Elogios del Fondo

Editorial 12 de enero de 2020 Por Redacción
Leer mas ...

Banner-Web---La-Opinion---Moratoria

Sin lugar a dudas el elogio que acaba de hacer el Fondo Monetario Internacional sobre los manejos de la economía en nuestro país en este primer tramo inicial del presidente Alberto Fernández, constituyó toda una gran sorpresa, siendo probable que haya dejado boquiabierto a más de uno, en especial a los propios simpatizantes del actual gobierno, ya que según se recordará una de las consignas preelectorales más contundentes era la de alejarse lo más posible del organismo financiero en cuestión, considerado algo así como el más terrible flagelo que castiga -y más que eso exprime- a los países progresistas, por definir de alguna manera a todos aquellos que gastan más de lo que producen. Por supuesto, la Argentina entre ellos.
De todas formas, este elogio es apenas un somero indicio de que tal vez las cosas se encarrilen hacia la búsqueda de una normalidad de la cual carecemos, ya que para alcanzar una meta tan ambiciosa hacen falta muchísimas medidas más, especialmente importantes, que corrijan las desviaciones tan pronunciadas.
Esas mismas que nos llevaron a integrar el nefasto grupo de los países con mayor inflación del mundo, triste clasificación en la que nuestro país ocupa el tercer lugar, detrás de Venezuela y Burundi.
Viendo ese dato es más que suficiente para justificar lo que decimos sobre el alcance y significado que puede tener este elogio del FMI, por ahora sólo en cuanto al direccionamiento de las medidas, señalando "el gobierno argentino ha anunciado medidas importantes para proteger a los más vulnerables y tratar de estabilizar la situación, en un contexto en el cual las cuentas fiscales no se vean afectadas", siendo hasta aquí lo potable y bien recibido, ya que después se apunta que "cualquier aumento del gasto para atender estos objetivos debe ir de la mano de un aumento de ingresos que lo financie de manera sana", donde la perspectiva comienza a ponerse mucho más seria para cumplir, ya que se conoce que hay en marcha una fuerte emisión monetaria, y que además se quitaron 76.000 millones de pesos del Fondo de Garantía de los jubilados.
Es decir, se desvirtúa la posibilidad de ir bajando la inflación, a la vez que se compromete el cumplimiento en tiempo y forma del pago de las jubilaciones, efectos que no se sentirán ahora, pero sí en el mediano plazo.
Por otra parte no puede quedar al margen del análisis, que estas medidas iniciales del gobierno que satisfacen al FMI, además del cumplimiento en el pago de vencimientos de deuda, llevan a conformar un escenario favorable para nuestro país en la búsqueda de una prórroga por dos o más años en cuanto a esos pagos, que tal como fue anunciado por el propio gobierno, son poco menos que imposibles de cumplir dadas las actuales condiciones de nuestras finanzas.
La negociación con el organismo internacional se halla en pleno desarrollo, razón por la cual se debe hacer buena letra en estos inicios de la gestión para facilitar el alcance de un acuerdo.
De todos modos, como para no suponer que las condiciones están dadas en su totalidad, el FMI sostuvo la importancia que tiene el diálogo, sobre el cual se deberá "avanzar de manera más profunda y detallada".
El presidente Fernández fue claro y contundente durante su mensaje ante la Asamblea Legislativa, sosteniendo que "no hay pago de deuda que se pueda sostener si el país no crece", dejando bien sentado para nuestro principal acreedor que para cumplir con los pagos futuros se deberá hacer una reestructuración de la deuda, que es justamente lo que ahora está en juego.
Estos son apenas los primeros pasos y la discusión puede ir para largo, especialmente considerando el alto nivel de incumplimiento que ha tenido siempre la Argentina.
Con echar la vista poco tiempo atrás, tenemos pruebas al canto, pues casi todo lo comprometido por el anterior gobierno de Mauricio Macri, que obtuvo el préstamo de mayor monto de toda la historia del Fondo, se cumplió poco y nada.
¿Se repetirá la historia o esta vez habrá cumplimiento? Sólo el transcurrir del tiempo podrá ofrecer una respuesta a este interrogante.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar