Yo no compraría dólares

Suplemento Economía 26 de abril de 2020 Por Guillermo Briggiler
En esta columna: Robin Hood. Compartir y exagerar. El impuesto a los grandes patrimonios. Y te recomendamos una inversión mejor que el dólar.
La riqueza, el comercio, incluso el placer, son en si mismos sanos y buenos, se vuelven malos al exagerarlos. El aislamiento para combatir el virus es bueno porque, es la herramienta con la que contamos para salvar vidas, lo malo sería exagerar la cuarentena y que el remedio de la misma, el aislamiento social con freno a la producción, el comercio y el servicio, se vuelva más mortal que el virus en si. Este aislamiento tiene que ser para fortalecernos, darnos experiencia y potenciar nuestra economía.
Si lo que nos mueve es cambiar el mundo, no debemos buscar ideologías violentas que tratan de repartir a punta de pistola, tratemos de encontrar o crear aquellas que busquen compartir. Con el compartir, con la puesta a disposición voluntaria de medios de producción que están desaprovechados, se destruirán desigualdades generando más riqueza.
Deben preferirse aquellos impuestos que persigan la generación de empleo y graven los daños al ambiente, de aquellos que, la consecuencia de su creación nos lleve a una economía más pequeña, espantando la inversión y con ella empleos y generación de riqueza. Los países compiten entre sí por las inversiones, si trabo las mismas con impuestos que no están en el país vecino, el empleo y la riqueza se generarán donde sea más sencillo invertir.
Robin Hood no robaba a los ricos para entregar a los más necesitados, eso lo volvería un ladrón común con lindas intenciones. Lo que lo volvió legendario fue, que defendía al explotado y oprimido de una exagerada recaudación de impuestos, atacando a las arcas del estado que oprimía económicamente.
La distribución debe hacerse libremente, compartiendo, esa es la revolución que debemos buscar.
Finalizando les dejamos un consejo para las inversiones de estos días donde vemos un dólar libre, bolsa o blue, en valores muy superiores al oficial, el cual no puede adquirirse por estar prohibida su compra. Estimamos que en el corto plazo la suba de este no va a ser significativa, la brecha entre el libre y el oficial está casi en un setenta por ciento. Los activos financieros ya ajustaron dado que tiene más liquidez, mientras que los activos físicos son más lentos a la suba. En esta coyuntura recomendamos la compra de bienes, stock de mercaderías para cuando se pueda volver a comerciar, diversificación de rubros o mercaderías, o cualquier activo físico, que puede ser, desde la compra de propiedades inmuebles, al cambio de las cubiertas del auto o las de la maquinaria que utilizo. los bienes están todavía valuados al valor del dólar oficial mayorista, mientras que el dólar libre ya ajustó y tarde o temprano estos alcanzarán ese valor.
Un nuevo estilo de vida debe florecer en un mundo que está parado para renacer, debemos cambiar nuestro estilo de vida y cambiar nuestras fuentes de ingreso basadas en el consumo desmedido, sin mirar el daño al medio ambiente. Cambió desde la medicina a la economía, cambió la política y la manera de conducir. Es el momento de compartir, que es distinto de repartir, ya que implica dar de manera voluntaria, y más, es usar los medios de manera mancomunada, utilizar el medio ambiente en común, entre todos, entre estas generaciones y la venideras.

#BuenaSaludFinanciera
#HaciendoTodoNuevo
@ElcontadorB
@GuilleBriggiler

Te puede interesar

Boletín de noticias