Caso Glaría: el juez falló en base a una "contradicción" y una "omisión"

Policiales 11 de enero de 2020 Por Redacción
EL JUEZ CARLOS DIO A CONOCER LOS FUNDAMENTOS DEL FALLO GLARÍA
FOTO ARCHIVO JUEZ OSVALDO CARLOS. Quien entiende en la muerte de Gonzalo Glaría había sorprendido con su decisión de negar la prisión preventiva a los imputados.
FOTO ARCHIVO JUEZ OSVALDO CARLOS. Quien entiende en la muerte de Gonzalo Glaría había sorprendido con su decisión de negar la prisión preventiva a los imputados.

Banner-Web---La-Opinion---Moratoria

Por Javier Alfonso, (Redacción LA OPINION). - Luego de lo ocurrido el lunes 6 de enero, cuando en dos audiencias de medidas cautelares llevadas a cabo en los tribunales de Rafaela, el juez de investigación penal preparatoria Dr. Osvaldo Carlos, denegase lo solicitado por la fiscal Angela Capitanio, en orden a otorgar la prisión preventiva a los dos imputados por el "homicidio en ocasión de robo" cuya víctima fuera el joven Gonzalo Glaría; el juez Carlos dio a conocer con fecha 8 de enero de 2020, los fundamentos que lo llevaron a tomar tal determinación.
En los fundamentos, Carlos hace alusión a una "contradicción" y a una "omisión" en los hechos imputados por la Fiscalía, que lo llevaron a fijar medidas alternativas a la prisión preventiva para los jóvenes Matías Perea y Cristian Milessi y rechazar la medida de la prisión preventiva.

FUNDAMENTOS

En los párrafos iniciales de su argumentación, el Dr. Carlos sostiene que, "considerando: que culminada la audiencia de medida cautelar de fecha 6 de enero de 2020, realizada a pedido de la Sra. Fiscal Dra. Angela Capitanio, dispuse que el imputado Matías Perea fuera sometido a medidas alternativas a la prisión preventiva, consistentes en quedar al cuidado de su tía Verónica Soledad Perea, presente en la Sala, la obligación de presentarse una vez por semana ante la OGJ de Rafaela, la prohibición de salir del país y de comunicarse con familiares de las víctimas y testigos del hecho. (N.de R.: similar instancia le corresponde a Cristian Milessi, quien quedó al cuidado de su madre Laura de los Angeles Milessi).
Continúa el juez Carlos: "Pasaré a continuación a explicar las razones que abonaron lo decidido".

"CONTRADICCION"
Luego de repasar el hecho imputado por la Fiscalía, el juez habla de una "contradicción" y de una "omisión" en la imputación hecha.
Continúa: "Decía de la importancia de establecer lo ocurrido, para llegar a una adecuada calificación legal. El relato de la Fiscalía nos muestra, sin embargo, una contradicción (A) y una omisión (B) de fuerte impacto.
"A) La contradicción surge al cotejar los siguientes párrafos: 1."Luego de ello, Perea se apoderó de manera ilegítima de la suma de $4.000 que llevaba consigo Baltasar Durani y de un teléfono celular marca Samsung modelo J2 que el menor tenía en el bolsillo del pantalón, subiéndose el imputado a la moto descripta.
"En dicha ocasión el imputado Milessi soltó al menor en cuestión y también se dirigió para el lado en que se encontraba la moto, momento en que la víctima lo tomó de una de sus piernas logrando que Milessi cayera al piso. Ante ello, Perea se retiró del lugar manejando la moto en dirección a la Estación de Servicio "Texom" ubicada en intersección de las calles Av. Mitre y Roque Sáenz Peña, esquina sureste. El restante imputado Milessi se retiró corriendo de la zona...". Cabe consignar que éste último habría de correr por varias cuadras, siendo perseguido por Baltazar Durani.
"El menor le pidió a Glaría que lo lleve en la moto ya que le habían robado, respondiendo el nombrado en sentido negativo, al tiempo que emprendió la persecución de Perea y Milessi por Av. Roque Sáenz Peña, doblando en calle Triunvirato hacia el Este, ya que los imputados pretendían escapar del lugar y con ello consumar el desapoderamiento de los bienes del menor".
"¿Dónde advierto la "contradicción"? -sigue Carlos- Pues en que la Fiscalía prolonga el momento ejecutivo del delito hasta el desenlace, materializado por la caída del joven Glaría, cuando de su propio relato surge que Perea fue quien se llevó el botín del robo consigo, no siendo perseguido por nadie, y adquiriendo plena disponibilidad sobre el mismo, mientras Milessi sí era perseguido por un muy largo trecho.
"Ergo, el robo, según el propio relato de la Fiscalía, fue consumado por Perea, sin que adquiera relevancia jurídico penal el hecho de que éste en vez de disponer de lo robado haya optado por esperar en la Estación de Servicios a Milessi".
"Diríamos, para mayor abundamiento -sigue Carlos-, consumado el robo del art. 164 del Código Penal, en el periodo de agotamiento podrían los agentes haber cometido un homicidio culposo del art. 84 del Código Penal, pero
no haber agravado el robo en los términos del articulo 165 del Código Penal".
La Fiscalía pudo haber atribuido a Perea y Milessi el robo en concurso real con el delito que estimare habrían cometido en el momento del desenlace, pero no efectuó esa separación que el propio texto de la imputación propone, siendo prohibido que sea el suscripto (el Juez) quien vaya más allá de lo circunscripto por el Fiscal.
En otras palabras lo que dice el Juez es que en cuanto a la calificación penal -por ejemplo-, si podría haber cabido el tipo penal de "robo" en concurso real con "homicidio culposo", pero no la figura de "homicidio en ocasión de robo" propuesta por los fiscales, haciendo hincapié en una desconexión entre ambos hechos.

LA "OMISION"
"B) Cuál fue la omisión? -sigue Carlos-. La Sra. Fiscal no relata íntegramente las circunstancias fácticas que determinaron la caída del Glaría. En el video proyectado durante la audiencia cautelar, hemos podido ver cómo este joven intenta provocar la caída de los hoy imputados, arrojándoles una patada, y perdiendo inmediatamente después el equilibrio.
"Estas circunstancias fácticas -sigue- tienen una singular relevancia cuando de analizar el comportamiento de los imputados se trata, pues cómo no pusieron manos sobre Glaría sino hasta después de que éste cayera al asfalto, no se advierte con la nitidez deseable para ésta etapa del proceso, cuyo estándar probatorio es el de la "probabilidad", cual habría sido el ingrediente aportado por los mismos para la producción del resultado.
"En definitiva -redondeó-, estando al relato de la Fiscalía y al discurso de las partes en la audiencia, consideraré satisfechos los requerimientos del art. 220 inc. 1° del Código Procesal Penal en orden a que en el caso se ha cometido un robo emprendido por dos cómplices, y consumado por uno sólo de ellos, y he de considerar demostrado también que a continuación, cuando ambos coimputados se hubieron reunido de nuevo, se produjo una persecución, con el resultado de la muerte de Glaría".
Y añade que, "lo antes expuesto conducirá a que [...] se trata de un robo simple consumado, y de una conducta ulterior que no iría más allá de un homicidio culposo".
"El robo tiene una pena mínima de un mes de privación de libertad, y el homicidio culposo (ni siquiera atribuido por la Fiscalía como tal) de seis meses del mismo tipo de pena, por lo que en modo alguno puede considerarse satisfecho el presupuesto del art. 220 inc. 2 del Código Procesal Penal para imponer una prisión preventiva".
"Por lo demás, y desde ésta perspectiva [...] he de señalar que tampoco sería del caso la tipicidad propuesta por la Fiscalía, toda vez que el delito que prevé el art. 165 del Código Penal requiere que el homicidio sea tan doloso como el robo".
O sea que el homicidio podría haber sido imputado como "culposo" según el juez Carlos, pero nunca "homicidio en ocasión de robo" porque esta figura exige que tanto el robo como el homicidio hayan sido con dolo, con intención de cometer ambos delitos.

OTROS ASPECTOS

Entre otros aspectos el Juez añade también que, "no puede soslayarse que Perea carece de antecedentes condenatorios, y que no se ha ventilado en la audiencia ninguna razón que aconseje que la pena que eventualmente le correspondiera debiera ser de cumplimiento efectivo".
"En base a todo lo antes expuesto, considero obvio que la prisión preventiva no pude ser impuesta al justiciable, sin perjuicio de que el mismo merezca la sujeción a medidas alternativas [...] la peligrosidad procesal, [es] mínima en cuanto a riesgo de fuga".
"Cierro este tema subrayando que la prisión preventiva no puede basarse en los fines de la pena, pues si así fuera, constituiría un adelanto inconstitucional de la misma", señaló el Juez.

"RESUELVO"
Por todo lo mencionado anteriormente, el juez Osvaldo Carlos resuelve: "No hacer lugar a la prisión preventiva solicitada por la Fiscalía y en su lugar, aplicar a Matías Perea, las siguientes medidas alternativas a la prisión preventiva: quedar al cuidado de su tía Verónica Soledad Perea, obligación de presentarse una vez por semana ante la OGJ de Rafaela, prohibición de salir del país y de comunicarse con familiares de las víctimas y testigos del hecho", concluye la fundamentación del juez de IPP.


Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar