Las maravillas argentinas

Editorial 01 de diciembre de 2019 Por
Leer mas ...
Las Salinas Grandes, el Glaciar Perito Moreno, los parques nacionales Talampaya y Nahuel Huapi, la Selva Misionera, el río Mina Clavero y el Bañado La Estrella son las 7 Maravillas Naturales de Argentina.
La decisión se conoció tras escrutarse el millón de votos de la gente, en una encuesta que se prolongó durante varios meses, hasta que se dio a conocer el resultado final, en un acto realizado en el Centro Cultural Borges de la Capital Federal.
La naturaleza fue generosa con nuestro país y esa belleza, que se extiende de norte a sur y de este a oeste, se ve claramente reflejada en la mención de los sitios que prevalecieron tras una elección con múltiples lugares postulados.
No es casualidad que el turismo interno siga creciendo de una manera tan significativa en los últimos tiempos.
Se pueden realizar dos lecturas de ese fenómeno. Una está directamente relacionada con los tradicionales centros, que no figuran en esta nómina tan selecta pero que siguen cautivando a la gente, como Mar del Plata, Bariloche, Villa Carlos Paz, las cataratas del Iguazú, el Sur y el Noroeste, por señalar solo a los más convocantes.
Argentina, en su extensa geografía, ofrece una amplitud de opciones, las que siguen potenciándose como consecuencia de otro factor que también debe tenerse en cuenta y que es el económico.
La cotización de la moneda extranjera, llámese dólar, euro y hasta reales, se disparó de tal manera como consecuencia de la devaluación, que muchas alternativas, que hasta poco tiempo atrás eran accesibles al bolsillo del laburante común, hoy están demasiado alejadas de esa realidad.
¿Quién no escuché decir alguna vez que las bellezas naturales de este generoso país no tienen absolutamente nada que envidiarle a las que se promocionan a nivel internacional?
Ese interrogante, tiene una respuesta lógica y contundente. Argentina ofrece lugares excepcionales y los turistas que llegan desde otros lugares se han multiplicado, por la diversidad de escenarios maravillosos.
Cuando llegó el momento de oficializar el resultado de la encuesta, se aclaró expresamente que el orden de las menciones respondía simplemente a una formalidad del acto, porque "las distinciones tienen el mismo grado".
Las Salinas Grandes, en la provincia de Jujuy, es un desierto de sal de más de 210 kilómetros cuadrados, a unos 3.600 metros sobre el nivel del mar.
Luego fue el turno del Glaciar Perito Moreno, ubicado en el Parque Nacional Los Glaciares, en Santa Cruz, considerada la gran masa de hielo viviente de 32 kilómetros por 5 y que es famoso por sus desprendimientos.
El Parque Nacional Talampaya, en el desierto rojo de La Rioja, en sus 220.000 hectáreas contiene riquezas arqueológicas, geológicas y naturales, además de singulares geoformas y atractivos paisajes.
Después de los desiertos y el frío le llegó el turno a los bosques húmedos y cálidos de la Selva Misionera, que se distingue por sus variadas especies vegetales y fauna tan particular como el yaguareté y el tatú carreta.
El quinto en anunciarse fue el Río Mina Clavero, en la provincia de Córdoba, que atraviesa esa localidad, en el Valle de Traslasierra, con sus aguas frías y curativas que nacen en la Pampa de Achala.
Le siguió otro Parque Nacional, el Nahuel Huapi, el primero del país y que se extiende por las provincias de Río Negro y Neuquén, con el gran lago del mismo nombre, montañas con nieves eternas y el centro de esquí más importante de América Latina.
El último, que muchos consideraron un "tapado", seguramente por no tener la misma promoción que los anteriores, fue el Bañado La Estrella de Formosa, destacado por su valor paisajístico en sus 400.000 hectáreas en las que hoy conviven animales protegidos, como el aguará guazú y el oso hormiguero.
Los organizadores de la compulsa destacaron la importancia de la elección para los lugares elegidos, porque la distinción es para siempre, ya que no habrá otro concurso de Siete Maravillas Naturales en la Argentina.
Jean Paul de la Fuente, en su carácter de director de la empresa que llevó a cabo la propuesta, dijo sentirse "muy feliz con los siete lugares, porque tienen una representación geográfica nacional y de diversidad completa".
Hubo lógica en la mayoría de los sitios nominados y sorpresas en al menos un par de ellos, pero lo más importante fue la participación de la gente, que tuvo oportunidad de participar de una elección que respondió a las expectativas.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar