“Toda pérdida produce una herida y toda herida requiere un proceso”

Locales 13 de enero de 2020 Por
Los complejos tiempos que se viven con situaciones traumáticas o de pérdidas, requieren de una interpretación psicológica acerca de cómo el ser humano elabora esos procesos y enfrenta esos momentos. “Es un proceso doloroso que puede durar más o menos tiempo porque depende de cada uno”, explico el Lic. Héctor Sierra.
"PACHU". El ex concejal de la ciudad, se refirió uno de los temas que más hizo ruido en la ciudad en los últimos tiempos.
"PACHU". El ex concejal de la ciudad, se refirió uno de los temas que más hizo ruido en la ciudad en los últimos tiempos.
Los arrebatos violentos, la muerte de un ser querido de manera repentina o la pérdida del trabajo llevan al ser humano a tener necesariamente que elaborar un proceso de duelo que no siempre es de la misma manera. Por eso requiere de la elaboración de estrategias internas y de etapas diferentes en las que las distintas emociones se presentan.
El Licenciado Héctor Sierra, director de la carrera de de psicología de la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales de Rafaela y ex concejal de nuestra ciudad, analizó este tipo de realidades: “toda situación de pérdida, no necesariamente la de un ser querido, puede ser también la pérdida del trabajo, provoca una respuesta emocional en los seres humanos conocida como proceso de duelo; el duelo psicológico es un proceso normal que atraviesa por varias etapas y que refleja el impacto emocional de las personas ante una pérdida, es un proceso complejo, dolorosos y que tienen distintos tiempos porque depende de cada personalidad. A veces ese duelo es más corto y hasta a veces puede durar más de lo normal y allí se convierte en un duelo patológico, es decir no en un proceso natural de duelo”.
El profesional manifestó que hay que tener muy en claro que toda pérdida produce una herida y toda herida requiere un proceso de cicatrización ante una herida.
“Hay una primera etapa en donde lo que aparece es un proceso de negación, en donde es tan brutal el golpe sobre todo cuando hablamos de la muerte de un ser querido, que es como que uno internamente piensa que eso que está pasando no puede estar sucediendo. Después de ese primer momento de negación es muy común que aparezca el enojo, la ira con las preguntas recurrentes de ¿por qué le pasó a él, por qué le pasó a ella? Después de esa etapa aparece una etapa de negociación, donde el sujeto que está atravesando el duelo empieza esa negociación que puede ser con Dios con la necesidad de aliviar ese dolor; después de esa etapa claramente ya se entra en un proceso de depresión, de tristeza, de angustia donde puede ser más corto o más extenso este momento”.
El Lic. Sierra continuó describiendo todo este proceso doloroso para cualquier persona a la que le toque pasar por momentos de este tipo y dijo que finalmente cuando se supera y se va cerrando esa etapa depresiva se pasa a una especie de etapa final donde el sujeto termina admitiendo la pérdida, procesándola y hace los ajustes para poder llevar adelante una vida normal.
Está claro de acuerdo a lo expresado por el profesional que no sólo como muchas veces se dice es una cuestión de tiempo el poder sanar, también se requieren ciertos mecanismos internos que tienen que ver precisamente con herramientas psicológicas que todo ser humano tiene adentro, como el pensar, analizar, comprender, explicarse cosas y es la parte activa de la elaboración del duelo. Se necesita esta actitud activa de esa persona que decide afrontar la pérdida.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar