Jacques fue campeón en el nombre del padre en 1997

Deportes 10 de mayo de 2020 Por Redacción
Leer mas ...
Jacques Villeneuve cumplió 11 años el día siguiente al de la trágica muerte de su padre Gilles.
El pequeño Jacques, con su madre Joan y su hermana Melanie, acompañaban a Gilles a todos los Grandes Premios.
Al varoncito de la familia lo bautizaron con el nombre de su tío, el hermano de Gilles, que tuvo una esporádica participación en la Fórmula 1, aunque en tres intentos no logró clasificar, dos veces con Arrows en 1981 y la restante con March en 1982.
El hijo de Gilles y Joan se crió en los circuitos, particularmente en los europeos, compartiendo habitualmente una casilla junto a sus padres y hermanas.
Tras el fallecimiento de Gilles, todos regresaron a Canadá, donde Jacques, como no podía ser de otra manera se inclinó por el deporte motor.
Ganó innumerables carreras en motos para nieve, la primera especialidad que lo cautivó, pero su futuro estaría en el automovilismo, donde fue protagonista en diferentes categorías.
Tras sus inicios en la Fórmula Atlantic, el joven siguió compitiendo en EE. UU., alcanzando notoriedad a partir de su incorporación al equipo Green, con el que tuvo una actuación consagratoria en la temporada 1995.
Ese año corrió en la IndyCar, ganando las 500 Millas de Indianápolis y otras cuatro pruebas, que le permitieron adjudicarse el campeonato, superando a rivales de la talla de Al Unser Jr., Bobby Rahal y Michael Andretti todos experimentados en la popular división del USAC.
Esa consagración y su apellido, siempre tentador para los equipos de Fórmula 1, lo llevaron a sumarse un año más tarde al equipo Williams, con el que debutó estableciendo la pole y finalizando segundo, en el circuito de Melbourne, la habitual sede del Gran Premio de Australia.
Tras su primera experiencia en 1996, junto a su compañero Damon Hill, en una temporada que le permitió festejar en tres Grandes Premio y quedarse con el subcampeonato, Jacques estaba en condiciones de aspirar al título en 1997.
Le apuntó desde el principio a ese objetivo, ganando en las dos competencias sudamericanas -Brasil y Argentina- para tomar las riendas del certamen.
Después festejó en el escalón más alto en España, Gran Bretaña, Hungría, Austria y Luxemburgo (se corrió en el mítico escenario de Nürburgring, en Alemania), para lograr el campeonato, que dedicó a la memoria de su padre, Gilles.
Jacques fue piloto de Williams entre 1996 y 1998, en sus mejores años en la Fórmula, consiguiendo sus 11 victorias en la máxima categoría.
Luego estuvo en las estructuras de BAR (de 1999 a 2003); Mild Seven Renault (2004); Sauber Petronas (2005) y BMW Sauber (2006).
Disputó en total 165 Grandes Premios, se adjudicó 11, hizo 23 podios, 13 poles y 9 vueltas rápidas en carrera.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar