EDITORIAL

Locales 04 de enero de 2020 Por Redacción
Leer mas ...

Banner-Web---La-Opinion---Moratoria

Flagelo de este tiempo

Aunque no existan estadísticas precisas que lo certifiquen, y por otra parte ni falta hacen, la movilización que se registró la noche del jueves en Rafaela fue una de las más importantes en cuanto a cantidad de participantes y ni que decir las razones que la impulsaron, ya que la inseguridad es desde hace tiempo el mayor flagelo que azota a los rafaelinos, dejando abiertas heridas que nunca llegarán a cicatrizar siquiera. Los reclamos han sido sostenidos, intensos, y por sobre todo justos, incluso desde estas mismas páginas, tratando como siempre el captar la preocupación e inquietud de los rafaelinos, hemos venido bregando y así lo seguiremos haciendo, en cuanto a la seguridad perdida, pero nunca se había tenido una manifestación tan contundente como en esta oportunidad reciente, donde coincidieron en el reclamo, que más que eso fue un sonoro grito en medio de la soledad, voluntades de toda índole, sin diferenciaciones ni signos políticos. Prevaleció la uniformidad de criterios, excepción hecha de algunos excesos fuera de lugar, ya que con expresiones violentas -que aunque pocas las hubo- se desvirtúa el objetivo central, especialmente hacia nuevas movilizaciones como seguramente las habrá, aunque el deseo de todos es que esta clase de episodios no vuelvan a reiterarse, al menos en esta magnitud.
Queda claro que Rafaela dijo basta, así no se puede continuar, por lo cual y aún admitiendo que se hicieron algunas cosas, está a la vista que han sido insuficientes, ya que la situación ha ido claramente empeorando, al compás del retroceso económico-social, del sostenido avance de las drogas, pero especialmente de la instalación cada vez más arraigada de la violencia como forma de vida, la pérdida de los vínculos familiares, y la constante resignación de valores.
Desde hace años la falta de seguridad aparece al tope de las estadísticas en cuanto a los temas que preocupan a la gente,pudiéndose recordar en tal sentido una encuesta publicada por LA OPINION hace ya 15 años,cuya autoría corresponde a Fernando Algaba, siendo la inseguridad con el 87% la mayor preocupación de los rafaelinos. ¿Qué se hizo desde entonces? Tal vez podrían puntualizarse muchas cuestiones, incluso algunas sospechosas estadísticas según las cuales se nos mostrada al delito en retroceso, pero la realidad marca algo absolutamente contrario. Queda claro que hemos empeorado, que el tobogán descendente es cada vez más pronunciado, y sobre el mismo nos encontramos nosotros, los ciudadanos del llano, expuestos a consecuencias que muchas veces son irreparables.
Es momento para que haya pronunciamientos claros, contundentes, pero que vayan mucho más allá del mero compromiso que luego es superado por el transcurrir del tiempo, sino apuntando directamente a las acciones. Es que el tiempo de las palabras, de las promesas -muchas veces incumplidas- ha quedado superado, es el pasado. De esa manera lo hicieron saber los rafaelinos este jueves reciente, con esa multitudinaria expresión de bronca.
Todos, absolutamente todos, en especial a quienes les corresponden las responsabilidades del caso,deben comprometerse en serio para que esto empiece a cambiar. No cabe más una policía distraída, ni una justicia tibia.
Es el momento para iniciar un cambio en serio, sin declaraciones rimbombantes, sino con acciones claras y contundentes que se traduzcan en hechos, y mucho más que eso en resultados. Los tiempos han cambiado, es cierto, no se puede seguir añorando aquellos años de absoluta tranquilidad y puertas abiertas, pero tampoco puede continuarse en el actual estado de situación, donde es un alto riesgo el salir a la calle.
Rafaela aguarda respuestas. 

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar