Cabalga hasta una loma para tener señal y mandar las tareas

Información General 22 de mayo de 2020 Por Redacción
Un niño de siete años se ingenia para cumplir con los requerimientos de su "seño". Mirá un video.  

Un niño de siete años emocionó a su maestra, luego de viajar a caballo hasta una loma para poder tener señal y mandar sus tareas. 

Jeremías vive en una zona rural de La Pampa, y asiste a la Escuela Nº 99 de Santa Isabel.

Sonia Ana Lía Díaz, su maestra, difundió el emocionante video de su alumno a través de las redes. 

En comunicación con el colega La Arena, la docente contó que cuando se dispuso el aislamiento, la familia de Jeremías decidió pasarlo en un puesto rural ubicado a unos 30 kilómetros de Santa Isabel, en cercanía del límite con Mendoza. 

CON GANAS DE APRENDER

"Donde están no hay señal, debe ir a caballo, siempre acompañado por su madre o su padre, unos cuantos kilómetros hasta el establecimiento 'La María Auxiliadora'. Allí en una loma hay un poco de señal", contó Sonia.

En uno de los videos, se escucha a Jeremías decir "hola 'seño', estoy acá en el campo. ¿Qué está haciendo? Quiero mandarle saludos a mis compañeros".

En otro pasaje, el niño expresó "'seño', mire qué hago de gimnasia", mientras juega en la tierra.

En otra parte del video, Jeremías canta con su cuaderno en la mano, arriba del caballo: 'un elefante se balanceaba sobre la tela de una araña, como veía que resistía fue a llamar a otro elefante. Dos elefantes se balanceaban sobre la tela de una araña, como veían que resistía fueron a llamar a otro elefante...". 

La maestra contó que "normalmente Jeremías va día por medio, a pesar del viento, los días grises que lo han acompañado, pero es evidente que su responsabilidad esta primero. En este momento estamos leyendo porque les cuesta, entonces la 'seño' envió canciones para cantar en familia, luego leerlas y escribirlas. Aquí Jeremías con su caballo y su canción".

SITUACION COMPLICADA

Sonia contó también que son varios los alumnos en la misma situación que Jeremías, y al respecto manifestó "es complicada la comunicación. Algunos lo hacen por celular, computadora, y otros cuando sus papás vienen a Santa Isabel para comprar insumos. Es decir cuando pueden". 

"En principio se pusieron horarios, pero la realidad supera todo. Así que, en mi caso, para nuestros alumnos no hay horarios ni fines de semana ni feriados. Estamos dispuestos a ayudarlos a hacer los deberes ó resolver consultas a toda hora, cuando ellos puedan. En mi caso estoy dedicada a eso. Son tiempos en los que hay que consciente de las urgencias con que vivimos", dijo finalmente la docente. 

Te puede interesar

Boletín de noticias