A Tokio le había sucedido en 1940

Deportes 25 de marzo de 2020 Por Redacción
En ese entonces por la segunda guerra mundial. Hasta el momento fueron apenas tres las ocasiones en las que se suspendieron los Juegos
En 1916, los Juegos de Berlín quedaron sin efecto debido al desarrollo de la Primera Guerra Mundial, un conflicto que había estallado dos años antes, que se cargó 10 millones de muertes y que involucró a cuatro continentes, con Europa como epicentro. La ciudad alemana había sido elegida el 27 de mayo de 1912, en la 14ª Sesión del Comité Olímpico Internacional realizada en Estocolmo, Suecia. En la designación, dejó atrás a Alejandría, Ámsterdam, Bruselas, Budapest y Cleveland.
Muchas de las instalaciones ya habían sido construidas, pero se tomó la determinación de cancelar definitivamente el evento.
Algo similar ocurrió veinticuatro años más tarde, con la edición que se iba a disputar justamente en Tokio. La capital japonesa había sido elegida en 1936 como sede para de 1940 para albergar la ceremonia, pero decidió renunciar a su candidatura antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial.
Aquella vez, el COI trató de trasladarlos a Helsinki. Sin embargo, la Unión Soviética invadió Finlandia en 1939 y no le dio chances de buscar un plan B. La conflagración duró hasta 1945, así que tampoco les permitió celebrar los Juegos que iban a realizarse en Londres durante 1944.
A modo de resarcimiento, el comité nombró a esa ciudad inglesa como sede de los siguientes. En todos esos casos, las versiones de invierno también fueron canceladas.
Existieron otros hechos que no llegaron a frenar por completo el funcionamiento, pero sí causaron problemas y suspensiones temporales. Ocho terroristas palestinos asesinaron a once atletas israelíes en la Villa Olímpica durante la cita realizada en Munich 1972. A pesar de que Israel exigió la cancelación, la acción sólo se frenó por 36 horas.
Atlanta 1996 también sufrió un atentado. Dos personas murieron y otras cientas resultaron heridas luego de que una bomba plantada en el Parque Olímpico explotara. 24 horas más tarde, los Juegos se reactivaron.
En Montreal 1976, aconteció el primer boicot de la historia de la ceremonia. Varios países africanos decidieron no participar como protesta por la inclusión de Nueva Zelanda, país que había violado el boicot internacional a Sudáfrica durante el apartheid. La edición de Moscú 1980 fue incluso peor: la URSS había invadido Afganistán y eso provocó que Estados Unidos y otros 64 países no fueran, entre ellos Argentina.
La respuesta no se hizo esperar. En Los Ángeles 1984, ni la URSS ni 14 naciones del bloque del Este se presentaron.
Corea del Norte había presionado para realizar de manera conjunta los Juegos de 1988 que finalmente se desarrollaron en Seúl, Corea del Sur. Al ser rechazada su propuesta, optó por no formar parte de los mismos. Sus aliados Cuba, Nicaragua, Albania y Etiopía lo secundaron.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar