De Vido ya está en su chacra de Zárate y festejará en familia por su liberación

Nacionales 15 de diciembre de 2019 Por Redacción
En diálogo con TN.com.ar, Alessandra Minnicelli contó la intimidad de la excarcelación y cómo fueron los primeras horas del exministro fuera de prisión. Cuáles son sus planes a futuro.
Por Cecilia Di Lodovico

Julio De Vido ya está en su chacra de Zárate, a la que llegó con los primeros rayos de sol del sábado y en la que lo esperaban su esposa Alessandra Minnicelli y su hijo "Julito".
El exministro de Planificación de Néstor y Cristina Kirchner fue excarcelado este viernes en la causa de los cuadernos, aunque debe cumplir prisión domiciliaria por la causa de Río Turbio -por lo que deberá soportar una tobillera electrónica-. Él y su entorno esperan que ese expediente también se resuelva de forma favorable esta semana.
Pasado el mediodía del viernes, Minnicelli recibió la primera buena noticia: la Sala I de la Cámara Federal de Casación Penal había hecho lugar al reclamo de la defensa de su esposo: ordenaron que el exministro de Planificación Julio De Vido sea excarcelado. Sin embargo, no pensó que el TOF 7, a cargo de la causa de los Cuadernos, haga efectiva la libertad con tanta rapidez.
Según contó su mujer a TN.com.ar, el exministro no quiere perder el tiempo y en sus primeros minutos en su casa ya está pensando en cómo ayudar a "los presos políticos que quedan" y no quiere abandonar la vida política. Aunque, hasta el momento, no se habla de ningún cargo.
También podría seguir ayudando a uno de sus hijos que es arquitecto, con quien empezó a colaborar en prisión. "Estoy muy contenta, no pensé que iba a ser tan pronto", dijo a TN.com.ar por teléfono.
"A la noche me llamó mi hijo para ir a cenar. Estábamos comiendo una pizza cuando llamó (Maximiliano) Rusconi, alrededor de las 22, y nos dijo que le daban la libertad a Julio", contó con tono alegre la pareja del exfuncionario. Cerca de las 3 de la madrugada, De Vido dejó la prisión de Ezeiza en un móvil del Servicio Penitenciario Federal que lo trasladó a su chacra de Zárate donde lo esperaban su hijo menor, "Julito"y su mujer.
"Llegó a las 5.40 de la madrugada", precisó Minnicelli que notó que todavía "estaba muy ansioso" por la novedad.
"Él estuvo durante dos años en una prisión de máxima seguridad, después lo pasaron a Ezeiza. Los colores en la cárcel son grises, opacos. Por eso, lo primero que le llamó la atención fue una pared que pinté verde y naranja. También fuimos a ver las plantas que habíamos colocado antes de que lo detengan. Ahora están enormes", reveló.
"Dormimos un par de horas nada más. Estamos disfrutando", dijo sobre la emoción que están experimentando por estas horas.
"Julio está activo, como siempre, organizando una reunión familiar para mañana". El exsuperministro desea ver a sus cinco hijos, 10 nietos y cuatro bisnietos. "Además, esperamos un desfile de amigos en los próximos días", adelantó.
"No dejan de llegarme mensajes y llamados. No llegué a responder a todos", dice Minnicelli ante el aluvión de contactos que recibió tras conocerse que De Vido volvió a su chacra de Zárate, aunque lo hizo con una tobillera electrónica: aún le queda que el TOF 1 defina si continuará con prisión preventiva por la causa de Río Turbio.
"Es una pulserita que no le molesta para nada", contó su esposa que abona la idea de que podría dejar de usar el dispositivo la próxima semana, si el TOF 1 lo excarcela al igual que el 7.

ESTIGMA, AMIGOS DE PRISIÓN
Y ALBERTO FERNÁNDEZ
El dispositivo de GPS no altera el ánimo del exsuperministro que se relaja junto a sus íntimos pero "no abandona la lucha por los presos políticos hasta que estén en libertad", aclaró Minnicelli que, al igual que De Vido, considera que se trata de "causas armadas" de las que "se hizo un uso y abuso desde lo mediático y lo judicial" durante la gestión de Mauricio Macri.
En ese sentido, la mujer se refirió "a la estigmatización" sobre De Vido por su paso por la cárcel. "Ser ministro no es delito. Se trata de una persecución. Ahora es momento de transitar procesos de libertad", indicó a la vez que contó que su marido recobró cierto bienestar físico durante su alojamiento en los penales federales.
"24 años de gimnasia política genera desgaste físico y mental. En la cárcel se tomó su tiempo para cuidar de su salud. Hizo mucho ejercicio por su diabetes", reconoció Minnicelli que también destacó los nuevos amigos que el exjefe de Planificación hizo tras las rejas, personas con las que es probable que no se hubiese cruzado en otras circunstancias. Incluso, puntualizó: "(Fernando) Esteche es un ser humano maravilloso".
El dirigente también amplió sus intereses en materia de literatura: se dedicó a lecturas que antes no hubiera elegido.
Sobre el futuro de su marido, Minnicelli estima que seguirá metido en la vida política. "Lo va a hacer toda la vida. Incluso hizo docencia en la cárcel". Negó que tenga la pretensión de ocupar algún cargo en el Gobierno.
Preguntada acerca de la influencia que tuvo la asunción de Alberto Fernández como presidente y sus palabras sobre "el uso arbitrario de las prisiones preventivas" sobre el fallo a favor de De Vido, su esposa fue determinante: "Lo que hizo Alberto fue no meterse y así recuperamos el Estado de Derecho. Los tres poderes son independientes y se nota. Ahora la Justicia puede actuar libremente".
De Vido tiene una condena de 5 años y 8 meses de prisión por la Tragedia de Once pero el fallo no está firme. Además está procesado por el desvío de 176 millones de pesos de fondos públicos destinados a la mina de Río Turbio. (Fuente TN.com.ar)


Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar