Cómo construyeron en 10 días el hospital para el coronavirus con containers

Hábitat 10 de febrero de 2020 Por
En Wuhan, el epicentro de la enfermedad, inauguraron el centro de aislamiento para mil pacientes y lo construyeron en tiempo récord. Dentro de dos días, van a terminar otro hospital todavía más grande, a 40 kilómetros.

Por Paula Baldo para Clarín.
El 23 de enero comenzó en Wuhan, la construcción del hospital Huoshenshan para dar respuestas sanitarias a la violenta expansión del brote de coronavirus. Diez días después, tal como se había anunciado las autoridades chinas, el nuevo centro de aislamiento quedó listo para recibir pacientes. Al tiempo que el número de muertes ya asciende a 361 personas y los infectados, a 17.205.
El 5 de febrero próximo tienen previsto terminar un segundo hospital con capacidad de 1.300 camas en Leishenshan. Ambos centros, distantes unos 40 km, tratarán de contener la expansión del brote en su epicentro, la ciudad de Wuhan, que permanece en cuarentena desde el mismo 23 de enero en que se iniciaron las obras.
Una de las claves de la rapidez de construcción fue la organización de la obra. Según publicó China Daily, en la mañana del 24 de enero la empresa estatal de construcción de China estableció un grupo líder y conformó un centro de comando. El mismo día, ingresaron al predio 128 excavadoras, 160 camiones volcadores, 160 gerentes de obra y 240 trabajadores: también se formó un equipo de reserva de 2.000 personas.
Docenas de grúas trabajaron al mismo tiempo excavando el terreno de 25 mil m2 que pronto se convertiría en la base del hospital. Alguna de las dificultades inesperadas que debieron enfrentar los constructores fue nivelar el terreno, que tenía una diferencia de altura máxima de casi 10 metros. Además, como el proyecto se construyó cerca del agua, y solo había un acceso principal que conducía al sitio, hubo una gran presión sobre el transporte de materiales.
Mientras tanto, un equipo de diseño trabajó tres días en el proyecto del edificio y decidió hacerlo usando 780 contenedores marítimos. Así y todo, tuvo que producir los planos para los constructores trabajando contra reloj.
Partiendo de contenedores, el módulo del hospital resultó un rectángulo de aproximadamente 6 por 3 metros, ya que el tamaño estándar del contenedor el mercado es de 6,055 metros de largo y 2,99 metros de ancho. Los módulos llegaron listos para ser colocados en la obra, fueron izados y ubicados en su sitio mediante grúas.
El esqueleto estructural de los contenedores fue revestido con paneles aislantes que se utilizan para armar cámaras frigoríficas. Tienen un núcleo de material aislante y están revestido con chapa en ambas caras, con lo cual también está resuelta la terminación estética y sanitaria. 
El edificio solo está destinado a aislar a las personas afectadas con el coronavirus: "Tiene capacidades para evaluación y clasificación de pacientes, centro de imágenes, un laboratorio clínico, una farmacia y salas de aislamiento, pero no mucho más. No es un hospital en el sentido convencional", declaró a Daily China James Crispino, director de Gensler, una firma de arquitectura global con obras en todo el mundo.
La principal característica de la obra es su capacidad de manejar una buena ventilación para que el coronavirus esté aislado, ya que esta es la ruta principal de transmisión. Según Crispino, la esencia del edificio son las salas de aislamiento. Estas habitaciones especiales cuentan con una antesala para limpiar la ropa y las manos y un complejo sistema de ventilación que asegura una presión de aire negativa a los espacios y corredores adyacentes. Esto es necesario para que el flujo de aire sea únicamente hacia adentro de la habitación y no hacia afuera.
También es importante la distribución del aire de la manera correcta dentro de la habitación. "Se debe introducir aire desde el techo, sobre el paciente, y se debe extraer a lo largo de la pared sobre el perímetro del ambiente", agrega Crispino. Los sistemas de filtración capturan el 99.97% de las partículas suspendidas en el aire que pasa a través del filtro.
Por último, para garantizar que el proyecto se complete a tiempo, el equipo de gerenciamiento desarrolló un sistema de seguimiento en tiempo real de la obra. Para ello, elaboraron un “mapa de la obra” por hora, estableciendo una base de datos temporal que contiene todos los datos en tiempo real, como equipos, personal, materiales y también del proyecto.

Te puede interesar

Boletín de noticias