El año más violento en la historia reciente de México

Notas de Opinión 22 de enero de 2020 Por
Leer mas ...
FOTO ARCHIVO COLIMA. Los habitantes arrojaron bolsas con cadáveres frente al Municipio.
FOTO ARCHIVO COLIMA. Los habitantes arrojaron bolsas con cadáveres frente al Municipio.
(Por Luis Pablo Beauregard)). - México ha alcanzado un nuevo hito en la epidemia homicida que vive desde hace más de una década. El país registró durante el primer año de gobierno de Andrés Manuel López Obrador un nuevo récord de asesinatos.
Las 35.588 víctimas contabilizadas en 2019 lo convierten en el año más violento desde que se llevan registros con una tasa de 27 homicidios por cada 100.000 habitantes.
Entre estas víctimas hay 1.006 mujeres asesinadas por violencia machista (femicidio). Colima, un pequeño Estado en el Pacífico con menos de un millón de habitantes, se ha repetido nuevamente como la entidad más violenta.
Con 760 homicidios tiene una tasa de 107 asesinatos por cada 100.000 habitantes, superior a la de El Salvador, con 62, que es uno de los países más violentos del mundo.
La cifra de 2019 registra un ligero aumento si se le compara con 2018, el último año de la presidencia de Enrique Peña Nieto, cuando el gobierno del PRI reconoció haber fracasado en la contención de los homicidios en el cierre de la Administración.
El año cerró con 34.655 asesinatos, 912 de ellos correspondientes a femicidios. El número revelado esta semana por el Sistema Nacional de Seguridad Pública confirma una subida de 2,6% en los homicidios dolosos en 2019.
El presidente López Obrador evitó hablar de la histórica cifra registrada en el primer año de su Gobierno. Durante su última conferencia de prensa, el mandatario se limitó a afirmar que la Administración seguirá combatiendo a los carteles del narcotráfico.
Pero también sostuvo que su Gabinete ha dado también importancia a la lucha contra "la delincuencia de cuello blanco", al señalar: "Yo sostengo desde hace mucho tiempo que el principal problema de México es la corrupción política".
El informe presentado por la Secretaría de Seguridad Pública reconoce, sin embargo, un aumento de las víctimas de cinco delitos prioritarios. Además del aumento de homicidios, los femicidios también pasaron de 912 en 2018 a 1.006 en 2019 y los secuestros de 1.559 en 2018 a 1.614 el año pasado. La extorsión registró el crecimiento más pronunciado con una subida del 29% con 8.523 víctimas. Por último, la trata de personas también aumentó un 12,6%, con 644 víctimas de ese delito en 2019.
Los números obtenidos confirman la falta de eficacia en el combate contra el crimen de López Obrador. La estrategia de seguridad sigue sin afianzarse mientras los encargados de liderarla, los secretarios de Seguridad y de Defensa, han pedido a la ciudadanía más tiempo para disminuir la sangría.
El informe subraya una violencia generalizada que rompe con la lógica de dinámicas regionales y focalizadas. Estados como Sonora, al norte de México, vieron disparar los homicidios un 57% durante 2019. También Hidalgo y Aguascalientes, en el centro del país, con un aumento de 49% y 32%, respectivamente.
Otras regiones que vieron incremento en los índices de violencia son Coahuila, Chihuahua, Campeche, Colima, Estado de México, Guanajuato, Michoacán, Nuevo León, Jalisco, Oaxaca y Quintana Roo.
A pesar de los malos datos, el cierre de 2019 hay cifras que invitan a tener una cautelosa esperanza. El Gobierno mexicano logró hilar cuatro meses en los que documentó menos de 3.000 víctimas de homicidios, entre septiembre y diciembre. Este periodo pudo romper con la preocupante dinámica que se instaló durante el verano de 2019, cuando tres meses dejaron 9.182 asesinados.
El arranque de 2020 tendría que confirmar una tendencia a la baja, pero la realidad parece contradecir a la estadística tras un inicio muy violento en estados como Baja California y Guerrero.
La cifra de homicidios presentada recientemente es de carácter preliminar. Un avance de las cifras definitivas del año pasado será presentado hacia el final de enero. Será entonces cuando el Instituto Nacional de Estadística y Geografía corrija y avale las cifras presentadas por las fiscalías locales, que suelen presentar vicios de registro y que, usualmente, contabilizan por debajo los homicidios dolosos cometidos en el país.
Por estos motivos, los especialistas en seguridad no descartan que el número definitivo aumente con los datos del INEGI y confirme que México sigue viviendo la pesadilla más violenta de su historia reciente. (Fuente: Diario "El País" de España).

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar