"Sirve para recuperar parte del poder adquisitivo"

Locales 12 de enero de 2020 Por
El secretario de la UOM y titular de la CGT Rafaela se mostró optimista con la medida del nuevo gobierno y espera que la situación del país se pueda acomodar, aunque no será una tarea para nada sencilla.
FOTO ARCHIVO DIRIGENTE. "El nuevo gobierno está tratando de implementar medidas para que se fortalezca el mercado interno", opinó Roberto Oesquer.
FOTO ARCHIVO DIRIGENTE. "El nuevo gobierno está tratando de implementar medidas para que se fortalezca el mercado interno", opinó Roberto Oesquer.

En los primeros días del 2020, el nuevo gobierno encabezado por Alberto Fernández confirmó la suba salarial para los trabajadores del sector privado de 4.000 pesos. Cobrarán 3.000 con el sueldo de enero y se adicionarán otros 1.000 con el de febrero, y se espera que el sector público tenga el mismo esquema.
En diálogo con La Mañana, por Radio ADN 97.9 FM, Roberto Oesquer, el secretario general de la Unión Obrera Metalúrgica y titular de la CGT Regional Rafaela, comentó, acerca de este "bono" que "las cosas no se terminan de acomodar en lo laboral en este inicio de año, pero hubo un bono, un 'incremento solidario' según se publicó en el boletín oficial como para, de alguna manera, se pueda recuperar en parte el poder adquisitivo, la inflación y demás. El nuevo gobierno está tratando de implementar medidas como para arrancar y que el mercado interno se fortalezca. Creo que esa es un poco la idea. Esperemos que las cosas empiecen a encaminarse, aunque no será para nada fácil".
Sobre lo que tienen que esperar los trabajadores privados con este nuevo anuncio, Oesquer acotó que "lo que está confirmado, de acuerdo al boletín oficial, son 3.000 pesos en enero a cobrarse en el mes de febrero más otros 1.000 pesos más del mes de febrero a cobrarse en los primeros días de marzo. Eso irá con un ítem en el recibo de sueldo, que es el incremento solidario, y va a formar parte del salario, de aquí en más, y de alguna manera es a cuenta de una futura paritaria que cada sector va a desarrollar durante el año. De alguna manera viabiliza las cláusulas de revisión que tenían muchos convenios, al igual que el nuestro, en base a lo que se había acordado como pauta salarial el año pasado que indudablemente fue superado por la inflación. Este monto va a complementar eso y cada cual evaluará hasta dónde cubre el proceso inflacionario y el resto lo tendrá que reclamar o plantear en las distintas cámaras de los distintos sectores en las próximas paritarias. Por ahí va variando los porcentajes de acuerdo al ingreso de cada trabajador en las distintas actividades. En los sueldos más altos, una suma fija representa menos porcentaje y en los sueldos más bajos representa un porcentaje mayor y en este caso, es una ayuda más grande para los sueldos bajos. Hay que ir también a la par de la actividad, ya que el gobierno anterior había dado un bono de 5.000 pesos que todavía están terminando de pagar. Seguramente, con este nuevo incremento, en algunos casos se puede llegar a complicar alguna empresa que no la está pasando bien para que esto se haga efectivo. Si esto se dinamiza, se volcará seguramente al mercado interno y va a terminar siendo positivo. Indudablemente, las empresas deberán hacer un esfuerzo para afrontarlo. La retracción que veníamos viviendo fue terrible, y de alguna manera hay que empezar a viavilizar alternativas como para que la gente pueda tener un mayor poder económico o tenga un dinero más que es necesario porque la inflación no va a ceder de un día para el otro".
Igualmente, la mayor preocupación recae actualmente en los que menos tienen, que es lo más importante y lo que siempre ha destacado desde que asumió el nuevo presidente. "No quiero decir con esto que el que gana más no hace sus méritos, porque necesita también mantener el poder, pero en una situación como la que estamos viviendo, de alguna manera se le da una opción al que menos ingreso tenía. Creo que el nombre del item lo dice todo", agregó el dirigente.
Sobré qué evaluación hicieron las distintas empresas de esto, en líneas generales, Oesquer comentó que "tenemos un par de empresas que vienen complicadas, donde se les hace difícil poder completar la quincena o los bonos. Y si venís con una merma en la actividad y arrastrás algún problema financiero, como venían las tazas se hacía inviable totalmente poder hacerse de un crédito como para afrontar deudas. Paralelamente, hay otras empresas que están encaminadas y vienen trabajando medianamente bien y no tienen problemas en afrontar todo esto. Creo que el resto debe vivir una situación parecida y hay algunos rubros que están más afectados que otros. Hablando con gente de SMATA, dijeron que las ventas les cayeron notoriamente y que estaban preocupados. La situación es difícil para todos y muchos están esperando que a lo mejor, con esta alternativa, las cosas cambien un poco. Hay muchas inversiones que se han frenado y muchas metalúrgicas trabajan también para otros sectores, como el lácteo, los frigoríficos, etc. Algunos van innovando para tratar de ganar en el mercado y poder sostener los puestos de trabajo y viabilizar alternativas para un futuro mejor".
No obstante, la idea del nuevo gobierno justicialista es darle un mayor valor al mercado interno, y en este sentido, el entrevistado argumentó que "a los sectores estatales o jubilados o empleados públicos, el resto está supeditado a la provincia o al municipio. El estado puede imprimir moneda y le puede hacer frente, mientras que el sector privado no puede imprimir y tiene que tener fondos propios. Y es ahí donde marcaba la preocupación de esos sectores que no están tan bien y tengan con qué hacer frente a esto para responder a sus trabajadores. Las tazas de interés y los créditos bancarios están difíciles y se complican las cadenas de pagos también, porque las empresas cobran con cheques y es difícil comercializarlo y encontrarse con el efectivo para cumplir en tiempo y forma con las obligaciones de las quincenas y demás. Hay gente con mucha necesidad que está esperando cobrar ese dinero, así que ojalá que la cuestión pueda mejorar y que haya alternativas como para que estas empresas también puedan cumplir. El gobierno tendrá que ir viendo y evaluando todo esto, que no será de un día para el otro. Muchos esperaban a ver lo que iba a suceder después del 10, pero ahora hace un mes que asumieron y estamos más o menos igual. Uno tiene una mayor preocupación por las empresas que tienen más inconvenientes porque los trabajadores necesitan ese dinero. También es cierto que cuando se genera un atraso, se trata de acordar y todo el mundo, con buen criterio, trata de ayudar para no crear más problemas todavía".
Por último, haciendo referencia a la visión o posición de la CGT a nivel nacional sobre cómo poder concordar decisiones con esa necesidad imperiosa que tienen los trabajadores, Oesquer añadió que "hay distintas alternativas. Como en todo orden, hay gremios que son más fuertes que otros en el sentido económico y en cuanto a los ingresos salariales. Y también hay sectores que no sufren tanto como otros y en ese marco también está interactuando el gobierno y va viabilizando alternativas. Creo que la gran mayoría de los gremios apoyaron este nuevo gobierno y seguramente más adelante se vendrán las exigencias de cada sector. Seguramente, habrá sectores que verán con muy buenos ojos esta suma fija que está dando el gobierno y otros sectores que no porque a lo mejor en paritarias pueden avanzar más o tener mejores alternativas por el nivel de actividad y demás. Lamentablemente, una buena parte de los trabajadores han sido bastante castigados y quizás con salarios menores a otras actividades. Esto es un poco el panorama que tenemos y como está planteado el juego sindical del país".

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar