Solá debutará como canciller en la CELAC

Nacionales 09 de enero de 2020 Por
Leer mas ...
FOTO NA SOLA. El canciller con María Fernanda Espinosa, la candidata recibió el apoyo argentino para la OEA.
FOTO NA SOLA. El canciller con María Fernanda Espinosa, la candidata recibió el apoyo argentino para la OEA.
Felipe Solá arribó a la Ciudad de México para explicar en la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) que Alberto Fernández desea construir una agenda geopolítica que sea equidistante de Estados Unidos, respetuosa de las distintas ideologías que conviven en la región y capaz de mejorar la vida cotidiana en un continente plagado de asimetrías económicas y sociales.
Desde esta perspectiva diplomática, Felipe Solá hará hincapié en la crisis de Venezuela y la posición golpista de Nicolás Maduro, que mereció el repudio de todo el continente: desde Chile a Estados Unidos.
La CELAC exhibe tres características institucionales que pueden facilitar las intenciones del presidente argentino: reúne a todos los países de América Latina, no tiene influencia directa de la Casa Blanca y su programa se basa en un concepto de desarrollo diseñado en las Naciones Unidas.
El canciller protagonizará una agenda apretada y compleja que estará influida por la crisis en Venezuela, la situación institucional en Bolivia y el proceso electoral en la Organización de Estados Americanos (OEA).
Solá abordará estos temas con sus colegas de la CELAC, pero también desea explicar en el foro multilateral la mirada que Alberto Fernández tiene de la región y sus relaciones diplomáticas y comerciales con el mundo.
En este sentido, el canciller argentino mantendrá reuniones bilaterales con las delegaciones de Cuba, Ecuador, Perú, Surinam y Guayanas.
La cumbre de la CELAC iniciará con un discurso de apertura de Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, y su objetivo fundamental es despabilar un foro regional que está acechado por el Grupo de Lima, el Prosur y la propia OEA.
Alberto Fernández tiene intenciones de construir su propio liderazgo en América Latina y en simultáneo necesita del respaldo de Donald Trump para negociar en igualdad de condiciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI).
Son hechos políticos que podrían complementarse si el presidente argentino compartiera la misma metodología política que ejecuta su colega de los Estados Unidos.
El gobierno peronista considera que Nicolás Maduro debe participar en las negociaciones para salir de la crisis de Venezuela, desconfía del Grupo de Lima, apoya todas las actividades políticas de Evo Morales y dudó en mantener a Hezbollah en la lista oficial de organizaciones terroristas.
La administración republicana, en cambio, considera que la transición venezolana debe iniciar con la captura de Maduro, avala la actuación del Grupo de Lima, considera que Evo Morales se excede en el uso de su status de refugiado en la Argentina y sostiene que Hezbollah es una red fundamentalista que opera a nivel global sostenida por Irán.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar