70 mil millones de dólares reducen las distancias gradualmente y transmiten la idea de que un acuerdo es posible. A lo largo de la semana que terminó, los mercados reflejaron esa atmósfera positiva con una mejor performance de acciones y otras alternativas de inversión financiera. Mientras tanto, tal como era previsible el FMI aumentó con sutileza su respaldo a la posición Argentina, lo que en otros términos constituye una presión a los bonistas para que acepten la oferta realizada, que ha incorporado mejoras considerando la propuesta inicial. 
La cuestión de la deuda argentina bajo renegociación es el eje del último reporte de "Rafaela Capital", la boutique de inversiones que bajo dirección del economista Fernando Camusso. Tras destacar que crece la cantidad de tenedores de bonos dispuestos a canjear sus títulos por los nuevos con otras fechas de pago, remarca que "el ministro de Economía Martín Guzmán "ha vuelto a mejorar la oferta general del canje a aproximadamente USD 48/100 Valor Nominal (VN)". "Según versiones, se podría estirar hasta USD 50/100 VN. Los acreedores, por otro lado, estarían pidiendo USD 55/100 VN, de manera que la diferencia luce posible. La duda sería entonces en que instrumento se plasma esa diferencia. Una especie de Cupón PBI podría ser una alternativa" plantea en su análisis.
Más allá de este saludable clima de negociación sin tensiones tan evidentes (aunque, como las brujas, existen), no hay que perder de vista que el tiempo se consume y en que en algún momento habrá un desenlace. En principio, será el próximo viernes. "Por lo pronto el Ministerio de Economía definió una nueva fecha como deadline del Canje. Será el próximo 12-06-2020. El gobierno no debería tomarse los tiempos a la ligera. Recordemos que ya venció la prórroga de treinta días que se tenía para hacer frente al vencimiento de intereses de los Bonos Globales. Que además el ISDA (Asociación Internacional de Derivados y Swaps) ya votó por unanimidad que se gatillen los CDS (Credit Defaults Swaps, seguros) por alrededor de USD 1.600 Millones. Si bien este es un arreglo entre privados, y Argentina no debe pagar nada, el país se encuentra en un Default Técnico (incurrió en un evento de crédito), y por lo tanto, es susceptible de que se activen cláusulas de Cross Default", afirma Camusso en su informe de junio.
"En términos reales los números no cierran. La recaudación de mayo subió 12,4% nominalmente, pero cayó 21,6% en términos reales. En mayo el tesoro nacional recibió $499.000 millones por recaudación de impuestos y $290.000 millones en concepto de giro de utilidades del BCRA. O sea, la máquina monetaria debe emitir mensualmente casi el 60% de los ingresos tributarios para tapar el agujero fiscal", advierte sobre las debilidades de la economía argentina. "En lo que va del 2020 la Asistencia del BCRA al Tesoro Nacional totaliza la friolera de $864.359 Millones" agrega como dato alarmante.
Asimismo, el reporte de "Rafaela Capital" sostiene que "con el 'financiamiento' de la cuarentena, esta tendencia vino para quedarse por lo menos por sesenta días, hasta ver si un posible repunte de la actividad, la mejora del gasto privado, la suba del ahorro en pesos (subió el piso de la colocación a plazos a 30% TNA) y una posible concreción del Canje, aumentan la demanda por dinero transaccional y alivian algo al BCRA en su permanente asistencia vía monetización del déficit fiscal".
En cuanto al impacto inflacionario, señala que "podría moderarse vía una suba en la oferta de bienes si la actividad vuelve a cierta normalidad, la capacidad instalada cayó estrepitosamente durante la cuarentena" aunque plantea que "no se espera menos de 60% de inflación anual, tasa que se reflejará fuerte a partir de los números de agosto de 2020".
Por otra parte, considera que el mercado cambiario "es el verdadero Talón de Aquiles de esta administración". La imposición del CEPO Hard literalmente desdobló el mercado. Hay un dólar financiero (MEP/CCL) a 110 ARS/USD y un dólar comercial (dólar divisa) a 68 ARS/USD. La brecha del 80% hizo estragos en toda la operatoria. No solo se pusieron restricciones al libre acceso al tipo financiero para atesoramiento, sino que además las normas, más la brecha, ensuciaron todas las operaciones de comercio exterior. Nadie quiere liquidar al oficial. Todos quieren adelantar pagos al exterior. Pero no hay dólares, puesto que el BCRA pasó a ser vendedor neto de RRII. No deja de sorprender como se permitieron llegar a esto. Si hay algo que el tesoro va a necesitar son las divisas provenientes del comercio exterior", afirma Camusso al evidenciar las inconsistencias.
Explica que "a partir de las medidas que se fueron tomando en los últimos cuarenta días, el mercado de capitales ha sido diezmado fuertemente". Primero, obligando a que "los Fondos Comunes de Inversión se desprendieran de instrumentos dolarizados, una medida con objetivo doble: generar oferta de Moneda Extranjera por un lado, y por otro, que el excedente en pesos se utilice para financiar las emisiones del tesoro en moneda local". Segundo, restringiendo "la libre operatoria para el acceso a los canales financieros de dolarización (MEP/CCL)". En este sentido, aclara que "las restricciones alcanzan en mayor/menor grado a quiénes hayan accedido a créditos subsidiados, ATP o hayan pedido dólares en el mercado único y libre de cambios (MULC) para pagar obligaciones en el exterior o importaciones". "El objetivo acá, desde el inicio, fue intentar reducir la brecha cambiaria MEP vs Oficial. Sin embargo terminaron por generar un enorme desaguisado en el mercado", añade.
Tercero, interviniendo "fuerte en el mercado a término con el objetivo de pisar el spot u oficial. El BCRA se ha convertido prácticamente en el único vendedor de contratos de futuros de dólar". Entre las posiciones junio, julio y agosto 2020 "hay más de USD 3.400 millones vendidos, el Interés Abierto ha aumentado fuertemente, esto es, nadie que haya comprado futuros de dólar cierra el contrato, si este expira, lo vuelve a renovar el mes siguiente". Esto es así porque "el mercado espera una devaluación del tipo de cambio oficial en algún momento, y desea tomar cobertura frente a un pago futuro en dólares, o simplemente porque desea especular contra una posible devaluación".
La perspectiva no es favorable en este escenario. "De no medirse, el BCRA va camino a repetir lo que sucedió en 2015. En ese año terminó siendo el único vendedor de futuros de dólares 'baratos', al punto de provocar el cierre temporal del mercado, habilitar un sin-número de presentaciones y amparos judiciales y obligar a practicar una suerte de clearing ad-hoc de las operaciones. Luego de varios meses, el culebrón terminó en la famosa causa 'Dólar Futuro'", advierte el reporte de "Rafaela Capital". A modo de aclaración, recuerda que "el mercado de futuros liquida por diferencias diarias en PESOS. Ergo, si el vendedor del contrato (BCRA) tiene que erogar las diferencias negativas, siempre puede imprimir moneda para esto. En el límite, el descalabro se hace evidente".
Las distorsiones del mercado cambiario golpea de lleno en el comercio exterior y en el factor competitividad, clave para definir la suerte de los exportadores argentinos. En este contexto, Camusso consigna que "durante el 2020 Brasil dejó depreciar su moneda, el Real, un 41% mientras que la devaluación nominal de Argentina fue del 11%" y que para peor (para nuestro país) "el diferencial en la tasa de inflación de uno y otro país es abismal". La "consecuencia" previsible entonces es que "la Argentina ha perdido competitividad con su principal socio comercial desde enero 2020: el Índice de Tipo de Cambio Real Bilateral con Brasil era de 131,8 a comienzos de enero, pero hoy es de 97,4. Ergo, la pérdida de competitividad se sitúa arriba del 35%".
Conclusión: en caso de "no resolverse adecuadamente la política cambiaria, el país no solo va a quedar atrapado en una encrucijada comercial, sino que además va camino a encarecer fuertemente sus productos exportables, y por lo tanto, a no generar divisas comerciales genuinas y tan necesarias". Hay que tener en cuenta que "los dólares provenientes del comercio exterior serán los únicos por un buen tiempo, aún si se cierra exitosamente el canje de deuda".


Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar