La ley muestra muchas divisiones sectoriales

Locales 03 de abril de 2020 Por Redacción
En un clima de tensión y de urgencias el gobierno de Omar Perotti ya cuenta con la Ley de Necesidad Pública para gestionar en medio de una emergencia sanitaria y política.
En el marco de un tenso debate político del que participó el presidente de la Cámara Miguel Lifschitz, con solo 12 votos afirmativos y 31 abstenciones, el peronismo logró ayer la sanción en Diputados de la ley que declara el estado de necesidad pública en la provincia de Santa Fe.
Las miradas de los distintos sectores son evidentemente antagónicas y esto quedó demostrado en una ley que salió a los tirones y con muy poco consenso. Lo concreto es que hasta el 31 de diciembre del 2020, el texto legal de excepción otorga la posibilidad al Ejecutivo provincial a tomar deuda hasta 39 mil millones de pesos, de los cuales 10 mil millones serán destinados a los municipios y comunas, entre ellos Rosario y Santa Fe. También se contemplan 8.600 millones de pesos que se destinarán para tomar deuda para obra pública y 6.000 millones de pesos para cancelaciones de deuda flotante.
En Tanto el fondo que se forme con dicho financiamiento se destinará a atender gastos derivados de las emergencias alimentarias y en seguridad, además de otros temas.
El diputado rafaelino Juan Argañaraz, del Bloque Somos Vida y Familia, relató el proceso que se dio hasta llegar a la aprobación de esta ley: “desde nuestro bloque ya habíamos acompañado la ley de emergencia que se votó el 30 de diciembre y contemplaba emergencia en seguridad, alimentaria, sanitaria y la fiscal. Esa ley finalmente no prosperó y fue rechazada por la mayoría. Luego de eso pasó todo lo que pasó en enero con el tema de la inseguridad que fue terrible; allí otra vez nos llamaron para tratar de manera urgente la emergencia en seguridad, ahí hablé y dije que nos faltaba coherencia porque un mes atrás habíamos tenido la oportunidad de votar esa ley de emergencia y lamentablemente no le habíamos dado las herramientas necesarias al Ejecutivo”.
Argañaraz señaló que luego de eso, “el Ejecutivo generó otra ley que es la de necesidad pública que pasó en el Senado y luego cuando vino a diputados, el FPCyS presentó otra ley de necesidad pública; el Senado la rechazó y volvió a impulsar la ley original que ayer fue aprobada en diputados, con 12 votos positivos”.
El legislador indicó que “para hacer una autocrítica me parece que faltó lograr algunos consensos, pero lo que sí creo es que hoy es necesario darle todas las herramientas posibles al Ejecutivo porque el contexto cambió radicalmente, en nuestro caso le dimos nuestro apoyo donde aprobamos las dos leyes: la del endeudamiento por 15.000 millones de pesos para el tratamiento por la pandemia del coronavirus y la de necesidad pública”.
Por su parte el diputado provincial del FPCyS Pablo Pinotti, se refirió a la sesión extraordinario que se llevó adelante este martes en la Cámara de Diputados donde se aprobó por unanimidad la posibilidad que el Gobierno se endeude por 15 mil millones de pesos para hacer frente a la situación de la pandemia del coronavirus y que afecta a la Provincia: “de esta manera habilitamos al gobernador la posibilidad de endeudarse por ese monto: de allí, 3 mil millones son para la creación de un programa específico para municipios y comunas con el mismo fin”.
“En una sesión extraordinaria e intensa donde aprobamos un decreto de la cámara desde donde resolvimos también por unanimidad la donación de los ingresos de cada uno de los diputados con fines sanitarios o sociales”.
Sobre la Ley de Necesidad Pública, Pinotti manifestó que, “es una ley que contempla un endeudamiento por 39 mil millones de pesos: de los cuales 10 mil millones son para gobiernos locales, 8.6 mil millones para Obra Pública, y 6 mil para hacer frente a la deuda flotante como lo plantea la norma”.
“En definitiva, son en total $52.000 millones de pesos que el Poder Ejecutivo estará en condiciones de tomar en materia de créditos para el funcionamiento y gastos corrientes. Unos 800 millones de dólares.
Sobre 50 diputados, sólo 12 votaron positivamente este proyecto y hubo 31 abstenciones de diferentes bloques: existe una mayoría amplia que no coincide con este proyecto: Sinceramente es una pena que no se haya podido sacar una ley más concienzuda, con mayores herramientas más allá de los superpoderes. Pero, en el contexto de la situación por la que atravesamos, con esta segunda revisión del proyecto, responsablemente nos abstuvimos para dar el quórum necesario” explicó Pinott.
“No compartimos el diagnóstico de que las finanzas de las arcas santafesinas están en profunda crisis. No había una situación que justificara una ley con una deuda de semejante magnitud. Tomar deuda para gastos corrientes no es aconsejable según los especialistas. Los santafesinos nos merecemos un nivel de debate al que siempre estuvimos acostumbrados institucionalmente: sin agravios, y constructivo”, subrayó el legislador socialista.
Entre los puntos de la ley, “se le otorga facultades especiales al gobernador que puede tomar algunas definiciones sin pasar por la legislatura. Lamentablemente, habrá una enorme discrecionalidad del modo de distribución de los fondos. La consideramos una pésima ley: nos hemos opuesto en la primera vuelta de la revisión, armamos un dictamen propio para que se pueda endeudar”.
Igualmente, Pinotti enfatizó: “Vamos a seguir desde nuestro lugar ayudando al gobernador y a su equipo en todo lo que sea necesario. De hecho, el actual presidente de la Cámara de Diputados, Miguel Lifschitz se suma al comité de emergencia, donde aportaremos a nuestros profesionales que tienen una vasta trayectoria y experiencia en salud pública. Hoy en Santa Fe el Frente Progresista dejó ocho nuevos hospitales, el Cemar en Rosario y el Cemafe en Santa Fe, dotados para hacer testeos de coronavirus, además de los 120 nuevos Centros de Atención Primaria de Salud, con personal calificado y comprometido”
Pinotti enumeró “otra particularidad· de la sesión: “el propio Lifschitz cedió la presidencia y desde una banca fundamentó los motivos por los cuales no votamos el proyecto que nos pedía Perotti, haciendo un racconto de las cosas que se han dicho y que no tienen veracidad con respecto a la situación de endeudamiento en la que se encontraba la provincia”.
Por último, enfatizó: “ahora faltan las principales herramientas: tomar definiciones, gestionar y gobernar. Siempre hubo momentos difíciles, donde cada mandatario ha tomado definiciones para seguir adelante y ninguno ha tenido una ley especial con financiamiento para gastos corrientes y superpoderes”.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar