Desarrollo humano en retroceso

Editorial 22 de mayo de 2020 Por Redacción
Leer mas ...
Analistas, intelectuales, ensayistas, filósofos, especialistas en educación, sociólogos y economistas entre tantos otros comienzan a hablar del 2020 como un año perdido a raíz de los profundos cambios que la pandemia de coronavirus ha obligado a hacer en todos los órdenes, desde las fábricas hasta los gobiernos, desde los hogares hasta las escuelas. Por ahora las organizaciones de la gobernanza económica anticipan que los países desarrollados pueden perder entre 5 y 10 puntos del producto bruto y en el caso de la Argentina las primeras proyecciones, como del Banco Mundial y el FMI, proyectan una caída del 6%. Pero se trata de predicciones que quizás en pocos meses, cuando se tenga mayores datos de la magnitud de la crisis, podrían recalcularse en términos negativos si el escenario empeora. 
Los primeros datos de la actividad económica de marzo son lapidarios. Y eso que la cuarentena obligatorio recién comenzó el 20 de ese mes, por lo que dos terceras partes del período se desarrolló en el marco de la antigua normalidad, la que ya no es. De acuerdo a la información proporcionada por el INDEC, el nivel de actividad de la economía se derrumbó 11,5%. En abril todo puede ser peor considerando que el aislamiento obligatorio se extendió durante todo ese mes. 
Y la crisis económica deriva, inevitablemente, en una crisis social. De esto se ocupó Nacionales Unidas en uno de sus últimos informes, en el que advierte que el los retrocesos en aspectos fundamentales del desarrollo humano se dan en la mayoría de los países, ricos y pobres, de todas las regiones; y las estimaciones para este año apuntan a una caída de 4% de la renta per cápita mundial.
El reporte del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) consigna que el desarrollo humano global, que combina educación, salud y condiciones de vida en el mundo, podría retroceder este año por primera vez desde la introducción de este concepto en 1990. Achim Steinter, administrador del PNUD, sostuvo que el mundo ha visto muchas crisis en los últimos 30 años, incluida la financiera mundial de 2007-2009, y que todas han golpeado con fuerza al desarrollo humano pero, en general, a nivel global se ha conseguido avanzar cada año. Sin embargo, agregó Steiner, la Covid-19, con su triple impacto en salud, educación e ingresos, puede alterar esta tendencia.
Según el PNUD, la caída del desarrollo humano será mucho mayor en los países en desarrollo que cuentan con menos medios para gestionar los efectos sociales y económicos de la pandemia que otros países más ricos. Sin embargo, aclaró, la adopción de intervenciones decididas y enfocadas en la equidad puede impulsar la reacción de las economías y las sociedades de manera que se logren mitigar los profundos efectos de la pandemia de Covid-19, que ya mató más de 300 mil personas en todo el mundo.
Desde la ONU se recomienda la adopción de cinco pasos prioritarios para enfrentar la complejidad de esta crisis: proteger los sistemas y servicios sanitarios; mejorar la protección social; proteger los empleos, las pequeñas y medianas empresas y los trabajadores del sector informal; políticas macroeconómicas que beneficien a todos; y promover la paz, la buena gobernanza y la confianza para reforzar la cohesión social.
En este contexto, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU advirtió que, de acuerdo a sus últimas estimaciones, otros 10 millones de niños más en todo el mundo podrían enfrentarse este año a desnutrición aguda como consecuencia de la pandemia de coronavirus, lo que los dejaría a un paso de morir de hambre. Así lo señala el PMA en comunicado publicado en la web del organismo, en el que sostiene que la forma más grave de desnutrición entre los niños podría aumentar en un 20% como resultado del brote, debido al impacto que éste está teniendo en las familias más vulnerables, que dependen de trabajos diarios o remesas para subsistir.
Los confinamientos y medidas restrictivas relacionadas con la Covid-19, la enfermedad que causa el nuevo virus, están socavando severamente los medios de vida, exacerbando las amenazas existentes como conflictos y sistemas de salud débiles, lo que hace que sea especialmente difícil para las familias de las naciones más pobres pagar una dieta nutritiva, señala el comunicado. Esta incipiente catástrofe humanitaria mundial que se da luego de que la propagación de la Covid-19 provocará "la peor crisis humanitaria desde la Segunda Guerra Mundial, consideró el PMA.
A este abordaje de las implicaciones de carácter social del coronavirus se suma el nuevo reporte de Unicef Argentina, en el que indica que a fines de 2020, unos 756.000 niños, niñas y adolescentes más habrán caído en situación de pobreza en el país, en relación al último semestre del año anterior, por la pandemia de coronavirus, según las proyecciones que forman parte del informe presentado por Unicef, basado en las estimaciones de caída del PBI y de la Encuesta Permanente de Hogares.


Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar