Editorial

La Palabra 28 de marzo de 2020 Por Raúl Vigini
La maleta

Cada etapa de nuestra vida se va quedando con lo que más nos llegó. Prendidas como broches, afirmadas como puntadas, la memoria selectiva elige, guarda, conserva, protege, reúne, recuerda situaciones. Si no es la infancia, será la adolescencia, pero sin dudas esos años nos permiten iniciar nuestra formación personal, identificar gustos, recurrir a aprendizajes, echar mano a acontecimientos que nos movilizaron, conmovieron, agradaron. Nuestra entrevistada tomó ese tiempo propio desde su ciudad natal, lo procesó, lo transformó, lo invirtió, lo desarrolló. Hoy esa vivencia le permite concretar su proyecto profesional que tiene mucho de afectivo. Aquella música nativa regional que escuchaban sus padres, hoy es su objeto de estudio, además de interpretarla. Y quizás pensarla para su futura generación. De esta manera desde LA PALABRA, dedicamos en el mes de la mujer, ediciones a referentes locales, regionales y provinciales con la intención de que este homenaje sea permanente. 

Raúl Alberto Vigini

[email protected]

Te puede interesar