Estreno de la primera obra de teatro online

Información General 22 de mayo de 2020 Por Redacción
Ensayada por videollamada, debía subir a escena en El Camarín de las Musas antes de la pandemia. Allasino: “Es una charla por Skype que se adaptó a estos tiempos”.
Por Carolina Liponetzky

“Para cada función, en la soledad de un cuarto en su hogar, la protagonista debe preparar el montaje, actuar la obra, hacer la técnica y manejar la cámara”, cuenta Marcelo Allasino, autor y director de “La tortuga”, la primera obra en estrenarse en vivo online el sábado y por una plataforma creada especialmente llamada “Teatro uaifai”. Con la actuación de Matilde Campilongo, la obra -que iba a lanzarse en el Camarín de las Musas antes de la pandemia- encontró esta versión de cuarentena que podrá verse los jueves y sábados a las 22 y, cuando se la habilite, esperan debutar en esa sala, como estaba previsto. Dialogamos con Allasino, exdirector del INT.

Periodista: La obra es una charla por skype que se adaptó muy bien a estos tiempos, ¿qué ganó en su paso del escenario a lo virtual?

Marcelo Allasino: El uso real de la videollamada que plantea la ficción potenció el trabajo. Verla en primer plano, en vivo, sin editar, es fascinante. Y para los espectadores, que en este momento estamos atados, obligados, confinados a este modo excluyente de vincularnos a través de la virtualidad, nos ubica en una situación de mucha fragilidad y apertura. Creemos que gana en intimidad, en emocionalidad. Y también desde el punto de vista estético, porque el uso de la cámara de la computadora de la protagonista como medio de acceso a su historia, habilita a una mirada próxima a lo audiovisual, que enriquece mucho la tarea originalmente pensada para la escena.

P.: ¿Cómo fue ensayar por videollamada?

M.A.: Fue todo un descubrimiento y enriqueció el trabajo, que llevaba más de un año de ensayos. También sirvió para fortalecer la conexión del equipo, necesitábamos transformar todo lo incierto y lo oscuro de este momento en una posibilidad, en algo luminoso.

P.: ¿Por qué crearon una plataforma especial para verla y no usaron las existentes?
M.A.: Porque necesitábamos un espacio diferente. Ha sido una constante en mi camino como gestor cultural: inventar nuevos espacios. La intención de Teatro Uaifai es generar una plataforma desde donde se ofrecerán obras escénicas con funciones en vivo, transmitidas online. No es teatro filmado, no es un registro grabado de una función que aconteció. También queríamos generar un proyecto donde reunirnos con artistas con los que compartimos un punto de vista. Por eso, por supuesto, cobraremos una entrada, como ocurre cuando hacemos una función en la sala. Es una manera de resistir en este momento de enorme vulnerabilidad y desprotección de nuestro sector.

P.: ¿De qué trata la obra?
M. A.: Es acerca de una mujer que se reencuentra por video-llamada con su mejor amiga de la adolescencia, que vive en otro país. Esa conversación a través de la computadora con alguien vinculado a su pasado, una reciente intervención quirúrgica y la muerte de alguien importante en su vida, movilizan profundamente a esta mujer. Su pasado insiste en hacerse presente. La obra habla sobre la soledad, sobre la relación del deseo y la muerte, sobre la maternidad no deseada, sobre la infelicidad que produce la falta de educación en el placer. Y lo hace en una montaña rusa de emociones, en las que el humor no está ausente.

P.: El teatro por streaming, ¿es teatro?
M.A.: La especificidad del teatro se ha puesto en tensión a lo largo de la historia de nuestra cultura, con la aparición de cada nueva expresión de la tecnología, pero siempre se ha fortalecido y potenciado. Cuando aparece la imprenta y se editan los primeros textos teatrales, cuando surge el cine y se crean las primeras ficciones a partir de espectáculos teatrales, cuando surge la radio y nace el radioteatro (y podríamos seguir nombrando el surgimiento de la televisión, de internet, de las redes sociales, de las plataformas digitales), la definición misma del teatro se pone en discusión y siempre se refuerza, se revitaliza. El teatro es un hecho vivo que produce el encuentro entre artistas y espectadores, en un hecho único e irrepetible. Es un ritual de carácter casi religioso, imposible de comparar. Los logros más importantes que los avances de la tecnología han permitido ampliar la experiencia, haciéndola llegar a más personas, e instalarla en el imaginario colectivo como una expresión absolutamente necesaria de nuestra cultura. Nosotros queremos estrenar nuestra obra en El Camarín de las Musas, no bien podamos. Mientras tanto, haremos nuestra versión virtual.

P.: ¿Cómo pasó la protagonista de ser actriz a ser directora de cámaras?

M.A.: Matilde tiene que realizar una tarea muy compleja y estoy feliz con lo que hemos logrado, y admiro profundamente a mi actriz diva-protagónica-técnica-camarógrafa. Ojalá nuestro trabajo le interese al público e inspire a otros colegas a indagar en este formato.



Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar

Boletín de noticias