Fernández estableció por DNU la doble indemnización por 180 días

Nacionales 14 de diciembre de 2019 Por Redacción
En caso de despido sin justa causa durante la vigencia del decreto, los trabajadores afectados tendrán derecho a percibir el doble de la indemnización correspondiente. En la UBA, Fernández no aprobó a todos y afirmó que va a "seguir dando clases".

Banner-Web---La-Opinion---Moratoria

BUENOS AIRES, 14 (NA).- El Gobierno nacional declaró por Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) la emergencia pública en materia ocupacional por el término de 180 días. En caso de despido sin justa causa durante la vigencia del decreto, los trabajadores afectados tendrán derecho a percibir el doble de la indemnización correspondiente, de conformidad a la legislación vigente.
En los considerandos del decreto, el Ejecutivo remarcó que la tasa de desempleo se ha incrementado hasta el 10,6% en el segundo trimestre de 2019, un punto porcentual superior a un año atrás, con tasas que en el caso de los jóvenes superan el 18% en los varones y el 23% entre las mujeres.
En este sentido, la norma sostuvo que la dinámica del empleo asalariado registrado privado durante el último año muestra un marcado descenso que indica que 139 mil trabajadores y trabajadoras han quedado fuera del mercado laboral en el periodo septiembre 2018-2019.
Y recordó que ya en el año 2016 el Congreso advirtió sobre el incremento de despidos y sancionó el proyecto de Ley N° 27.251 que contenía la prohibición de los despidos sin causa, que fue vetado por el Gobierno anterior provocando hasta la fecha la perdida de 111 mil puestos de trabajo registrado.
La norma estipula que la medida no será aplicable a las contrataciones celebradas con posterioridad a su entrada en vigencia.

UN DIA EN LA 
FACULTAD
El presidente Alberto Fernández tomó ayer examen en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (UBA) a un grupo de alumnos de su cátedra en la casa de altos estudios, de los cuales algunos fueron desaprobados, y afirmó que va a "seguir dando clases".
Tras pasar la noche en la Quinta de Olivos, el mandatario llegó a la Casa Rosada a bordo del helicóptero y se subió a un auto oficial, con rumbo a la sede universitaria ubicada en Avenida Figueroa Alcorta 2263, en el barrio porteño de Recoleta.
El líder del Frente de Todos, como jefe de la cátedra de Teoría General del Delito y Sistema de la Pena, constituyó puntualmente la mesa de examen a las 10:00 en el aula 235, donde una de las primeras acciones fue solicitar que se retirara del lugar a "la prensa", según trascendió de parte de los alumnos.
Luego de encabezar los exámenes orales, en los cuales debió desaprobar a alguno de los alumnos que se había presentado, el jefe de Estado realizó breves declaraciones a los periodistas que se habían acercado hasta la sede universitaria y desmintió que fuera a pedir licencia del puesto docente, ya que legalmente no es incompatible ese cargo con el de Presidente.
"No voy a pedir licencia, voy a seguir dando clases, una vez cada 15 días: le voy a pedir a la Facultad un adjunto para poder hacerlo", explicó.
En ese sentido, el Decreto 1033/2001 establece que "el desempeño de horas de clase o de cátedra no se encuentra alcanzado por la incompatibilidad prevista en el Régimen sobre acumulación de cargos, funciones y/o pasividades para la Administración Pública Nacional".
Alberto Fernández se desempeña desde 1985 como docente en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (UBA): dos años antes, el dirigente peronista se había recibido de abogado en esa misma casa de altos estudios con un promedio de 7,80.
El actual Presidente dicta la materia Teoría General del Delito y Sistema de la Pena, que trata sobre temas como la política criminal, el dolo, la culpabilidad, la tentativa, las consecuencias jurídicas del delito y las penas, entre otros.
"Ayuda en el examen. Si no sabes algo, te ayuda en el examen para que lo sepas. No tiene intenciones de que desapruebes", contó una de sus alumnas en declaraciones a la prensa.
Y agregó: "Al otro día de su asunción nos mandó al grupo de WhatsApp el aviso de que iba a venir a tomarnos el examen y a firmar las libretas".
Tras cumplir con sus responsabilidad de docente, Alberto Fernández regresó a la Casa Rosada para reunirse con el vicepresidente de Google, Philipp Schindler.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar