Recomendaciones a tener en cuenta para que los alimentos sean seguros y saludables

SUPLEMENTO RURAL 28 de noviembre de 2019 Por
Es fundamental cuidar la higiene al cocinar para evitar el riesgo de intoxicaciones, y priorizar una alimentación bien equilibrada. "No hay que comer carne con algo sino algo con carne", dice Alberto Cormillot, experto en nutrición.
FOTO INTERNET ALBERTO CORMILLOT. Lo que dice el experto en nutrición. FOTO INTERNET ALIMENTOS.  Lo que se debe priorizar.
FOTO INTERNET ALBERTO CORMILLOT. Lo que dice el experto en nutrición. FOTO INTERNET ALIMENTOS. Lo que se debe priorizar.

Depende mucho de las creencias de cada persona. Desde el punto de vista oficial, si está autorizado por el Instituto Nacional de Alimentos (INAL), tiene los registros correspondientes que figuran en la etiqueta y no está pasada la fecha de vencimiento, se considera que es inocuo. A la hora de consumir alimentos siempre hay que tener en cuenta las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que se resumen en cinco puntos clave: mantener la limpieza, separar los alimentos crudos de los cocidos, cocinar completamente los alimentos para matar los microorganismos, conservar los alimentos a temperaturas seguras según cada caso y usar agua y materias primas seguras.
A continuación, el producto de una charla de Alberto Cormillot con Clarín Rural.
- ¿Cómo se pueden prevenir las contaminaciones en el hogar?
- Lavar es el primer paso para reducir el riesgo de intoxicaciones alimentarias. Desde las manos hasta la mesada de la cocina, es importante cumplir con el lavado apropiado para detener y evitar la propagación de gérmenes. En general las contaminaciones vienen a través de microorganismos imperceptibles al ojo humano). La gente dice “comí algo que me cayó mal” y normalmente no se debe a que la comida que este podrida sino por alguna contaminación por falta de higiene.
- ¿Cómo han evolucionado los conceptos "natural" y "productos manufacturados" entre la gente?
- De una manera bastante más variada. Hay un número creciente de personas que busca productos naturales pero no están bien definidos. Es natural lo que cada uno considera que lo es. ¿En qué momento deja de ser natural el pan, la leche o el jamón?
- ¿Qué implica una alimentación natural?
- No hay una definición de alimentación natural. Hay una creencia de que lo producido industrialmente es malo y lo no producido industrialmente es bueno. Además el Código Alimentario no especifica cuáles son las definiciones de natural o no natural. Hay mucho que se manifiesta con las creencias que puede tener cada uno.
- ¿Puede el etiquetado frontal de alimentos mejorar la salud de las personas a partir de brindar mayor información a la población?
- Sí, puede mejorar la información. El tema es que la gente no suele cambiar por la información, sino por la motivación. El etiquetado frontal parece dar resultado como parte de una política más amplia. Por ejemplo, la política del cigarrillo tiene cinco pilares fundamentales que son: prohibición de la publicidad, educación masiva sobre los daños, regulación de los lugares de venta y de consumo y política de precios. Con esas cinco cosas en conjunto los resultados son efectivos.
- ¿Comer sano es más caro?
- En general la proteína, la vitamina y los minerales tienen envases que son un poco más caros, pero todo es según cuáles son las preferencias de las personas. Comer harinas, arroz, papas es más económico, pero siempre hay en el mercado hay frutas y verduras que son de estación. Siempre hay en el mercado cortes de carne accesibles. Una cosa es comer algo con carne y otra es comer carne con algo. Otro ejemplo es que en nuestro país se comen muy pocas legumbres, que son un muy buen alimento.
Y la gente lo consume muy poco porque se fue perdiendo el hábito. Las arvejas, los porotos y los garbanzos hoy se comen poco y con el arroz sucede lo mismo. Los lácteos pueden ser un poco más caros, pero siempre se pueden comprar quesos que son más económicos y si se compra entre varios puede haber acceso a una fuente de proteínas de calcio y fósforo. En síntesis, es un poco más caro, pero también depende mucho de hasta dónde uno se las ingenie en el modo de hacer las compras y en la preparación.
- ¿Qué se puede hacer para cambiar el hábito de alimentación a nivel familiar?
- Estimular el consumo de agua en lugar de bebidas azucaradas, tratar de comer carne con algo y no algo con carne. Buscar las frutas y verduras de estación. Aumentar el consumo de legumbres y de arroz. Fomentar distintas preparaciones sabiendo que al chico le puede costar incorporar algunos alimentos a su dieta. Es muy difícil que en una casa la familia se alimente mejor si los mayores no se alimentan mejor. No se puede lograr que un chico coma bien si los padres no lo hacen.
- ¿Cuánto tiempo tarda el cerebro en registrar que el estómago está lleno?
- Si una persona come muy rápido, come más. Tarda más o menos unos 15 minutos en llegar la saciedad al cerebro. Y en esos 15 minutos se puede comer 400, 1.000 o 2.000 calorías. La cantidad de alimento ingerido en ese lapso puede ser muy variable. Se puede reducir la cantidad de calorías si uno se concentra en serenarse y comer de una manera calmada.
¿Una recomendación?
Hacer los cumpleaños una vez por mes. Porque en un aula que hay entre 30 y 40 chicos prácticamente hay un cumpleaños por semana, y eso es económicamente un inconveniente y además hay una gran cantidad de calorías.
- ¿En el manejo de la nutrición y los alimentos el caso de Chile es interesante?
- Sí. Siempre propusimos armar un Instituto de Nutrición como el de Chile, que es independiente de los vaivenes políticos y que arma políticas de alimentación que duran y pueden ayudar. En los últimos años, el país trasandino ha sido un modelo de la alimentación y nutrición. El Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA) es un organismo interdisciplinario de la Universidad de Chile y su misión es contribuir al logro de alcanzar una óptima alimentación y nutrición de la población chilena y latinoamericana por medio de investigación básica y aplicada; docencia de pre y postgrado, y extensión y asistencia clínica y técnica.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar