El FMI dijo que la deuda argentina no es sostenible y pidió una quita a bonistas

Nacionales 20 de febrero de 2020 Por Redacción
Se trata de un fuerte respaldo a la renegociación de la deuda que iniciará el Gobierno con los acreedores privados. El presidente Fernández, que se reunió con el ministro de Economía Guzmán, señaló: "celebro que el FMI reconozca la posición argentina respecto de los procesos de endeudamiento".

BUENOS AIRES, 20 (NA). - El Fondo Monetario Internacional (FMI) consideró ayer que la deuda de la Argentina "no es sostenible" y pidió una "contribución apreciable" de los acreedores privados. El comunicado, que representa un respaldo al objetivo de la Argentina de impulsar una quita de la deuda, fue difundido tras concluir la misión del organismo multilateral en el país y mientras el ministro de Economía, Martín Guzmán, se encontraba reunido con el presidente Alberto Fernández en Casa Rosada.
Se trata del gesto que necesitaba el Gobierno para contar con poder de fuego a la hora de hacer frente a las negociaciones con acreedores privados. De ese modo, el Fondo Monetario sostuvo: "A la luz de estos desarrollos, y sobre la base del análisis de la sostenibilidad de la deuda de julio de 2019, el personal del FMI ahora evalúa que la deuda de Argentina no es sostenible".
"Específicamente, nuestra visión es que el superávit primario que se necesitaría para reducir la deuda pública y las necesidades de financiamiento bruto a niveles consistentes con un riesgo de refinanciamiento manejable y un crecimiento del producto potencial satisfactorio no es económicamente ni políticamente factible", apuntó.
El organismo analizó que "en consecuencia, se requiere de una operación de deuda definitiva, que genere una contribución apreciable de los acreedores privados, para ayudar a restaurar la sostenibilidad de la deuda con una alta probabilidad".
"El personal del FMI hizo hincapié en la importancia de continuar un proceso colaborativo con los acreedores privados para maximizar su participación en la eventual operación de deuda", subrayó. Evaluó que en ese escenario "se requiere de una operación de deuda definitiva, que genere una contribución apreciable de los acreedores privados para ayudar a restaurar la sostenibilidad de la deuda con una alta probabilidad".
"El personal del FMI hizo hincapié en la importancia de continuar un proceso colaborativo con los acreedores privados para maximizar su participación en la eventual operación de deuda", insistió. Afirmó que "el personal del FMI y las autoridades continuarán dialogando estrechamente a medida que las autoridades continúen avanzando en la concreción de sus planes y políticas económicas".
Anticipó que en el contexto de la próxima reunión de ministros de Finanzas del G20, la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, se reunirá con el ministro de Economía, Martín Guzmán, "a efectos de definir los próximos pasos de la relación entre el FMI y la República Argentina".

PARA PICHETTO
ES "MUY BUENO"
El ex candidato a vicepresidente por Cambiemos, Miguel Ángel Pichetto, calificó como "muy bueno" el comunicado del FMI en el que el organismo pide a los bonistas privados que acepten una quita de la deuda de la Argentina debido a que el monto de las obligaciones es "insostenible".
"Me parece muy bueno el comunicado del Fondo Monetario. Siempre sostuve que el peor escenario para el país es el default. El Gobierno le tiene que buscar la vuelta. Ojalá el Presidente encuentre el camino para llegar a un arreglo con los acreedores privados y con el Fondo", sostuvo.
El ex senador remarcó que "el Fondo puede darle más plazos al país y eso puede ayudar". "Esta es una negociación que tiene que emprender el ministro Guzmán. Es el camino para que la Argentina no se vaya del mundo", añadió.
En declaraciones a Radio con Vos, Pichetto aclaró que la deuda que tomó el gobierno anterior fue para pagar deuda externa y para sostener el déficit del estado que tiene un gasto muy elevado", en tanto que remarcó que "el endeudamiento de Macri ha sido casi el mismo que el del gobierno kirchnerista".

PUNTOS DE VISTA
El ex secretario de Finanzas Daniel Marx advirtió que al Gobierno se le están "acortando los tiempos" para renegociar la deuda y consideró que si no hay acuerdo con los acreedores, la Argentina "quedará sin rumbo". "Los tiempos se van acortando y se puede estar metiendo presión en las reservas del Banco Central. Si no hay arreglo, quedará una Argentina sin rumbo", señaló.
Marx dijo que "se va avanzando en la negociación con el FMI. Hay vencimientos que van llegando y se siguen pagando intereses, por lo que se espera que en las próximas semanas haya una aceleración de las gestiones".
Por su parte, el economista Nouriel Roubini, quien anticipó la crisis del 2008, consideró que la Argentina va camino a una cesación de pagos de su deuda soberana. Roubini habló de un "default total" de la deuda por la falta de un plan económico claro. En un paper, Roubini sostuvo que "el riesgo de un default total está creciendo".
"El país no tiene un plan económico coherente para convencer a los acreedores de aceptar una oferta de canje con una significativa reducción de la deuda en términos de valor presente neto", sostuvo. Consideró que a las propuestas sugeridas por el Gobierno para discutir una reestructuración con los acreedores "les falta credibilidad".
En tanto, el economista Carlos Melconian consideró que el Gobierno debería presentar una "oferta muy pro-bonista" para tener éxito en la renegociación de la deuda en moneda extranjera. Según el ex presidente del Banco Nación, "los últimos acontecimientos en torno a la deuda mostraron que vamos a un escenario dual, de blanco y negro. Negro es terminar mal, y blanco hay que definir qué es".



Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar