"Nunca se me pasó por la cabeza otra cosa"

Locales 16 de enero de 2020 Por Redacción
Luis Spahn devolvió este martes más de 2.000.000 de pesos en cheques que encontró en Esperanza y lo recompensaron con una pala.
FOTOS WEB CON LA RECOMPENSA. Luis Spahn junto a la pala.   EL HALLAZGO. Los cheques que devolvió el honesto ciudadano rafaelino.
FOTOS WEB CON LA RECOMPENSA. Luis Spahn junto a la pala. EL HALLAZGO. Los cheques que devolvió el honesto ciudadano rafaelino.

Banner-Web---La-Opinion---Moratoria

Un insólito caso sucedió en las últimas horas con un ciudadano rafaelino, a tal punto que llamó la atención de muchos al leer la noticia en los distintos medios y en las redes sociales. La historia, digna de contar, sucedió este martes con un vecino de esta ciudad, que se hizo famoso debido a un hecho muy curioso que lo tuvo como protagonista. Mientras viajaba hacia Santa Fe para realizar un trabajo, Luis Spahn encontró en Esperanza, en la ruta 70, a la altura de la rotonda que va hacia Franck, un manojo de papeles. Al observarlos, se dio cuenta de que eran cheques endosados, a un valor que ascendía a más de dos millones de pesos Tras notar esto, el rafaelino se comunicó con los propietarios de los cheques y desde ahí se dio la insólita secuencia en la que le entregaron un curioso "premio". En definitiva, los cheques pertenecían a una empresa dedicada a la fabricación de herramientas de trabajo de la zona, la cual le obsequió una pala por su gesto.
"Son cosas de la vida que se dan y para mi es algo corriente. Contento por la situación, he recibido muchos llamados de amigos que por ahí hacía mucho que no veía. En realidad, el hecho fue simple, ya que me encontraba viajando y encontré un fajo de cheques. Me dirigía a Santa Fe a buscar unos materiales, y al pasar por Esperanza, en la rotonda que va a Franck, encontré ese paquete tirado, ya que iba manejando muy despacio. Di la vuelta, lo busqué y vi que los primeros cheques eran de afuera, así que quería buscar a alguien para devolvérselos, buscando algún nombre que se repita. Entonces, llamé por teléfono a Santa Fe, le expliqué la situación a un compañero y le dije que no sabía cómo hacer para identificar al dueño de los cheques como para devolvérselos. Me dijo que vaya igual que no me haga drama que algo se nos iba a ocurrir. Después los di vuelta y vi que estaban endosados por la misma persona. Vi 2 o 3 y era algo que seguramente nos iba a ayudar. Entonces, ya en Santa Fe y junto con mi compañero, nos pusimos a charlar y sacamos la conclusión de que se le cayó a alguien justo enfrente de la empresa. Eso me dejó más tranquilo, porque imaginé otras cosas, como que fueron robados. Entonces llamamos a esa persona. Y después, con otro compañero, sacamos la cuenta para devolver lo que corresponde y nos dio 2.170.000 pesos aproximadamente. Así que hablamos con la chica, que era la apoderada, y le devolvimos los cheques. Seguramente, no me hubieran servido para nada a mi. Nunca se me pasó por la cabeza otra cosa, porque sé que hay mucha gente involucrada con eses cheques, que seguramente eran muy importantes. Alguien perdió algo, los encontré, los devolví y se terminó la historia", contó Luis, muy contento, en diálogo este miércoles con La Mañana de Radio ADN 97.9 FM.
Continuando su relato de esta linda historia, el rafaelino agregó que "cuando llegué a la empresa, entré por la guardia y tuve que esperar un rato largo. Fue todo tan rápido que no me acuerdo el nombre de la chica, que era la comisionista. Me atendió un hombre y le dije que buscaba a la apoderada de unos cheques que había perdido. Entonces, vino, le devolví los cheques, intercambiamos unas palabras, me agradeció y me felicitó por el gesto. Se mostró muy sorprendida, entonces como se trataba de una empresa de herramientas, me preguntó si me hacía falta alguna, le dije que ninguna, sigo el viaje. Entonces le ordenó a un muchacho ir a buscar una herramienta y trajo una pala. Estuve a punto de salir corriendo (risas), porque pensé en mi departamento, donde no tengo patio. También imaginé que si la dejaba o no la aceptaba me iban a tratar de vago, así que la agarré", sostuvo el entrevistado.
Sin dudas de que cuando uno lee o cuenta la historia parece un chiste, pero indudablemente, Luis hubiese hecho lo mismo con cualquier otro elemento que hubiese encontrado. "Mientras exista la posibilidad de localizar a una persona que pierde algo, lo hago y punto. No se trata solo de dinero. Son cosas que me hacen sentir bien conmigo mismo.
Sobre su vocación, Spahn contó que "soy subcontratista de Telecom desde hace muchos años, pero estoy a punto de quedarme sin trabajo por una movida comercial. "Soy el único técnico de última milla que hay acá, de los grandes clientes. Hace 20 años que me dedico a esto y la vengo peleando todos los días. También tengo otro laburo, como poner sonido en fiestas".
Sobre el hermoso gesto, que fue parte de los valores que le enseñó su padre, también narró una historia muy similar que le sucedió. "Teníamos un bar y un día salí apurado y tenía dinero guardado en una cajita de alfajores Tatín. El estaba internado en grave estado, tenía una Chevy, la puse arriba del techo del auto y me la olvidé ahí y la terminé perdiendo. Después, una vecina muy amable me dijo que había encontrado una cajita y me la devolvió. Entonces, lo que siempre digo es que hay que devolver las cosas, no es tan complicado el asunto, sino que nos complicamos nosotros mismos. Lo que para uno no es importante, para el otro a lo mejor puede significar la vida".
Por último, también adelantó lo que hará con la recompensa. "No tengo idea que voy a hacer con la pala. No tengo ni un cachito de tierra en el jardín, así que seguramente tengo que colgarla porque me genera un problema".

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar