¿Quién canta en tu jardín?

SUPLEMENTO RURAL 21 de mayo de 2020 Por Redacción
El artículo que van a leer y disfrutar a continuación no es de mi autoría, pero me gustó tanto que lo quiero compartir con ustedes. Tiene algunas anotaciones más que se adaptan a nuestra zona... que lo disfruten.
Hay que disfrutar el despertar cerca del jardín, concentrarse en las melodías que de ahí vienen, sobre todo en este tiempo de cuarentena donde los ruidos han disminuido muchísimo y alcanzamos a percibir otros más bellos.
Escucho un sonido repetitivo, fuerte, la ratona común, la imagino saltando inquieta, yendo de un lugar a otro buscando arañitas e insectos para alimentar a sus pichones.
Luego un canto como un chillido fuerte, que es respondido a la distancia… la pareja de benteveo común.
Distingo la bandadita de los tordos renegridos por su canto bien variado y armonioso, se suma algún tordo músico dando la voz de alarma ente algún peligro, luego silencio: toda la bandada se fue.
El chingolo se hace notar con un sonido armonioso, constante, confiado. Las cotorras se escuchan bien fuerte, sobre todo por acá el campo donde yo vivo y además hay cada vez más. Problema grande cuando hacemos las plantaciones nuevas porque se comen todos los brotes.
También una calandria grande, con un largo repertorio, variado y hermoso ¿Cómo no reconocer ese canto? Gran imitadora de las melodías de otras especies de aves, de sonidos de otros animales, silbidos y de hasta alguna alarma, convive en nuestros jardines y se dice que si la calandria cae en cautiverio dejara de cantar y hasta se dejara morir antes de vivir encerrada. ¡LIBRE COMO UNA CALANDRIA!
IMAGINO A TRAVÉS DE LOS CANTOS, CADA AVE QUE COMPARTE MI JARDÍN. Pero ¡cómo se producen todos estos sonidos tan distintos, que van desde melodías armoniosas hasta chillidos fuertes? Las aves tienen un órgano muy desarrollado llamado siringe, que juntos con los órganos respiratorios el aire que entra y sale son los que producen el sonido. Siempre hay excepciones en el mundo de las aves, y no todas las especies son cantoras, por ejemplo la cigüeña, no canta solo reproduce sonidos mecánicos mediante el movimiento de su pico.
También puede emitir otros sonidos, considerados llamados o reclamos como los de los pichones cuando tienen hambre o miedo.
Los pájaros tienen la siringe muy desarrollada, compleja y por lo tanto sus cantos pueden ser muy variados.
La primavera es la estación en que más pueden escucharse ya que es la época de mayor reproducción. Un macho que canta mucho demuestra a las hembras que está bien físicamente y que va a poder reproducirse y colaborar con la crianza de los pichones.
El mejor momento del día para observar y escuchar las aves es bien temprano a la mañana. Cuando tienen mayor actividad.
Espero les haya gustado el artículo, a mí me encanto por eso lo quise compartir con ustedes amantes de las plantas y del jardín...

Hasta la próxima Ing. María Paula Berta.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar

Boletín de noticias