Coronavirus: dos ciudades similares pero con realidades muy diferentes

Locales 17 de mayo de 2020 Por Redacción
Tienen orígenes muy parecidos como así también la constitución de la población y el desarrollo económico. El coronavirus dejó en la primera, un fallecido y, al momento, ningún infectado. La otra presenta 270 infectados y 6 fallecidos. ¿Cuáles son las causas de esta diferencia?
FOTO LA OPINION CIUDADES PARECIDAS. Rafaela y la brasileña Bento Gonçalves tienen una escala muy similar, pero con un impacto distinto del coronavirus.
FOTO LA OPINION CIUDADES PARECIDAS. Rafaela y la brasileña Bento Gonçalves tienen una escala muy similar, pero con un impacto distinto del coronavirus.

Bento Gonçalves es un municipio brasileño del estado de Río Grande del Sur, que se ubica en el extremo Sur del país. Reconocido como un polo productivo pujante y su gran desarrollo mueblero, fue bautizada la "Capital brasileña del vino".
Esta ciudad presenta características muy similares a las de Rafaela: Una población de más de 100 mil habitantes, 125 kilómetros la separan de la capital de su estado (Porto Alegre) y las raíces de la comunidad se remontan al año 1875, cuando un grupo de inmigrantes (campesinos, artesanos y operarios), emprendieron un viaje desde el Norte de Italia con la esperanza de forjar un futuro mejor en estas tierras lejanas y prometedoras.
En marzo, la pandemia que afecta a cada rincón del planeta, también llegó a este territorio enfermando a sus pobladores. El reporte epidemiológico del 14 de mayo, dio a conocer un total de 270 infectados, 149 curados y seis fallecimientos. Las cifras de enfermos y muertos crecen día a día, ya que el virus circula en la localidad.
Si se comparan estos datos con Rafaela, se puede advertir una gran diferencia: Nuestra ciudad, en la misma fecha, no reportó ningún caso de COVID-19 y solo una persona fallecida en el mes de abril.

PRIMERAS MEDIDAS
La diferencia en cómo la enfermedad afectó a estas dos localidades que presentan similitudes en cuanto a conformación de la población, estilos de vidas y desarrollo económico, está directamente vinculada con las medidas que estableció cada gobierno para hacerle frente.
El 17 de marzo, el Estado local de Bento Gonçalves decidió la suspensión de las clases en todos los niveles educativos. Sin embargo, continuaron desarrollándose todas las demás actividades. Sólo estuvieron obligadas a cumplir con los 14 días de confinamiento en el hogar, las personas que presentaron síntomas de COVID-19, quienes además, asistieron a los centros de salud para ser diagnosticadas. Mientras que los controles se realizaron a los vehículos en las rutas de acceso y solo se limitaron a medir la temperatura, distribuir alcohol en gel y entregar barbijos.
Nuestro país, el 20 de marzo, determinó un Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio con mínimas actividades exceptuadas. Esto respondía al principal objetivo de detener la circulación del virus y disponer del tiempo suficiente para equipar un sistema público de salud que pudiera atender a los pacientes críticos.
La decisión se complementó con una modalidad particular en la atención a los pacientes sospechosos y las personas que regresaron del exterior. Los primeros tuvieron como indicación, no concurrir al hospital o a los sanatorios, sino que debían comunicarse a la línea del 107 para informar su estado de salud y recibir la atención médica en sus hogares. Solo los pacientes graves fueron internados para evitar la propagación del virus.
En tanto que, quienes regresaron de viajes al exterior, debieron cumplir una cuarentena estricta de 14 días, más allá de si presentaban síntomas o no. Además, se pusieron en funcionamiento números telefónicos para denunciar a todos aquellos que violaban esta medida considerada clave: El 105 de la GUR y el 911 de la policía. Y se establecieron duras sanciones, hasta incluso penales, por el incumplimiento.

MÁS ESTRICTOS
A esto se le sumaron controles en el interior de la ciudad y en todos los accesos por ruta, el bloqueo de los caminos rurales, la prohibición del ingreso a Rafaela para cualquier persona, junto a patrullajes las 24 horas a cargo de las distintas fuerzas de seguridad (Gendarmería, Policía de Seguridad Vial, Policía Federal, Policía de la Unidad Regional V, Guardia Urbana, Protección Vial y Comunitaria, y Protección Civil) para restringir al máximo la circulación de vehículos y personas.
Si bien algunos podrán decir que en Rafaela se tomaron medidas un poco molestas y muy limitantes, los resultados evidencian su éxito. No se debe olvidar que desde el 1º de marzo, regresaron 1.250 personas de viajes al extranjero y que el riesgo de circulación comunitaria fue muy elevado porque representan el 1,25 por ciento de la población total.
Otra de las grandes diferencias estuvo en cómo se dispuso el funcionamiento del transporte público. A partir de un Decreto firmado por el intendente Luis Castellano, los colectivos urbanos no funcionan desde el 20 de marzo y, según adelantó, será uno de los últimos servicios que se retomarán, posiblemente, con el comienzo de clases.
En Bento Gonçalves los colectivos nunca dejaron de marchar, solo se establecieron medidas de desinfección de las unidades y paradas. Recordemos que, como lo explicaron los especialistas argentinos, el transporte público es uno de los principales factores de propagación de la enfermedad y aconsejaron desde un primer momento, limitar su funcionamiento.
Por último, no debe perderse de vista otro punto crucial: La obligatoriedad en el uso del barbijo como medida de protección. Rafaela lo decretó el 15 de abril, una de las primeras ciudades de Argentina en hacerlo, mientras que en el municipio brasilero recién se hizo el 1º de mayo, cuando ya tenía dos muertos y 107 casos confirmados.
También es importante mencionar que se tomaron medidas similares entre ambos municipios como la desinfección de las zonas céntricas con más circulación de gente, se concientizó sobre los cuidados personales en el lavado permanente de manos y uso de alcohol, el distanciamiento social, brigadas sociales para acompañar a los sectores más vulnerables, entrega de alimentos, entre otros aspectos.

CONCLUSIONES
Si bien Brasil fue uno de los países latinoamericanos que tomó con mayor liviandad el tema, el municipio de Bento Gonçalves trabajó con responsabilidad en la prevención y en la concientización sobre los cuidados personales, más allá de las decisiones nacionales.
Sin embargo, en función de las comparaciones expuestas, se puede concluir que las medidas de protección personal ayudan en gran medida a reducir la circulación del virus, pero no son suficientes. La experiencia demuestra la necesidad de un Estado, en este caso municipal, que implemente y custodie el cumplimiento de medidas estrictas, porque la vacuna más efectiva hasta el momento, es el aislamiento.
Rafaela fue sacada de la zona de riesgo de circulación del coronavirus y, de a poco, comenzó a reactivar su economía, siguiendo protocolos rigurosos para cada una de las actividades. También continúa con la vigilancia epidemiológica de la población y de cada uno de los repatriados.
Será necesario un trabajo simultáneo de la comunidad y el Estado local para sostener esta situación ideal a la que llegamos después de tantos días de sacrificio en la batalla contra el COVID-19.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar