Manu Bustos, en plena pandemia abrió su peluquería en el pueblo

Deportes 23 de mayo de 2020 Por Martin Ferrero
El delantero de Ben Hur, con paso por Atlético de Rafaela (2017-2018), adelantó uno de sus `sueños’ y montó su propio negocio en Vila: “Siempre tuve la idea en la cabeza, pero pensándolo en el día de mañana, no tan pronto quizás”. Pero esto no significa el retiro del fútbol: “Lo principal y mi objetivo es volver a jugar, reinsertarme y poder seguir creciendo con mi carrera”, advirtió.

Albert Einstein afirmaba que ‘es en la crisis donde nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias’… Y Manuel Bustos, exAtlético de Rafaela, actualmente en Ben Hur se dio, forzado por la pandemia de coronavirus y el parate del fútbol, quizás el gran “gusto de su vida”: montó su propia peluquería.

El delantero de 27 años, de Vila, regresó a casa de sus padres para pasar el aislamiento social, preventivo y obligatorio y ante la necesidad económica se terminó de convencer que éste era el momento para comenzar a transitar uno de sus grandes gustos, la peluquería.

“La peluquería es algo que siempre me gustó, me interesó, cuando estuve en San Francisco hice algunos cursos, en Rafaela mismo, iba de amigos y me gustaba aprender, me interesaba. Practicaba con amigos que son peluqueros, me daban algunos tips, siempre me gustó”, le contó a La Opinión Bustos.

-¿Cómo fue que abrís una peluquería?

-(Risas). Al principio era una cosa de vestuario, le cortaba a varios compañeros, otros que venían al departamento a tomar unos mates y también les cortaba. Pero a mis amigos, siempre que volvía al pueblo también, les cortaba. Ahora, con todo esto de la pandemia y este virus empecé a hacerlo más seguido acá en el pueblo (en Vila), al peluquero de acá la cuarentena lo agarró en otro lado, y así que también fue una oportunidad. Empecé con los más cercanos, todos me insistieron tanto de que abra una peluquería así que acá estamos (risas). Y aclaro, por lo menos hasta que vuelva el fútbol.

-Claro, ¿no es que te retiras de las canchas…?

-No, para nada, yo quiero seguir jugando al fútbol, obvio que cuando pase todo esto le voy a seguir metiendo. Me sigo entrenando, cuando tengo un tiempo libre lo hago, los lunes a full (risas). Mi idea es seguir jugando, poder reinsertarme en algún club de manera profesional sería lo mejor. Si no hay posibilidades seguiré con la peluquería, y si puedo hacerlo paralelo sería bueno.

-¿Dónde la armaste?

-En la casa de mis viejos. Decidí montar la peluquería en mi casa, con poco, restaurando algunas cosas, reciclando, y en unos días con la ayuda de amigos y familia la armamos.
La semana pasada empecé y gracias a dios trabajé a full toda la semana.

-Se te nota muy entusiasmado y eso que no estamos hablando de fútbol (risas)...

-Me gusta mucho, lo hice con doble intención. Me gusta que es lo principal y después, en lo económico, con todo esto de la pandemia no tengo ingresos. En Ben Hur dejamos de cobrar el último día de entrenamiento, ya hace dos meses, y de Gimnasia me deben noviembre, diciembre y enero, hace rato que no cobro y los ahorros ya se estaban terminando. Hacía un mes que no veía nada de dinero, ya estaba tirando con los ahorros. Ahora me gusta un poco más, le dedico tiempo. Siempre tuve la idea en la cabeza, pero pensándolo en el día de mañana, no tan pronto quizás. Lo principal y mi objetivo es volver a jugar, reinsertarme y poder seguir creciendo con mi carrera.

-¿Cómo venís llevando la cuarentena y todo lo que estamos viviendo?

-La verdad que ahora bien, en lo personal un poco más tranquilo. Enfocándome en la peluquería, en no pensar tanto en cuándo va a volver el fútbol porque es algo que no depende de uno. Antes maquinaba mucho, ahora tengo la cabeza enfocada y ocupada en la peluquería. Estoy con mi familia, mis viejos que en este tiempo me bancaron, me dieron un techo y comida. Pero hay familias, compañeros que la están pasando mal porque tienen hijos, mujer que mantener y dependían solamente del fútbol. Hay chicos que no la están pasando bien, se les complica mucho. Está difícil conseguir trabajo también por la pandemia.

-¿Muchos compañeros pasaron por las tijeras de Bustos?

-Al principio no me animaba, empecé con Lucho y Alan, vivíamos juntos. Iván Gómez y Nivi Núñez que se juntaban con nosotros todo el día, también han pasado. A la mayoría les terminé cortando, cuando se fue corriendo la bola todos querían cortarse, se ve que demasiado me defendía. Menos al Melli Zbrun, que es más chapado a la antigua, creo que les corté a todos (risas).

-Y un poco más atrás en ‘experiencia’, por barrio Alberdi…

-Le cortaba a Oscar, Jorge, en las concentraciones, a Gonzalo Klusener; al que se prendía le cortaba. Algunos no porque eran muy detallistas y tenían su peluquero o barbero. Y ese tiempo no cobraba, lo hacía para practicar.

Te puede interesar

Boletín de noticias