Editorial

La Palabra 30 de noviembre de 2019 Por
Esa fibra que aflora

Casi todos llegan a la institución siendo un familiar de alguien con problemas de salud mental. Otros por vocación personal. Pero en cada caso particular lo que aflora es el gesto altruista. Un grupo humano, que se siente con la pertenencia de un lugar tan caro a los sentimientos cuando de situaciones sensibles se refiere, ya está demostrando la fibra más íntima. El voluntariado que asiste para mejorar la calidad de vida de sus semejantes, merece el reconocimiento como benefactores de la humanidad.

Raúl Alberto Vigini

[email protected]

Te puede interesar