A 15 años del histórico título de Ben Hur en la LNB

Deportes 25 de mayo de 2020 Por Redacción
Leer mas ...
Ver galería FOTO ARCHIVO EL EQUIPO SOÑADO./ Ben Hur tuvo una producción notable en la Liga Nacional 2004/05 con 46 victorias y 9 derrotas.  INOLVIDABLE./ La BH se consagró en un Coliseo colmado con 4.000 personas.  EMBLEMA./ Leo Gutiérrez festejando, fue MVP de la serie regular y las finales. Siempre recuerda que fue el mejor equipo que integró.
1 / 3 - FOTO ARCHIVO EL EQUIPO SOÑADO./ Ben Hur tuvo una producción notable en la Liga Nacional 2004/05 con 46 victorias y 9 derrotas. INOLVIDABLE./ La BH se consagró en un Coliseo colmado con 4.000 personas. EMBLEMA./ Leo Gutiérrez festejando, fue MVP de la serie regular y las finales. Siempre recuerda que fue el mejor equipo que integró.

Siguen pasando los años y cuando es tiempo de recordar al Ben Hur campeón de la Liga Nacional de Básquetbol, lo primero que viene a la mente es el altísimo nivel que mostró ese equipo dirigido por Julio Lamas. Luego de una temporada inolvidable, donde literalmente se acostumbró a ganar presentación tras presentación, tuvo el broche de oro en aquella fantástica noche del 25 de mayo de 2005 en el repleto Coliseo del Sur, ganándole a Boca por 101 a 92 y definiendo la serie final por 4 a 1.
No fue casualidad que haya sido el equipo que terminó con récord histórico en porcentaje de partidos ganados, que hasta el día de hoy al cumplirse 15 años, ningún otro pudo igualar: 46-9 y 83.6%.
Fue un plantel no muy largo pero de una gran calidad, con jugadores que tenían ya una marca en el corazón del Club tras los logros del ascenso, como Raymundo Legaria y Walter Storani. Lógicamente, cuando llegó al Club Julio Lamas, nada más y nada menos que luego de trabajar en el Real Madrid, se apostaba a formar una escuadra con pretensiones. Leo Gutiérrez fue el jugador franquicia y lo ratificó con creces: MVP de la serie regular y de las finales. A ellos se sumaron un Diego García que explotó en esa temporada y dos extranjeros que hicieron un gran trabajo. Jason Osborne venía precedido de muy buenos antecedentes y lo demostró, mientras que Stanton fue un gran acierto de Lamas y su cuerpo técnico. Además, el rendidor Eduardo Calvelli y el juvenil Felipe Ederra como base suplente terminaron de darle forma a esa BH que entró en la historia.

ALGUNAS FRASES
En un reciente trabajo periodístico en el sitio oficial de la LNB recordando el máximo logro a nivel nacional en el básquet rafaelino (al año siguiente le sumaría la Sudamericana), varios de los protagonistas dejaron sus opiniones, que aquí reproducimos:
Walter Storani: "En ese momento estaba Leo (Gutiérrez), que venía de la Selección. Creo que nadie soñaba con tener ese récord de porcentajes de partidos ganados que se mantiene hasta hoy. Para mí fue clave el armado del equipo. Cada uno sabía para qué estaba en los minutos que le tocaba estar en cancha. Estaban bien repartidos los roles. La etapa de formación del plantel fue clave para todo lo que vino después. En los viajes, todas las noches previo a los partidos jugábamos al truco. Esa unión que se tenía se reflejaba en la cancha". 
"Julio (Lamas) daba un premio económico para el que ganaba el torneo de dobles y de triples. Julio fue trasladando eso a la práctica, a la competencia. Fue una vuelta de tuerca para nosotros. Éramos muy  profesionales, nos hacía crecer. Nos ponía multas si llegábamos tarde. El equipo también lo potenció a Leo (Gutiérrez), más allá del líder que era. Ellos dos le dieron el golpe de calidad", sostuvo la Queca, que a fines de 2019 se retiró definitivamente en el plano amateur en Independiente, para volcarse a la dirección técnica en la misma entidad de nuestra ciudad.
Facundo Müller: llevaba varios años de asistente en la institución y después de 15 años, el paranaense recuerda que "Nadie pensó que íbamos a jugar tan bien e íbamos a ser tan contundentes. Se quedaron algunos integrantes del plantel anterior. Era un equipo con mucho carácter. Al año siguiente también jugó bien o mejor. Me llamaba la atención como respondía de visitante,  de una manera increíble".  
Diego García: el sancristobalense radicado en Santa Fe afirmó que "Llegar a Ben Hur fue un puntapié inicial en cuanto a mi carrera. Pero no fue todo tan fácil cuando arrancamos. Empezamos en la Copa Argentina que no nos fue tan bien, los dos primeros juegos de La Liga Nacional los perdimos por veinte. Fueron momentos duros, donde nos pudimos acomodar y saber lo que teníamos que hacer. No fue todo color de rosas al principio, nos costó pero fue para que demos el salto. Nos sentíamos bien adentro y fuera de la cancha. Hicimos un grupo perfecto. También teníamos nuestra competencia adentro, de cinco contra cinco, como si fuera la final del mundo. Eso nos hizo también crecer como equipo".  
Leo Gutiérrez: el MVP de ese año y que vino a Ben Hur nada más y nada menos que como campeón olímpico, expresó que "fue una transición distinta a lo que venía haciendo. Venía siendo parte de equipos y me tenía que transformar en líder. Me dieron todas las herramientas para hacerlo, Lamas me buscó para eso. Obviamente que tuve la suerte, la fortuna de tener una buena temporada. De todos los equipos donde estuve es el mejor del que formé parte. Por todo lo que era dentro y fuera de la cancha, es el día de hoy que nos seguimos comunicando y recordando aquellos momentos. Éramos una familia. Fue un puntapié inicial para un despegue distinto en mi carrera. Dominamos de punta a punta la competencia. La final la ganamos con autoridad ante Boca". 

LAS FINALES
Tras vencer en los play offs a Gimnasia de Comodoro Rivadavia y Conarpesa de Puerto Madryn, el equipo rafaelino llegaría a la final y en la vereda de enfrente se encontraría con Boca Juniors, dirigido por Sergio Hernández y con Paolo Quinteros como jugador más importante.
En el Coliseo la BH se llevaría los dos primeros partidos (89 a 80 y 94 a 75).  El conjunto de Hernández ganaría el tercero (91 a 78) y Ben Hur obtendría el título tras superar a su rival en el cuarto y quinto juego (91 a 71 y 101 a 92).
"Los playoffs no fueron fáciles. Con Gimnasia en Cuartos, a pesar de que ganamos 3-0, lo mismo con Conarpesa, los dos partidos de local muy ajustados, el tercer partido, el equipo jugó mejor que en Rafaela. Fueron dos 3-0 pero de local fueron difíciles. Contra Boca en la final defendimos mucho tiempo cuadrado y uno a Quinteros y triángulo y dos a Quinteros y Wilson. Que fueron defensas que preparamos durante la temporada y no las habíamos jugado mucho o casi nada y Julio (Lamas) pensaba que en la final las podríamos llegar a usar. Era generalmente una defensa después de conversión, lo entrenamos mucho", indicó Müller.
"Me parece que jugamos muy bien la final", destacó García para agregar que "era nuestro desafío real. Nos soltamos y jugamos un excelente básquet. Crecimos y a través del juego de equipo, pases y correr la cancha, le pudimos anotar mucho más. Lo sacamos de eje, de lo que ellos venían haciendo. Tenían a Paolo (Quinteros) y a Byron (Wilson) y nosotros los sacamos de ritmo con esa defensa y  le hicimos tomar otras determinaciones. Fuimos muy agresivos a la hora de atacar". 

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar