La censura a la libertad de prensa en Venezuela

Internacionales 23 de mayo de 2020 Por Redacción
Leer mas ...
CARACAS, Venezuela, 23. - El impacto que causó en Venezuela la salida de la cablera DirecTV, propiedad de la estadounidense AT&T, es quizá comparable a lo sucedido con el cierre Radio Caracas Televisión en el año 2007.
En aquella oportunidad se vio como un acto ejemplificadora de Hugo Chávez, que aprovechó el vencimiento de la concesión para salir del canal, pero también como acto vengativo contra los medios de comunicación que habían asumido una posición contraria a él durante el golpe de 11 de abril de 2002, por lo que los afectos al chavismo aplaudieron la medida.
El deterioro de todo en Venezuela también afectó a las empresas que prestaban el servicio de televisión por cable, que no es exclusivo de la clase media, porque se difundieron fotos de la populosa parroquia 23 de Enero han mostrado cientos de apartamentos con las antenas de la empresa.
Todo empezó porque DirecTV Venezuela pretendió sacar de su lista al canal Globovisión y Pdvsa TV, porque entran en la figura de las sanciones de Estados Unidos que impiden que empresas de ese país contraten o tengan negociaciones como los sancionados.
El gobierno de Maduro tiene un récord de medios cerrados en Venezuela, programas censurados, periódicos aniquilados, además de gran cantidad de portales de noticias bloqueados.
Pero esta vez se negó a que los dos canales, aliados a la revolución, salieran de la grilla de DirecTV.
Entonces el cable liquidó los sueldos de los empleados y decidió irse del país, sin intentar llegar a un arreglo con el régimen de Maduro, quizá por la certeza de que, si no aceptaba a Globovisión y Pdvsa TV, tarde o temprano, los bienes se los iban a expropiar con alguna excusa.
Y si bien es cierto que muchos dirigentes opositores lamentaron la decisión de DirecTV, los más quejosos fueron dirigentes de la Revolución, empezando por el número dos, Diosdado Cabello, quien es vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela y quien los miércoles tiene un programa de televisión y se vio obligado a tener que pedirle a su audiencia que siguieran el programa por las redes sociales, lo que implica dos problemas adicionales, el de las reiteradas fallas eléctricas, aunado al pésimo servicio de Internet, que es el más bajo del continente.
Según un estudio de Speedtest Global Index, portal que mide la velocidad de Internet, la conexión en Venezuela está en el penúltimo lugar de los 176 países que exploró, con 3,67 Mbps, sólo superada por Turkmenistán, un país de Asia central.
Un reporte del Instituto Prensa y Sociedad da cuenta de que "en solo 49 días, entre el 13 de marzo y el 30 de abril, los cuerpos de seguridad provocaron 27 casos de agresiones a la libertad de prensa, y las detenciones arbitrarias se ubicaron como el plato fuerte del Estado en tiempos de cuarentena social".

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar

Boletín de noticias