Carta de lectores

Región 26 de febrero de 2020 Por Redacción
Leer mas ...

No comprendo fallos y decisiones judiciales

Señor Director:

Como ciudadano de esta Provincia y como Presidente electo de mi pueblo Humberto I, debo decir públicamente que no logro comprender los fallos y decisiones judiciales del Sr. Juez Osvaldo Carlos, basadas siempre en un criterio proteccionista hacia quienes delinquen.
Es posible suponer que, si en el caso Glaría se hubieran dado las cosas de modo inverso y uno de los delincuentes fuese el muerto, Gonzalo estaría preso y siendo juzgado como el peor justiciero del mundo. Es posible interpretar que en el sentido del Juzgador, las personas pertenecemos a categorías diferentes frente a la Ley penal. Víctimas y maleantes pareciéramos merecen diversa atención.
Pero, esta historia es diferente. Los delincuentes están presos desde hace unos pocos días y serán juzgados teniendo en cuenta todas las garantías de la Ley. Deseamos que esto traiga justicia (que no es igual a venganza, obviamente)
En nuestro país los delincuentes tienen derechos preferenciales. No sé si está escrito, pero si estoy convencido que es la percepción generalizada de los ciudadanos.
Los humbertinos estamos muy preocupados porque el Juez Carlos ha dejado en libertad a Gonzalo ´Corto´ Molina, con medidas alternativas a la prisión preventiva, luego de incontables robos producidos en nuestro pueblo. Entiendo que es un acuerdo al que arribaron la defensa y la fiscalía en esta permanente negociación de las cuestiones penales.
¿Es tema de negociación la materia penal Sr. Juez? ¿Quién defiende a las víctimas? ¿Por qué el Estado, a través del Ministerio Público de la Acusación, puede negociar respecto de los delitos cometidos a ciudadanos indefensos? ¿Siempre debemos constituirnos en querellantes para que alguien nos defienda? Estos y tantos otros interrogantes carecen de respuestas lógicas para los ciudadanos de a pie.
Las medidas alternativas que se le han impuesto a Gonzalo Molina resultan patéticas.
Prohibición de acercamiento y contacto con las víctimas: ¿Quién va a poder controlar esto? ¿Quién lo va a evitar? Del otro lado está toda la población, víctimas y blancos de este delincuente cuyo modo de vida no es otro que robar. Esta medida es de imposible cumplimiento, y tanto la Sra. Fiscal como el Sr. Juez deberían saberlo. Tendrían que fijarle domicilio en calle Belgrano 2421, Coronda.
Presentarse en el Juzgado Comunal cada 15 días: Le informo al Sr. Juez que esta medida también es imposible de cumplir. Nuestra localidad hace meses que no cuenta con Juez Comunal, o Juez Comunitario de Pequeñas Causas. Tampoco tenemos Secretario en el Juzgado. Esta medida no expresa más que desconocimiento, cuando no falta total de seriedad.
Señor Director, los Argentinos no estamos bien. Tenemos confianza en esta nueva etapa en la Provincia, pero la impotencia nos gana y el desaliento avanza. A la ciudadanía le interesaría mucho que los jueces en algún momento salgan de su espacio y le expliquen a la gente y a los damnificados hacia dónde vamos con este tipo de decisiones.
Muchas gracias Sr. Director, por permitirme compartir algunas reflexiones que pretenden poner de manifiesto cuán lejos está la gente común de este poder tan importante de la democracia, que tiene el deber nada menos que de aplicar Justicia.
Mauro Gilabert
Presidente Comunal de Humberto Primo

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar

Boletín de noticias