"Donde voy quiero dejar una huella"

Deportes 19 de marzo de 2020 Por Redacción
Leonardo Ochoa va por ese camino en Ben Hur. El delantero habló de sus goles, los tiros libres, el equipo y el parate antes del clásico con 9 de Julio.
Ver galería FOTO M. LIOTTA SIEMPRE RODEADO./ Ochoa junto dos defensores rivales, pero generalmente se las ingenia para salir airoso.  EQUIPO./ Ben Hur logró un valioso triunfo el domingo.
1 / 2 - FOTO M. LIOTTA SIEMPRE RODEADO./ Ochoa junto dos defensores rivales, pero generalmente se las ingenia para salir airoso. EQUIPO./ Ben Hur logró un valioso triunfo el domingo.
(D.G.). El está acostumbrado a entrenar solo. Lo hace semana por medio, salvo días puntuales donde puede acoplarse al resto del plantel, porque su trabajo le impide coincidir con el organigrama de entrenamientos dispuesto por el cuerpo técnico de Ben Hur. Pero claro, en estos días todos los jugadores del fútbol del mundo, prácticamente, están en una situación similar debido al parate generalizado por la pandemia del coronavirus. De allí que para Leonardo Ochoa, no es algo demasiado complicado.
"El profe (César Bessone) nos dio un trabajo para mantenernos hasta el miércoles, que allí vemos si seguimos más tiempo por nuestra cuenta o volvemos todos juntos", cuenta el goleador de la BH, que lleva tres tantos en el Regional Amateur 2020.
Para ubicarnos un poco más en la zona elegida de la ciudad, menciona que "vivo en barrio Güemes, entonces puedo salir enseguida a correr para el campo. Si tengo que hacer algo más específico, lo hago cerca del Parque Industrial. Como trabajo, hay días que no puedo entrenar con el plantel, entonces ya tengo un lugar con todas las medidas preparadas".
El torneo se interrumpió después del partido con el mejor resultado para Ben Hur en el torneo, en un encuentro con dos tiempos bastante diferenciados en el rendimiento colectivo, pero que lógicamente dejó satisfacción. "Si, ni hablar. Era un partido difícil, teníamos que arrancar con los 3 puntos para subir en la zona y tratar de pasar, porque la verdad que es muy dura. No tenemos que perder puntos para clasificar", admitió el "10" del Lobo.
En su visión de la producción general, reconoció que "el primer tiempo lo jugamos mal, tiramos muchos pelotazos, fue muy trabado. Ellos por ahí tenían un poco más la pelota, pero tampoco era que llegaban a nuestro arco. Fue importante encontrarnos con el gol de Luis (Ybáñez), que pudimos calmar un poco la ansiedad, eso ayudó y a la vez termino el primer tiempo rápido. Pero en el segundo estuvimos mucho mejor, y quizás podríamos haber convertido mas goles".
Ante San Jorge, Ochoa casi siempre convierte. Este año lo hizo ya en dos de los tres partidos que jugaron y sobre el festejo del domingo, explicó que "un hincha, que estaba afuera, me había pedido que le dedicara el gol a él porque era su cumpleaños. Por suerte se pudo dar y por eso fui a buscar donde estaba".
En este partido anotó por segunda vez de tiro libre, en el mismo arco sur del "Néstor Zenklusen". Consultado sobre si practica mucho la ejecución, sorprendió respondiendo que "Siempre fui de patear los tiros libres, generalmente en todos los equipos que pasé el encargado de la pelota parada fui yo. Acá en Ben Hur, los sábados por ahí Carlos me hace patear dos o tres tiros libres, pero nada especial. Sí soy atento a la posición que tiene el arquero, como se para. A veces si le conviene patear a un zurdo, lo dejo a Marcos Quiroga. Sino trato de pasar la barrera".

LO QUE COMPLICA
Lógicamente, primero está la salud y la prevención ante la situación de emergencia sanitaria y en esto el fútbol con sus protagonistas son como toda la sociedad. Pero vislumbrando que luego llevará un tiempo natural recuperar el ritmo, Leo comentó que "si, lo charlábamos con los compañeros, justo ahora que estamos bien en el ritmo físico se para. Se frena un poco, pero hay que ser conscientes, cuidarnos, y entrenar cada uno bien por su cuenta".

EL GRAN OBJETIVO
A los 35 años y en su segunda temporada en la BH, el ex Peñarol sabe que tiene una de las últimas oportunidades para conseguir algo muy importante. Pero prioriza lo colectivo: "esto es todo grupal, uno cuando va a un club quiere dejar una huella y me encantaría ascender. El año pasado estuvimos cerca y ojalá este año se pueda conseguir. Seria un lindo recuerdo personal para el futuro".
Por eso Leo disfruta el presente, que lo tiene como una de las figuras, y referente del equipo, sabiendo que el hilo en el carretel no dura para siempre. "Hace como cinco años que vengo diciendo que es el último año que juego, pero es muy difícil dejar. Sobre todo por como está el país, porque yo no vivo del fútbol, pero es una plata que ayuda mucho (su familia la componen su mujer Delfina, y las hijas Alma y Francina). Y a mi me gusta mucho el fútbol".

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar