Carta de Lectores

Carta de Lectores 03 de enero de 2020 Por Redacción
Leer mas ...

Banner-Web---La-Opinion---Moratoria

¡Arriba las manos! ¡Esto es Solidaridad!

Sr. Director:

“La clase política viene vapuleada desde hace muchísimos años y mientras no se resuelve la situación económica los que estamos siempre expuestos somos los políticos, y a veces algunos con justa razón y otros porque la gente no ve lo que se hace, por eso yo creo que si la gente ve que el esfuerzo realmente sirve y ese dinero va a determinado lugar entonces allí se recupera la confianza”.
La verdad que iba a empezar mi escrito de otra forma, pero leer estas palabras que surgieron de la boca de un dirigente local que trata de justificar el simbólico congelamiento de su dieta, hace que ya no sepa si cambiar el tono de lo que pensaba escribir, si tirarme al piso a reír hasta diciembre 2020 o si llorar por los próximos 5 años, porque reafirma que no tenemos destino.
Desde hace días se impuso en el país la palabra solidaridad: en nombre de la Solidaridad, un grupo de “iluminados”, léase los políticos elegidos por voto popular, decidieron que un sector de la sociedad tiene que hacerse cargo del desastre que ellos mismos provocaron durante décadas: el empobrecimiento secular de un país que supo ser una Gran Nación. Decidieron que, a punta de pistola, léase mediante el pago de impuestos, los ciudadanos que se esforzaron para ser exitosos, los que se esfuerzan cada día para responsabilizarse de sus propias vidas, aquellos que no tienen ni subsidios, ni puestos regalados, ni estabilidad laboral, muchos que no tienen aguinaldos, ni vacaciones ni obra social pagas, tienen que hacer un esfuerzo aún mayor para pagar la fiesta de otros tantos, entre ellos, de los que crearon una verdadera orgía política en un Estado impagable.
Y como si fuera poco, como un mantra, comenzaron a repetir que el campo, que para ellos se trata de unos oligarcas que ganan dinero a costa de explotar al resto de la sociedad, es el que tiene que, una vez más, dejar su sangre en las arcas de las finanzas públicas para lavar todos sus pecados.
Hoy le quiero contar a este dirigente local, mientras le acerco un pañuelo para que llore por sentirse expuesto, que nosotros sí vemos lo que ustedes hacen: nos reventaron durante décadas, nos empobrecieron como país, como familias, como personas; nos sacaron las ilusiones de que cualquiera que se esfuerce puede disponer de sus bienes y sus logros LIBREMENTE según lo establece nuestra Constitución; nos quieren hacer creer que le debemos todo lo que ganamos o conseguimos a no sé qué cosa que llaman Estado Presente, que incluye miles y miles de políticos, asesores, funcionarios, empleados que sólo usufructúan las mieles de los dineros públicos, algunos sin hacer Nada y sin que se les caiga la cara de vergüenza. El Estado Presente que también incluye a miles de beneficiarios de subsidios por los que no se exige nada a cambio; como a miles y miles de “inválidos” que cobran pensiones de dudosa legitimidad y millones de jubilados que se sumaron al sistema previsional sin aportar un solo peso en toda su vida y hoy gozan de más beneficios que muchos aportantes en nombre de la Solidaridad.
Hoy se ajustan impuestos más allá de la inflación pero no se ajustan las bases no imponibles ni se permite ajustar los balances por inflación haciendo que todos paguen más que lo que racionalmente deberían pagar. Es más, como aproximadamente un 30% logra evadir los impuestos, los que tienen todo “en blanco” trabajan hasta 8 meses del año sólo para cumplir con el Estado Presente.
Al dirigente que cree que “si la gente ve que el esfuerzo realmente sirve y ese dinero va a determinado lugar entonces allí se recupera la confianza”, le quiero decir que no queremos que ese dinero vaya a ningún lugar. Queremos que ¡ Dejen de Saquearnos!. Ese dinero es nuestro, y nosotros somos libres de disponer de él como se nos ocurra. Es un derecho constitucional. Para robo ya los tenemos a los ladrones que nos acechan en cada calle, en cada esquina, en cada casa, todos los días de nuestra existencia, porque ni siquiera su “abnegado” esfuerzo sirvió para darnos una de las pocas funciones legítimas del Estado: la Seguridad. Y, cómo olvidarlo, también tenemos a los ladrones de guante blanco, delincuentes en la función pública, que se llevaron cientos de millones de dólares y gozan de la enorme impunidad que garantiza la inJusticia del sistema argentino.
Así que dejen de victimizarse, tengan Dignidad, bájense sus sueldos y dietas al nivel de ingreso de cualquier ciudadano argentino, ajustado por el tiempo que les ocupa en sus vidas, limpien a todo los zánganos que los “asesoran”, y sáquennos el pie de encima, porque, por si ya no se dieron cuenta, en nombre de la Solidaridad a punta de pistola, hace décadas que mataron a la República Argentina.

Lic. Lilián Koper
Rafaela

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar