Comienza juicio oral a sacerdote por abusos

Policiales 04 de diciembre de 2019 Por
EN RECONQUISTA
Un sacerdote católico de 51 años cuyas iniciales son NFM comenzará a ser juzgado mañana jueves como autor de delitos contra la integridad sexual de un niño y de una niña cometidos en la ciudad de Reconquista.
Será en el marco de un juicio oral que se desarrollará hasta el martes 17 en los tribunales de la ciudad cabecera del departamento General Obligado.
El sacerdote será juzgado como autor del delito de abuso sexual gravemente ultrajante agravado (por producir un grave daño en la salud y por ser ministro de un culto religioso reconocido) en perjuicio de la niña, y como autor del delito de abuso sexual gravemente ultrajante agravado (por la condición de ser un ministro de un culto religioso reconocido) en perjuicio del niño.
La acusación fue realizada por el fiscal Alejandro Rodríguez, quien representará al MPA en el juicio oral y público junto al fiscal Sebastián Marichal.
Por su parte, el tribunal pluripersonal que tendrá a su cargo la conducción del debate estará integrado por los jueces Claudia Bressan (presidenta), Santiago Banegas y Martín Gauna Chapero.

DELITO AGRAVADO
“Los abusos que investigamos fueron cometidos entre el jueves 26 y el viernes 27 de noviembre de 2015 en una casa perteneciente a la diócesis de Reconquista –en la que vivía el acusado– ubicada dentro del predio de la parroquia ‘María Madre de Dios’. En esta sede religiosa, el hombre investigado cumplía funciones como sacerdote”, precisó el fiscal.
“Las víctimas fueron una niña y un niño muy pequeños, a quienes no sólo sometió sexualmente, sino que también hizo que se observaran mutuamente mientras eran abusados”, agregó.
Rodríguez se refirió a las agravantes del delito atribuido al acusado. En relación a su condición de ministro de un culto religioso, el funcionario del MPA sostuvo que “se debe a que, al momento de los ilícitos, NFM cumplía funciones como sacerdote”. Por su parte, acerca de la agravante relacionada al daño en la salud de una de las víctimas, el fiscal subrayó que “la niña contrajo una enfermedad de transmisión sexual, la cual fue corroborada por los estudios médicos prácticos”.

AGRESIONES SEXUALES
Rodríguez remarcó que “el acusado realizó acciones que reúnen los requisitos objetivos y subjetivos de los tipos penales endilgados”. En tal sentido, consideró que “no quedan dudas que el sacerdote desplegó una acción tendiente a cometer los abusos sexuales, en circunstancias que son gravemente ultrajantes para las víctimas, en franco desprecio de la dignidad de ambos y siempre comprendiendo la irregularidad e ilicitud de lo que estaba haciendo”.
“Por su parte, las víctimas debieron sufrir agresiones físicas y psicológicas que no tenían por qué soportar. Además, los abusos sexuales generan consecuencias perjudiciales que dañan severamente el desarrollo afectivo, cognitivo y sexual de las personas, más aún cuando las víctimas son tan pequeñas”, argumentó.
Rodríguez sostuvo que “ni bien se nos informó de la denuncia, junto al fiscal Rubén Martínez ordenamos la realización de diversas diligencias, testimoniales y pericias, incluyendo cámara Gesell a la niña", señaló.

DENUNCIA
“La investigación se inició a raíz de una denuncia realizada por la madre de la niña abusada. La mujer se presentó el 23 de diciembre de 2015 en el Centro de Orientación a la Víctima de Violencia Familiar y Sexual de la Unidad Regional IX de la policía provincial y dejó constancia de lo ocurrido”, informó el fiscal.
Los padres y las madres de ambos niños se constituyeron como querellantes y solicitarán una pena de 16 años de prisión para el acusado.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar