Democracia y República

Sociales 04 de junio de 2020 Por Alicia Riberi
Leer mas ...

Banner-Web---La-Opinion---Moratoria


Empecé un análisis para poder determinar, qué condiciones básicas de una democracia y una República se respetan en este país. La libertad de expresión es inherente a la democracia y es un derecho inalienable del ser humano. Pero en esta querida Argentina hay muchas voces que se intentan acallar en distintos temas, por ejemplo, hay personas de prestigio, que solo se escuchan en pocos medios que no llegan a todos los lugares y a todas las personas. Sería muy importante que todos podamos escuchar hasta las que se consideran opiniones falsas, intrascendentes, ya que si no, se duda de la capacidad del pueblo para comprender lo que es bueno o malo, lo que está bien o mal. Más específicamente me refiero a que deben existir los espacios reales, para que todo el mundo puede expresarse, aunque no nos guste lo que dice o lo que piense. El pensamiento, se va forjando en nosotros a través de los años según nuestras vivencias, las posibilidades que hemos tenido de formarnos a través del estudio y de los vínculos, que tienen mucho que ver también. La tolerancia es una condición fundamental para convivir pensando distinto, por ejemplo en mi entorno tengo personas que ideológicamente no coincidimos, pero no por eso nos descalificamos, nos respetamos y así debe ser en una democracia. El respeto es prioritario ya que quién realmente está formado para debatir en democracia, no tiene por qué usar expresiones chabacanas, burdas o agresivas. Otro aspecto esencial, es poder elegir libremente, sin presiones, sin amenazas, sin trampas, sin chantajes, sin coacciones. La igualdad y equidad a la hora de distribuir, de apoyar, de estimular, no deben traicionar su propio significado.
Yo siento que en este país se han fabricado pobres, sin una educación adecuada, sin posibilidades concretas y ahora nos quejamos de los resultados porque ha aumentado la delincuencia, el mal vivir, las adicciones y me pregunto, que hicimos cómo país cada uno, para que esto no suceda. Hemos levantado la voz a nuestros gobernantes diciendo:- demos la oportunidad a todos de estudiar y hagamos real la obligatoriedad, que los que estuvimos y los que están en Educación sabemos que no se cumple. He trabajado en barrios en donde la pobreza era el denominador común y vi como gran parte de la gente aceptaba aprender con entusiasmo y devolvía favores materiales-zapatillas, ropa…- con servicios a la institución, solo había que hacérselos notar. Recuerdo esa época de mi vida con gran alegría, fue un trabajo en equipo, con colegas maravillosas con las que disfrutábamos de los resultados. Uno, diez, veinte casos malos, no deben frenar el trabajo que nos muestra que hay mucha gente que quiere salir de eso y quiere avanzar, hay que darles un empujón afectivo y real y no un parche.
Personalmente, pienso que los valores republicanos indispensables a mi entender son, integridad, honestidad, laboriosidad, solidaridad, patriotismo, sentido de pertenencia, defensa de las instituciones, defensa de la libertad- como principio fundamental-, escucha atenta a todas las diferentes ideologías, justicia genuina, conciencia de los deberes y protección de los derechos.
Ahora bien, aclaro que esta es una visión personal y dejo abierto al pensamiento de todos determinar si estamos viviendo en una República de verdad y en un sistema democrático genuino.
Me resulta triste, a mi entender que desde hace muchos años estamos fallando en valores trascendentes que definen a una Nación, a una Comunidad, a una Persona, como democráticos y republicanos.
Finalmente, pareciera que alguien que nombra a Dios, la Fe, es alguien místico y lamento por los que lo piensan…creer en Dios, como cada uno lo sienta, nos hace más grandes y a la vez más humildes, porque descubrimos que no somos todopoderosos y que siempre necesitamos de alguien más, no nos hacemos lo que somos solos y ojalá que la familia, como institución vuelva a tomar centralidad y veremos cómo se acomodan muchas cosas. Desempolvemos los valores y así desempolvaremos la verdadera Democracia y una genuina República.



Te puede interesar