Editorial

La Palabra 14 de diciembre de 2019 Por
Auténtica expresión

Son una forma acabada de la tierra que defendemos. Una suerte de resumen celeste y blanco. Algo de ciudad y bastante de campo. Ritmos sentidos e instrumentos nobles. Y todo con la estética debida. Profundos mensajes en coreografías bellamente inspiradas. Colores, lenguajes, sonidos, impronta de la mejor. Lo heredado y lo adquirido logran sus fines. Los bailarines renuevan el aire de la escena a cada instante. Todo merece el reconocimiento de los que observan. Porque detrás hay un equipo de prestigio que permite esa forma de expresión en un vuelo tan sincero. 

Raúl Alberto Vigini

[email protected]

Te puede interesar