Gilles Villeneuve: el piloto más apreciado por don Enzo Ferrari

Deportes 10 de mayo de 2020 Por Víctor Hugo Fux
Leer mas ...
Ver galería FOTOS ARCHIVO SONRIENTES. Enzo Ferrari y Gilles Villeneuve comparten una charla distendida en la casa de Maranello.  VILLENEUVE. El recordado piloto canadiense sobre una máquina de la Scuderia.  FOTO ARCHIVO EN ACCION. Gilles se impuso en seis Grandes Premios y fue subcampeón en 1979 con el equipo Ferrari.
1 / 5 - FOTOS ARCHIVO SONRIENTES. Enzo Ferrari y Gilles Villeneuve comparten una charla distendida en la casa de Maranello. VILLENEUVE. El recordado piloto canadiense sobre una máquina de la Scuderia. FOTO ARCHIVO EN ACCION. Gilles se impuso en seis Grandes Premios y fue subcampeón en 1979 con el equipo Ferrari.

El pasado viernes 8 de mayo se cumplieron 38 años del trágico accidente sufrido por el canadiense Gilles Villeneuve durante la sesión clasificatoria del Gran Premio de Bélgica, disputado en el circuito de Zolder.
Mientras intentaba mejorar en esa instancia preliminar a su compañero francés Didier Pironi, con quien tenía por entonces una relación tormentosa en la Scuderia Ferrari, su auto impacto contra el de Jochen Mass.
El alemán venía a un ritmo lento en el trazado belga y cuando advirtió que la máquina roja se acercaba a mayor velocidad, se abrió hacia su derecha, justamente el mismo lugar que había elegido Gilles.
En el momento del toque, inevitable para Villeneuve, que llegó a ese sector a unos 220 kilómetros por hora, la Ferrari levantó vuelo y terminó cayendo demasiado lejos.
La butaca se desprendió luego del primer impacto y el cuerpo del infortunado Gilles fue a detenerse, ya inerte, contra las defensas.
Atendido en el mismo escenario, se constataron sus lesiones irreversibles. La fractura de la base del cráneo fue la más severa y tras ingresar a un centro asistencial fue declarada su muerte cerebral.
Villeneuve sobrevivió en esas condiciones asistido por un respirador artificial, que fue desconectado tras arribar a la clínica su esposa Joann, que había permanecido ese fin de semana en Montecarlo.
La familia siempre acompañaba a Gilles a las competencias, pero ese sábado, su hija Melanie -la hermana menor de Jacques- pasaba la comunión. El destino quiso, ese día, que los Villeneuve no estuviesen en la previa de Bélgica.
Aquel 8 de mayo de 1982 se apagaba la vida del piloto más querido por don Enzo Ferrari, el fundador y propietario de la Scuderia, que reconoció tener un afecto especial por Gilles.
"Il Commendatore", como siempre lo identificaron a don Enzo los fanáticos de la marca italiana, se encargaba personalmente de seleccionar a quienes se encargarían sus máquinas.
Gilles llegó a la casa de Maranello a fines de 1977, después de haber corrido un solo Gran Premio con McLaren, para disputar otras dos competencias, en ese mismo año, como piloto de Ferrari.
Don Enzo siempre admitió tener un gran respeto y excelente relación con José Froilán González, el argentino que le dio el primer triunfo a la Scuderia, en 1951, en el Gran Premio de Gran Bretaña, en el circuito de Silverstone.
Por el canadiense sentía un gran cariño y en más de una ocasión se le escuchó decir que era "un hijo" y en esas situaciones hacía referencia a Dino, que falleció a los 24 años por una distrofia muscular.
La muerte del hijo de don Enzo lo tuvo recluido durante un tiempo, porque él ya había decidido que Dino lo suceda al frente de la empresa y de la Scuderia.
"Il Commendatore" veía reflejado en Gilles a su hijo Dino, que era ingeniero, recibido en una Universidad de Suiza, especializándose en el desarrollo de motores de competición.
El accidente fatal de Villeneuve fue otro golpe tremendo para don Enzo, a quien ya no se lo vio más en los autódromos y según dicen sus allegados, tampoco seguía las carreras por televisión, hasta su muerte, en Módena, lugar de su nacimiento y residencia a lo largo de sus noventa años.

CAMPAÑA EN F1
Gilles Villeneuve disputó 67 Grandes Premios, antes de perder la vida en el que debió haber sido su número 68, en Bélgica.
Debutó el 16 de julio de 1977, conduciendo un McLaren - Ford -en su única experiencia con el equipo, finalizando 11° en el Gran Premio de Gran Bretaña, disputado en Silverstone- y se incorporó a Ferrari el 9 de octubre del mismo año, en el Gran Premio de Canadá, que se llevó a cabo en Mosport Park.
Desde ese momento y hasta su fatal accidente del 8 de mayo de 1982 en Zolder, escenario del Gran Premio de Bélgica, siempre fue piloto de la Scuderia de Maranello.
Logró su primera victoria en Notre Dame (Canadá), en el circuito que hoy lleva su nombre, en 1978; se impuso en Kyalami (Sudáfrica), Long Beach (Costa Oeste de EE.UU.), Watkins Glen (Costa Este de EE.UU.), en 1979, fue subcampeón; y triunfó en Mónaco y España (Jarama), en 1981.

Te puede interesar