El Gringo Luis, ese actor que ama a su pueblo

Información General 27 de noviembre de 2019 Por
Leer mas ...
Ver galería FOTO PRENSA GRUPO TEATRAL// ELENCO// El grupo que dio vida a la divertida pieza en piamontés. LUIS PERETTI./ Producido para su personaje en la obra.
1 / 2 - FOTO PRENSA GRUPO TEATRAL// ELENCO// El grupo que dio vida a la divertida pieza en piamontés. LUIS PERETTI./ Producido para su personaje en la obra.

Hace algún tiempo, y por gentileza del Cavallieri Edelvio Sandrone, tuve la posibilidad de entregar como obsequio a un diplomático italiano oriundo de la región Piemontesa el libro “Gramática de la Lengua Piemontesa” autoría de la profesora Norma Brarda de Bruno y editado por la Asociación Cultural Piemontesa de Rafaela.
El amplio trabajo, sumado a una pulida presentación, sorprendió al agasajado quien, en perfecto castellano, me interrogó sobre los orígenes del mismo en estas tierras para él muy lejanas. La charla devino en la trascendencia e injerencia de la inmigración peninsular proveniente de este sitio, sus raíces, asentamientos, consecuencias y huellas que conforman nuestro genoma social.
No faltaron las bromas sobre gestos propios, apego a lo material, costumbres y formas sociales; todo ello sin pasar por alto las mil recetas de la bagna cauda o el salame casero. Como saldo de ese encuentro, el escriba encontró y profundizó una forma causal revisionista de la cuestión, apelando a tantos actos que nos unen o ligan a la esencia de los gringos, como los llamamos nosotros.
Sorprenderá a muchos la injerencia en el resto de los grupos fundacionales, dicho esto con conocimiento de causa ante mi descenso de polacos migrantes y alimentado cada día con situaciones que, de tanta cotidianeidad (SIC) se hicieron comunes.
En estos días me entero de la puesta en escena de una obra de teatro completamente hablada en piemontés, con actores nuestros, gente como nosotros. La pieza se titula “La gringa y la Velia (dos señoritas de campo)”, escrita y actuada por Orlando Pérez Manassero (un recolector costumbrista de lujo para la comunidad) y dirigida por Arturo Gentilini (un apasionado, talentoso y lúcido hombre del rubro). Justo es mencionar también al resto del grupo, como Vilma de Bossio, Luis Blúa, Henedina de Castillo, Teresa Audero, Estefanía Blúa, José Luis Angeletti y Carlos Ferrero.
He dejado, adrede, para el final la figura de Luis Peretti, quien recibió una mención en la última función como el “Nono Gringo” por excelencia. Cosas de la vida. Cuando lo conocí, hace casi medio siglo, era un joven concejal del Partido Demócrata Progresista, que llegaba a la democracia (en 1973) junto a otros idealistas como Luis Tamagnini, Florentino Rivarossa, Ana María Cardone, Néstor “Bayo” Peretti (este sí, pariente cercano y querido), siempre con el inolvidable Mario Verdú en su tropa.
El tiempo pasó. Volvió la paz y Luis volvió a la lucha, como concejal, como titular del CM inclusive, como ciudadano preocupado, como artífice del hacer y sentir; un referente de la política local desde hace muchos años. Y ahora actor.
Dejaba en claro unas líneas más arriba mi relación de sangre con el “Bayo” Peretti (primo), porque debo decir que no me une ningún vínculo familiar con Luis, aunque lo aprecio, lo respeto y lo siento como un referente especial cuando se habla de honestidad y tipo de palabra.
Desde lo político se puede disentir o coincidir; desde lo personal, no hay dudas ni otra cosa que agregar. Ahora, esto de actuar como un baluarte de las tablas demuestra, una vez más sus ganas de hacer, y el reconocimiento a su labor, se lleva un gran aplauso.
Dejaba para el final una pregunta que puede tener variedad de respuestas: ¿imaginaba ese joven idealista que arribara, allá por mayo del 73, a la sede del viejo Concejo en calle San Martín, este derrotero de vida que tendría como escenario la ciudad que tanto ama?
Un abrazo, querido Luis. El Gringo más famoso de mi pueblo que anda por las tablas; eso sí, evite la farándula y las tapas de las revistas porque la fama es puro cuento y las luces del centro distraen y encandilan a los gringuitos como nosotros. Otra que la Gringa y la Velia!!!!
Nota del autor: un aplauso para todo el elenco.


Te puede interesar