Gaggiotti: "estamos reacomodando precios y hay esperanzas de que el mercado repunte"

Locales 27 de enero de 2020 Por Mario Cabrera
El presidente de la Cámara Inmobiliaria de Rafaela realizó un balance de lo que fue el 2019 para el sector y de lo que se viene para este nuevo año, que en materia de ventas de inmuebles ha comenzado, extrañamente, de buena manera. En cuanto a los alquileres, se van adaptando a la realidad y en general hay acuerdo entre el propietario y el inquilino, ya que el comportamiento de estos es fundamental para realizar el nuevo contrato.
FOTO ARCHIVO INMUEBLES. Luego de un 2019 muy complicado, se espera que este año mejore la compra-venta de casas y departamentos.     LUIS GAGGIOTTI. Titular de Gaggiotti Inmobiliaria y Presidente de la Cámara local.
FOTO ARCHIVO INMUEBLES. Luego de un 2019 muy complicado, se espera que este año mejore la compra-venta de casas y departamentos. LUIS GAGGIOTTI. Titular de Gaggiotti Inmobiliaria y Presidente de la Cámara local.

Banner-Web---La-Opinion---Moratoria

El sector inmobiliario hizo cuentas y los resultados que se arrojaron no han sido los mejores, ya que se ha confirmado que se ha cerrado el 2019, a nivel general, con los peores números de sus historia. Devaluación, suba de las tasas de interés y la incertidumbre política y económica, fueron y son los principales enemigos de esta actividad. Sobre este tema, LA OPINION dialogó con Luis "Lilo" Gaggiotti, actual presidente de la Cámara Inmobiliaria de Rafaela para saber cómo ha sido el año anterior en materia de alquileres y ventas de propiedades en la ciudad. "El año pasado fue muy difícil, con una baja importante en la actividad tal como se dio en todos los rubros. Las cuestiones políticas impactaron mucho en la economía, más que nada en el segundo semestre. El primer semestre había arrancado más o menos bien, pero después la baja fue muy fuerte de la actividad en los segundos 6 meses. Todavía estamos en un reacomodamiento de precios y que se está manifestando en estos días".

SOBRE ALQUILERES
Con respecto a los alquileres, Gaggiotti aclaró que "el tema de los alquileres es mucho más dinámico y se va adaptando a la realidad. Primero hubo como una pequeña resistencia lógica de los propietarios al querer actualizar los valores de alquileres con un valor inferior porque la inflación fue de un 55% y las actualizaciones de un 35%. Y ahí está la función de un buen corredor inmobiliario o de una buena inmobiliaria de poder compatibilizar los intereses de ambas partes. Dentro de todo, más o menos se fue ajustando y en este sentido se está trabajando bien en materia de alquileres".
No obstante, la idea del propietario pasa por tratar de mantener a los inquilinos. Y sobre esto, Gaggiotti expuso que "en realidad el propietario trata de mantener al inquilino teniendo en cuenta un tema importante, que son los antecedentes del inquilino, ya que si es respetuoso, pagador, que conserva una buena relación y mantiene la propiedad, el propietario siempre lo va a  considerar y tener en cuenta esta clase de inquilinos ejemplares. El comportamiento de los inquilinos en el transcurso del contrato anterior es fundamental. Son muy pocos los casos que se dan que no se ha llegado a un acuerdo y la propiedad se tuvo que desalojar porque no podía pagar o se fue a vivir a una vivienda familiar por razones económicas o laborales. En general, hay acuerdo entre las partes con los nuevos contratos siempre por debajo de la inflación real. Y en realidad, los alquileres se están pactando en forma anual, tal como lo expresa la ley, pero a veces el país te da algunas sorpresas y no sabemos exactamente cuánto va a ser la inflación del próximo año".
En cuanto a los alquileres de locales comerciales, donde hay una gran cantidad desocupados en la ciudad, la mano viene complicada también por el mismo motivo, producto de la baja actividad. "La actividad ha bajado un 30%, un número muy importante y el comercio ha sentido, indudablemente, el impacto de la economía que está en baja. Algunos tuvieron que cerrar, con otros se tuvo que hacer una renegociación de contrato para tratar de mantener al inquilino, algunos con prórroga, otros por 6 meses o por un año con valores muy por debajo por sobre la inflación como para tratar de mantener a esos inquilinos y ver qué pasa durante los próximos 6 meses, si el mercado repunta un poco o si la situación económica mejora. En este caso, se vuelven a reunir las partes para pactar un nuevo alquiler", agregó Gaggiotti.

SOBRE VENTAS
No caben dudas de que el dólar ha impactado mucho a la hora de la compra-venta de inmuebles. Por eso, "Lilo" agregó que "estamos en un proceso de ajuste de precios. El valor en dólares de las propiedades existentes han bajado entre un 10% y un 20% dependiendo del caso, si estaba muy por encima de los valores de mercado. Aquel propietario que tiene una oferta con los valores que han disminuido, seguramente se podrá realizar el negocio y pasar, con ese dinero, a comprar otra cosa que también ha bajo de precio. Y el impacto de la baja no depende de la zona, ya que si es en el microcentro será menor y si es en un lugar más alejado será mayor, algo lógico. Incluso, ahora, sorprendentemente en enero, que es un mes atípico, hemos tenido algunas operaciones que quizás venían un poco postergadas de antes producto de esta incertidumbre económica que había".

BUENAS EXPECTATIVAS
Ya en el final, acerca de los que espera para este 2020 teniendo en cuenta todos estos datos y el nuevo cambio de gobierno que se dio, el presidente de la CIR se mostró optimista, al anunciar que "como venimos de un piso muy malo en el 2018, lo que vemos para este 2020 es que se dilucidó un poco el panorama político, algo que lo tenemos claro. Con respecto a las medidas económicas, hasta ahora son muy pocas porque solamente se han incrementado los impuestos, lo que no es un buen incentivo para la inversión. Por otro lado, a la devaluación del dólar, afecta positivamente en la reposición de los bienes, o sea, hoy la construcción pasa a tener en dólares un 15% o 20% por debajo de lo que tenía hace un año atrás, lo que sería un aliciente para el que pudo hacer un ahorro en dólares teniendo en cuenta los valores actuales del metro cuadrado. Y sobre las tazas de interés de los bancos, la tendencia es que sean negativas, o sea, por debajo de la inflación. El ahorrista que no puede comprar dólares porque no hay o porque no se puede, se van a volcar a comprar bienes de uso o bienes de capital, como puede ser un lote o un departamento en construcción. Por este lado, tenemos esperanzas para que el mercado repunte".

Te puede interesar