Un cóctel de fármacos para frenar el contagio

Notas de Opinión 17 de marzo de 2020 Por Redacción
Leer mas ...
FOTO AFP MADRID. La capital española está literalmente por el brote de coronavirus.
FOTO AFP MADRID. La capital española está literalmente por el brote de coronavirus.
Mientras comenzó a probarse ayer en Estados Unidos una vacuna para prevenir el contagio con coronavirus, del otro lado del Océano Atlántico, en España, se empezó a utilizar una medicación en personas que ya están contagiadas para evitar que transmitan la enfermedad a otros.
Se trata de un cóctel que incluye un fármaco para la malaria y la artritis reumatoide y un antiviral que utilizan los pacientes con VIH.
Fue una idea del reconocido infectólogo Oriol Mitja y comenzó a probarse ayer en el Hospital Germnas Trias de Badalona, un suburbio de Barcelona. Serán 199 personas que han dado positivas al test de coronavirus las que tomarán el cóctel durante siete días. Mientras que 2.850 de sus contactos tomarán durante cuatro días solo el medicamento de la malaria.
"Nuestra hipótesis es que se puede reducir así la carga viral y, si lo logramos, podríamos llegar a romper la cadena de transmisión de la infección”, explicó Oriol Mitja al diario La Vanguardia.
El Covid-19 es muy contagioso y los estudios muestran que puede transmitirse a cualquier persona con la que se tenga contacto durante 14 días. Incluso, los últimos estudios demuestran que puede hacerlo en su fase latente inicial cuando el portador aún no tiene síntomas ni sabe que está infectado.
"Sabemos además que entre el 10% y el 20% de los contactos se infectarán, hasta un 15% entre los más cercanos, los familiares”, advierte Mitja.
Si la combinación del antiviral y la cloroquina es exitosa, indica el especialista, la persona infectada dejará de ser infecciosa en menos días y la progresión del coronavirus podrá frenarse. Mientras tanto, la medicación que se le dispensará a sus contactos pretende, primero, que no llegue a desarrollar síntomas, y a la vez que deje de ser infeccioso en esa fase presintomática, antes de saber que es positivo.
“A los positivos les haremos un seguimiento continuo porque creemos que puede dejar de ser infeccioso en 3 o 4 días; a los contactos, mediremos la carga viral a los 14 días. Sabremos muy pronto si da resultados y en tres semanas se podría decidir si lo usamos para colaborar en aligerar la contención”. afirmó Mitja.
“Saber resultados tan pronto, en 21 días, y usando medicamentos largamente probados y de buen precio, permitiría extenderlo rápidamente para que los positivos infecten menos y para reducir el tiempo de confinamiento de los contactos. A falta de vacuna, podría ser una medida muy efectiva en cualquier país, incluidos los que no tienen manera de afrontar una epidemia como esta”, señaló Robert Fabregat, director de investigación del Departamento de Salud de Cataluña.
¿Por qué dos medicamentos? “Porque actúan sobre el crecimiento del virus por dos vías distintas”, señaló Oriol Mitja al periódico catalán. "Esa es una de las claves del éxito de los tratamientos antivirales en el VIH, atacar por varios frentes. El fármaco de la malaria, la hidroxicloroquina, tiene dos efectos: por un lado inhibe la vía de entrada del virus a la célula y por otro actúa contra su crecimiento dentro de la célula. En varios estudios chinos ya se apunta este efecto. El antiviral, el Darunavir, tiene un efecto inhibidor de una enzima, la proteasa, que está dentro del virus y la ayuda a crecer”.
Los especialistas juzgarán la prueba como un éxito si logran que la transmisión se reduzca entre el 15% y el 5%. “Un 10% menos de contactos infectados podría llegar a romper la transmisión de la infección".
España registró cerca de mil casos más de coronavirus en las últimas 24 horas, con un total de 8.744 casos confirmados y 297 fallecidos, frente a los 288 del día anterior, informó el coordinador de emergencias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón. El salto de domingo a lunes fue menor que el registrado el fin de semana, cuando entre sábado y domingo los casos escalaron en unos 2.000.
No obstante, hay otro dato que alarma a los expertos: en España el brote está avanzando más rápidamente que en Italia, el país hasta el momento más golpeado por la epidemia de COVID-19.
Las cifras no dejan margen para la duda y muestran que España, con unos días de retraso, está pasando por la misma situación de Italia, un país que el 24 de febrero ya tenía más de cien infectados (un número que España no alcanzó hasta ocho días después, el 3 de marzo).
Italia llegó en su jornada 15 de la epidemia a los 7.375 casos, mientras que España llegó a los 7.753 contagiados en su día 14 (contado desde que el brote se cobró los más de cien contagios), un dato que ayer, día 15 de la epidemia en el país, subió a 8744.
Ante el aumento exponencial de los casos del nuevo coronavirus en los últimos días que han llevado a España a ser el segundo país más afectado en Europa por detrás de Italia, el gobierno decretó el sábado el "estado de alarma" e impuso serias restricciones de movimiento a sus habitantes.
Según estas medidas, las 46 millones de personas que viven en España solo pueden salir de sus casas para comprar alimentos o medicinas, ir a trabajar o cuidar a personas dependientes.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar