Clubes paralizados y una marcada incertidumbre

Deportes 20 de marzo de 2020 Por Redacción
La suspensión de las actividades, por ahora hasta el 31 de marzo pero aún sin certezas sobre cuándo se reanudará, en las instituciones, genera un panorama complicado. Esto se profundiza en los clubes de barrio.
FOTOS J. BARRERA ARGENTINO QUILMES./ Fue uno de los primeros clubes de la ciudad en suspender las actividades.  PEÑAROL./ Sus instalaciones, como la de los demás clubes, no tienen actividad deportiva.
FOTOS J. BARRERA ARGENTINO QUILMES./ Fue uno de los primeros clubes de la ciudad en suspender las actividades. PEÑAROL./ Sus instalaciones, como la de los demás clubes, no tienen actividad deportiva.
Nuestra ciudad, como en todo el país, ha paralizado la actividad en los clubes con sus distintas actividades deportivas de manera preventiva ante la propagación de la pandemia de coronavirus. Hasta el lunes, las únicas excepciones eran aquellas en que el fútbol profesional o semi amateur seguía disputando, sus campeonatos. Pero también la determinación de aislamiento alcanzó a este ámbito y de tal manera, ya no solo no hay más competencia, sino tampoco entrenamientos en conjunto.
En la mayoría de los casos las informaciones publicadas en las redes sociales de las instituciones estipularon una interrupción por dos semanas (hasta el 31) o tiempo indeterminado, evaluando la marcha de los acontecimientos, aunque también hay publicaciones de un parate hasta el 20 de marzo, como en el Club Independiente. En virtud de la situación imperante, seguramente se actualizará en su ampliación en las próximas horas.
Ya el viernes pasado comenzaron las primeras determinaciones en tal sentido, siguiendo el fin de semana y completando la decisión luego de la palabra del presidente de la Nación, Alberto Fernández, en la tarde del domingo. Esto involucra no solamente a las entidades civiles, sino también a los clubes privados, con lo cual por un tiempo las instalaciones deportivas estarán vacías en una buena medida de prevención.
También se aclaran que las secretarías en las sedes están funcionando de manera normal, con los recaudos propios ante la emergencia sanitaria decretada por la Municipalidad. Recordemos que la misma menciona en un párrafo que «se le solicita a las entidades deportivas, culturales, científicas, sindicales, académicas, religiosas y demás organizaciones de la sociedad civil, la cooperación en la implementación de las medidas recomendadas y/o dispuestas en virtud del Decreto, a fin de contener y mitigar el impacto sanitario de la pandemia».

TODOS PIERDEN
Bajo esta coyuntura tan perjudicial, tanto deportistas, como entrenadores, y los propios clubes, sufren las consecuencias.
Cuando hablamos de deportistas, es en todos los niveles, tanto de edad como de competencia. Desde el más chico al más grande, porque se pierde ritmo de entrenamiento, pese a las buenas intenciones de los profes con sus rutinas para realizar en casa, mientras dure el aislamiento. De todos modos, vale la intención de atenuar el impacto de pérdida de la intensidad.
Para los entrenadores, ya sea para quienes entrenan en disciplinas individuales como colectivas, es probable que lo que se logró en la pretemporada se caiga sustancialmente. En cuanto a la mayoría de las disciplinas amateurs, acá en nuestra región no habían comenzado sus torneos.
Pero sí, en cambio, el parate interrumpió la Liga Provincial de Básquet, donde Atlético de Rafaela estaba por comenzar los play offs ante Alma Juniors de Esperanza luego de haber sido segundo en la fase regular. Cuando se reanude, es toda una incógnita saber cómo la retomarán los equipos. No obstante, esta es una realidad que afecta a todos por igual en cada ciudad o provincia.
Y luego viene el aspecto económico, en el cual a medida que pasan los días, genera mayor preocupación. Y esto afecta primero a los clubes, que con sus instalaciones paralizadas dejan de percibir ingresos por cuota societaria y deportiva, y luego a los entrenadores y profesores, que ven en riesgo la posibilidad de seguir trabajando y teniendo sus ingresos de manera normal. Hay muchos casos en que un cargo docente con horas de Educación Física genera cierta tranquilidad, pero en otros no.
En este aspecto, para clubes, puntualmente los de barrio, y profes es igual la preocupación. Sobre todo cuando los impuestos y servicios seguirán llegando todos los meses, y habrá que pagarlos, porque hasta aquí nada se ha informado sobre prórrogas en los vencimientos.
Si una cosa es aún más contraproducente dentro de este contexto, es la incertidumbre. Porque nadie puede asegurar en qué fecha se podrá volver a realizar una actividad deportiva, lo más normal posible, en las instituciones. Ojalá sea lo más pronto posible. Así la pelota vuelve a rodar, y la rueda a girar.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar