Prisión preventiva para quien quemó a su madre

Policiales 16 de marzo de 2020 Por Redacción
EL CASO DE BELLA ITALIA: LA MEDIDA ES SIN PLAZOS

En horas de la mañana de este domingo, en la Oficina de Gestión Judicial que funciona en los tribunales de Rafaela, se llevó a cabo una audiencia de medidas cautelares a Miguel Angel. B de 23 años (N. del R.: aunque se conoce, se omite el apellido hasta que no tenga una condena de primera instancia), el joven que está acusado de ser el autor de haber quemado al punto de poner al borde de la muerte a su propia madre, en un hecho ocurrido el miércoles último a la 0:30 en la vecina localidad de Bella Italia.
Formaron parte de esta audiencia presidida por el juez Dr. Osvaldo Carlos, además del imputado, la Dra. Angela Capitanio por parte de la Fiscalía Regional N° 5 Rafaela, y la jefa de la Defensoría Regional (Servicio Público Provincial de la Defensa Penal) de Rafaela, la Dra. Estrella Moreno quien ejerce la defensa técnica del imputado.

REAFIRMA QUE FUE
UN ACCIDENTE

Lo más importante para destacar de esta instancia judicial donde el joven Miguel Angel B. quedó por decisión del juez Carlos con prisión preventiva sin plazos, es que el imputado hizo uso de su derecho a declarar en la audiencia, momento en el cual reafirmó todo el tiempo que todo se trató de un accidente y que en ningún momento él quiso hacerle un mal a su madre.
Lo que sí quedó en claro es que la intención fue quemar el automóvil Renault Clío perteneciente a Roberto Carlos M., la actual pareja de Romina L., su mamá, con quien el imputado mantenía desde hace tiempo una tensa relación, basada –según sus propios dichos- en la violencia intrafamiliar que estaban viviendo de parte de Roberto M., traducido en violencia física y malos tratos hacia el joven imputado y sus cuatro hermanos más pequeños.
Este caldo de cultivo terminó de explotar cuando Miguel Angel B. vio el automóvil de Roberto M. estacionado en la casa de su madre –según se dijo, rodado adquirido con dinero de su progenitora-.
Para Miguel Angel B. todo lo que vino después fue un lamentable “accidente”. Aseguró que lo une un profundo lazo con su madre y que de ninguna manera quiso quemarla sino que ella fue rociada con nafta accidentalmente y las llamas rápidamente se diseminaron desde el auto hacia su ropa, con lo cual jamás “quiso hacerle ningún mal”, recabó LA OPINION de fuentes consultadas en la víspera.
Ahora la Justicia, en la investigación penal preparatoria, deberá determinar la veracidad de esos dichos. Hay dos posibilidades: que lo dicho por Miguel Angel B. sea cierto, es decir que el fuego se esparció accidentalmente; o por el contrario, que el joven haya dirigido chorro de combustible y fósforo directamente hacia el cuerpo de su madre, independientemente de lo hecho con el automóvil, hipótesis que en un sentido natural y en el marco de los hechos parece poco probable. No obstante la Justicia tendrá la última palabra luego de poner en la balanza todos los ingredientes y pruebas del caso.

SIN ATENUANTES
Para la fiscal Capitanio lo sucedido no se trató de un mero accidente. Miguel Angel B. fue imputado por la Fiscalía bajo el tipo penal de "homicidio agravado por el vínculo mediante violencia de género, en grado de tentativa".
Cabe destacar que según lo consultado por LA OPINION, esta atribución legal de violencia de género puede habilitar la figura de "femicidio en grado de tentativa", en primer lugar. Y en segundo lugar en ningún momento de la audiencia se planteó la figura de atenuantes para lo hecho por Miguel Angel B.: ni actuó bajo emoción violenta ni bajo el efecto de ninguna droga, por citar sólo algunos de los posibles atenuantes que, repetimos, ni siquiera se debatieron en la audiencia imputativa ni en la de medidas cautelares.
Por lo dicho, para la Fiscal no habrían existido atenuantes. Para Capitanio, Miguel Angel B., tuvo la intención llana y lisa de matar a su madre, y por este motivo la roció con nafta y le prendió fuego –se recuerda que la joven víctima, Romina Ester L. de 39 años, terminó con el 80 por ciento de su cuerpo quemado y con pronóstico de vida reservado internada en el Hospital “José María Cullen”-.
Por lo dicho, la atribución penal que la fiscal aplicó y solicitó al juez Carlos para el joven de Bella Italia en la audiencia imputativa: "homicidio agravado por el vínculo mediante violencia de género, en grado de tentativa", tuvo su correlato en la audiencia de medidas cautelares donde el juez Osvaldo Carlos entendió que Miguel Angel B. deberá esperar su juicio oral o de procedimientos abreviados por el momento, con prisión preventiva sin plazos.

LOS HECHOS
En la lectura de los hechos, la Fiscal confirmó lo oportunamente publicado por este Diario en la edición del jueves, con algunas otras precisiones.
El miércoles 11 de marzo a las 0.30, Miguel Angel B. de 23 años, llegó a la casa que compartía con su madre en Bella Italia, en calle Córdoba al 100, y al ver estacionado frente a la casa el automóvil Renault Clío de la pareja actual de la mujer –Roberto Carlos M. de 38 años- entró en cólera.
Roció tanto al vehículo como a su madre (la Justicia determinará si fue o no accidental) –que intentaba evitar la acción de su hijo- con nafta -2 bidones de 5 litros de capacidad cada uno fueron secuestrados por la Policía- y luego arrojó un fósforo encendido.
Producto de este accionar, su madre fue internada primero en el Hospital “Jaime Ferré” de Rafaela y luego derivada al “José María Cullen” de la capital provincial con el 80 por ciento de su cuerpo quemado.
El mismo miércoles el director del Hospital “José María Cullen”, Dr. Juan Pablo Poletti, brindó oficialmente un parte médico del estado de Romina L. a los medios de comunicación, afirmando que la mujer estaba en “estado crítico y desesperante”, con “pronóstico de vida reservado”. El joven huyó del lugar del hecho pero horas más tarde fue detenido por la Policía de la Comisaría 6ª en la ciudad de Frontera.


Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar