Resistencia antibiótica: una de las mayores amenazas para la salud en el mundo entero

SUPLEMENTO RURAL 27 de febrero de 2020 Por Redacción
La resistencia a los antibióticos es una realidad que nos golpea a todos y llegó para quedarse. Sencillamente porque el hombre sigue abusando del ambiente, y montado en su irracionalidad, sigue desafiando los límites.
FOTO INTERNET JUAN M. BAECK. Lo que opina el médico veterinario.  IMAGEN ARCHIVO RESISTENCIA A ANTIBIOTICOS. Una imagen ilustrativa.
FOTO INTERNET JUAN M. BAECK. Lo que opina el médico veterinario. IMAGEN ARCHIVO RESISTENCIA A ANTIBIOTICOS. Una imagen ilustrativa.

Ojalá fuera una novela de Ray Bradbury o de Robin Cook.
La realidad, siempre sigilosa en los temas escabrosos, supera la ficción. Y la realidad es alarmante. A nivel mundial y a nivel doméstico.
Bacterias hospitalarias que apuran las altas médicas, tratamientos e internaciones que se extienden sensiblemente, neumonías inocentes que se llevan conocidos.
La resistencia a los antibióticos es una realidad que nos golpea a todos y llegó para quedarse. Sencillamente porque el hombre sigue abusando del ambiente, y montado en su irracionalidad, sigue desafiando los limites. Dios perdona siempre, el hombre a veces, y la naturaleza nunca. A mí no me va a pasar, es un pensamiento mágico que aleja nuestros miedos.
En una nota publicada por TodoAgro, el médico veterinario Juan M. Baeck entre otras cosas señaló que nos automedicamos, hacemos mal uso de los antibióticos, sin conciencia, abusamos del uso de antibióticos en nuestros animales sin ningún tipo de control ni racionalidad, usamos dosis sub-terapéuticas (APC) en animales para mejorar nuestros negocios.
A mí no me va a pasar... Y mientras tanto, sigilosamente, las bacterias se especializan en su capacidad de sobrevivir, a través de sofisticados mecanismos de adaptación-resistencia a la cada vez mayor cantidad de antibióticos que baten récords de tiempo en pérdida de eficacia.

"LO QUE NO TE MATA
TE FORTALECE..."

"Lo que no te mata te fortalece", axioma desplegado por la microbiota natural y patógena.
La enorme gravedad de esto es que estos mecanismos de resistencia, basados en adaptaciones genéticas (mutaciones, recombinaciones, entre otros), incluyen el intercambio de estos genes de resistencia entre bacterias de la misma especie y de otras especies, patógenas o banales, que no reconocen huésped.
Menuda generosidad biológica de estos minúsculos seres, que, entre otras formas, “excretan” al medio intercelular o intercambian fragmentos de ADN propio que incluyen los genes de resistencia, los cuales son tomados por otras bacterias para incorporarlos a su material genético, ganando así la capacidad de resistir a ese antibiótico.
Esto significa que una bacteria patógena que genera resistencia a un antibiótico en una vaca de tambo puede compartir este gen de resistencia con bacterias humanas patógenas o no patógenas, que hay millones. De la mano del tambero a la escuela de los niños, solo para marcar algún rumbo.
De esta manera, esta resistencia va a ir trasladándose rápidamente para llegar, indefectiblemente, a la sociedad, golpeándola tanto en el plano de la salud individual como en el plano de la economía.

A TENER PRESENTE
* Se puede producir sin antibióticos en las dietas.
Los promotores de crecimiento antibióticos clásicos (prebióticos) se basan, mayoritariamente, en el uso de dosis sub-terapéuticas de antibióticos, que logran alterar la microbiota ruminal o intestinal generando beneficios en la producción. Se usan desde hace más de 50 años con excelentes resultados productivos y económicos. Monensina, tilosina, virginiamicina, lasalocid, tetraciclinas, entre otras.
Y esto ha sido reconocido como uno de los mecanismos que ha colaborado fuertemente en el desarrollo de la resistencia antibiótica en humanos. A más presión de uso de un antibiótico, mayor incremento de la resistencia antibiótica de la población bacteriana objetivo.
Y para muestra basta hablar del gravísimo caso de la Colistina, antibiótico que jamás había sido usado en el hombre (antibiótico guardado como reserva estratégica frente a alguna pandemia) y que, aun así, YA tiene casos de resistencia en humanos (ver La Nación 14/1/17). La explicación es simple, claro está, de cara a los conocimientos actuales.

¿PARA QUE SE USA?
La colistina se usa como promotor de crecimiento en avicultura principalmente. El salto de la resistencia de las bacterias aviares a las humanas no se hizo esperar. Es por ello que la OMS y la OIE han lanzado una fuerte y urgente campaña mundial para erradicar el uso de antibióticos promotores de crecimiento.

PROHIBICION EN
ARGENTINA

Argentina adhirió a esta prohibición a partir del 1 de enero de 2019, a través de la resolución Senasa número 594-2015, que prohíbe el uso de los mismos, concentrando el uso de antibióticos para casos terapéuticos.
Esto no es un salto al vacío ya que existen en la actualidad alternativas en el uso de promotores de crecimiento NO antibióticos, naturales, de igual o mejor desempeño, que reemplazan perfectamente el uso de antibióticos.
"Hoy se puede producir más y mejor sin el uso de antibióticos en las dietas". (Dra. Elizabeth Santin. Profesora UFPR - Universidade Federal do Paraná, Jornadas RAM; SENASA, 2019).
Pero más allá del Senasa y las prohibiciones, es importante nuestra actitud profesional y responsabilidad social frente a esta realidad.
La falta de conciencia, la ceguera frente a esta la realidad, y la sordera frente a los avances científicos, conformó un cocktail perfecto para desembocar en esta actualidad crítica.
Ojalá que la razón y el bien común apuntalen nuestra voluntad de generar un cambio, apoyándonos en productos naturales.
Ojalá… antes que un simple resfrío nos ponga de cara a la realidad.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar

Boletín de noticias