Padre dijo que su hijo "no hizo nada"

Policiales 08 de febrero de 2020 Por
Se trata del progenitor de Juan Padro Guarino, detenido por una muerte en Gesell.
BUENOS AIRES, 8 (NA). - El padre de Juan Pedro Guarino, uno de los rugbiers detenidos por el asesinato de Fernando Báez Sosa a raíz de una brutal golpiza a la salida de un boliche de la ciudad balnearia de Villa Gesell, visitó a su hijo en la Unidad Penal de Dolores y afirmó que el joven "no hizo nada".
"el no hizo nada, sepan disculpar. Se va a hacer justicia", dijo brevemente el hombre ante la prensa que aguardaba fuera del lugar.
Hasta el momento, Guarino no se encuentra entre los principales coautores del hecho, como Máximo Thomsen y Lucas Pertossi por filmar la escena, aunque sí está acusado de homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas.
En tanto, se complica la situación Pertossi, quien grabó el ataque con su teléfono celular, debido a que presentó "equimosis en nudillos y escoriación en dedo mayor" durante el peritaje, lo que significaría que habría golpeado a algo o a alguien con sus manos en la noche del crimen.
"Si realmente se confirma que estos chicos además de hacer lo que hicieron, lo grababan, vamos a pedir una ampliación de los agravantes, ya que estarían demostrando que mataron por placer, que esto les causaba cierto placer", señaló al respecto el abogado Fabián Améndola en diálogo con radio La Red.
A PUÑETAZOS Y PATADAS
El 18 de enero pasado a la madrugada, Fernando Báez Sosa fue asesinado a puñetazos y patadas en la puerta del boliche Le Brique y por el hecho permanecen detenidos los diez rugbiers oriundos de la localidad de Zárate.
Se trata de Luciano Pertossi, de 18 años; Ayrton Viollaz, de 20; Matías Benicelli, de 20; Alejo Milanesi, de 20; Blas Cinalli, de 18; Juan Pedro Guarino, de 19; Máximo Thomsen, de 20; Enzo Comelli, de 19; Ciro Pertossi, de 19, y Lucas Pertossi, de 20.
Los arrestados se encuentran alojados en la Unidad Penal de Dolores en una celda con camas cuchetas y un único baño, separada del resto de la población carcelaria.
Los rugbiers están acusados de homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas, por lo que podrían recibir una pena de prisión perpetua, tanto para los coautores como para los partícipes necesarios.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar